728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 3 de febrero de 2013

    La construcción de una presa amenaza la milenaria villa turca de Hasankeyf

    Hasankeyf es el hogar de miles de cuevas hechas por la mano del hombre, cientos de monumentos medievales y un rico ecosistema (Images & Stories / Alamy).


    Para que un lugar se convierta en Patrimonio de la Humanidad debe cumplir con al menos uno de los 10 requisitos mencionados por la UNESCO. La pequeña localidad de Hasankeyf, en el sureste de Turquía, cumple nueve, pero las autoridades no han hecho ningún esfuerzo por incluirla en la