REHA

Red Española de Historia y Arqueología

Andrea Camassei (1602-1649) Fiestas Lupercales,. Museo del Prado Madrid.

LVPERCALIA.

“la tercera aurora después de las idus contempla a los Lupercos desnudos, y entonces vienen las ceremonias de fauno, el de los dos cuernos”. Ovidio, Fastos libro II, 15 de febrero la fiesta de los lupercos.

Día 15 la fiesta de los Lupercos. Al tercer día de la Parentalia, tiene lugar la fiesta en honor de Fauno Luperco “el fauno de los Lobos (LVPVS & Gr: lucoj): Las Lupercales una de las celebraciones mas importantes de la antigua religión romana.

“Las Lupercales (LVPERCALIA) recibieron su denominación porque en el Lupercal (LVPERCAL) los Lupercos (LVPERCI) celebran culto. Cuando el rey anuncia las fiestas del mes el cinco de febrero, a este día lo denominan februatus. Los Sabinos dan la denominación de Februm a una purificación, y esa palabra no resulta desconocida a nuestro culto, pues la piel del macho cabrío de la que está hecha la correa con la que son golpeadas las muchachas en las Lupercales, los antiguos la llaman Februs, y las lupercales tuvieron el nombre de Februatio, como he mostrado en los libros de las antigüedades”. Marco Terencio Varrón. La Lengua Latina, libro VI, 13 (y siguientes). 

Desde un principio se tuvo la necesidad de vincular el origen de este culto con Grecia la madre de todos los saberes más apreciados del Mediterráneo, y así lo podemos notar en muchas fuentes clásicas que señalan una introducción en Italia desde Arcadia cuando Evandro viajo hasta allí, fundando una colonia en el Palatino, donde se supone además que la loba amamanto a Romulo y Remo los reyes pastores fundadores de la ciudad eterna.

“Celebrase la fiesta de las lupercales, acerca de la cual dicen muchos que en lo antiguo era una fiesta pastoril, bastante parecida a otra también: Lupercal de la arcadia. Muchos de los jóvenes patricios y de los que ejercer magistraturas corren a una por la ciudad desnudos, hiriendo por juego con correas no adobadas a los que encuentran. Ponenseles delante de intento muchas mujeres de los primeros ciudadanos y como en una escuela presentan las palmas de las manos a sus golpes, por estar persuadidas de que esto aprovecha a las que están encinta para tener buen parto, y a las que no tienen hijos, para hacerse embarazadas”.  Plutarco de Queronea, Vida de Cesar, 61.

Los Lupercos (sacerdotes encomendados a este culto) celebran ritos sagrados para defender los establos de los lobos, y con el tiempo se asocio esta celebración con ritos de los aspectos e instintos masculinos de fertilidad, asociados a la reproducción de los animales domésticos y de cría (en especial las ovejas, cabras, e incluso perros) al mismo tiempo en que se vinculaba al Dios Fauno Luperco con el pre-helénico dios Pan que compartía una iconografía similar, y he de enfatizar en lo “pre-helénico” pues el mismo Ovidio en sus fastos señala la antigüedad de los Árcades desde tiempos anteriores al nacimiento del mismísimo Júpiter/Zeus y la Luna.

“Las lupercales, por el tiempo que caen, podrían reputarse purificatorias, por que se celebran en los dias nefastos del mes de febrero, que puede muy bien interpretarse purificativo, y aun al día mismo los antiguos decían FEBRUATO. El nombre de la fiesta para los griegos alude a cosa de lobos, y con Evandro: pero por el nombre puede ser de unos y otros, pudiendo este haber dimanado de la loba, puesto que vemos que los Lupercos toman el principio de sus carreras desde el mismo sitio en que se dice que Romulo fue expuesto. Las ceremonias son las que hacen muy difícil de adivinar el motivo de la institución”. Plutarco, Vida de Romulo 21.

Descripción de la LUPERCALIA:

ANTE DIEM XV CALENDAS MARTIAS, DIES NEFASTVS PVBLICVS. Día consagrado a una especial observancia religiosa, y en los cuales solo se permitían los trabajos más necesarios.

“Empiezase por matar algunas cabras; después, dos jovencitos ingenuos, que se les ponen delante, unos les manchan la frente con el cuchillo ensangrentado y otros los limpian al instante, para lo que llevan lana empapada en leche; y los jovencitos, luego que los limpian, deben echarse a reír. Hecho esto, cortan correas de las pieles de las cabras y, ciñéndose con ellas, dan a correr desnudos, golpeando a cuantos encuentran; y las mujeres hechas no huyen de que las hieran, creyendo que esto conduce para que conciban y paran felizmente. Es también ceremonia singular de esta fiesta el que los Lupercos sacrifiquen un perro”. Plutarco, Vida de Romulo 21.

Fauno Luperco Piso mosaico III (muy escasa) sec. a.d. De Harbiye (Turquía) Museo de Antioquía

Adiciones Latinas a la Tradición Pre-helena & Arcadia.

La Lupercalia como fiesta de purificación colectiva que en su ritual usa la flagelación, pretendiendo simbolizar con esto la limpieza de las energías contrarias a la fecundidad y, la trasmisión de la virilidad del macho cabrío a los jóvenes quienes transfieren a las muchachas su simiente y por ende la vitalidad prístina de la naturaleza silvestre. Por eso el mito justifica que bajo el reinado de Romulo, las romanas fueron afectadas por la esterilidad y consultando el oráculo de la Diosa Juno Lucina (ayudante de los alumbramientos), este antiguo templo estaba en un bosque que nunca había sido talado en el monte Cispio, al norte de la colina del Esquilino, la Diosa respondió que debían ser fecundadas por un macho cabrío. “Cuando llegaron allí, yanto los maridos como las desposadas hincaron suplicantes sus rodillas en el suelo, y de repente empezaron a temblar las copas de los arboles estremecidos y la Diosa pronuncio palabras asombrosas a través de su bosque: ‘Que un macho cabrío sagrado –dijo- penetre a las madres itálicas’. La multitud se quedo estupefacta, aterrorizada con la ambigua voz. (Había un augur cuyo nombre se ha perdido a lo largo de los años y que recientemente haba llegado desterrado de la tierra etrusca); sacrifico un macho cabrío, y las muchachas, como se les había mandado, ofrecían su espalda para que se la flagelasen con las tiras de la piel. La luna volvía a tomar los cuernos nuevos a la decima revolución y de repente los maridos se convirtieron en padres y las desposadas en madres. ¡Gracias a ti Lucina! El bosque (LVCVS) te dio este nombre, o bien se debe a que tú posees el principio de la luz. Vela, por favor, compasiva Lucina, por las muchachas embarazadas, y saca suavemente el peso maduro de su vientre”. Ovidio, Fastos libro II febrero, día 15 la fiesta de los Lupercos, 440-450.

Mi Articulo En FiloMitoHistoreoSofia

Visitas: 142

Etiquetas: Celebraciones, Fauno, Lupercalia, Luperco, Religion, Roma, Romana, Romanas, lupercal

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de REHA para añadir comentarios!

Participar en REHA

AVISO IMPORTANTE

No se antenderán peticiones, dudas o sugerencias en privado.
Se recomienda usar los Foros o en su caso el Blog.
Gracias por vuestra comprensión.

Destacamos

Suscríbete a la REHA

Introduce tu Correo Electrónico y suscríbete a las Noticias de la Red Española de Historia y Arqueología:

Cortesía de FeedBurner

Apoya a la REHA

Apadrina a la Red Española de Historia y Arqueología
Apadrina a la REHA
Ayuda a la Red Española de Historia y Arqueología a través de Paypal.

Estadísticas

Top de Historia Webring
Join | Ring Hub | Random | Prev | Next

© 2014   Creado por Aníbal Clemente Cristóbal.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio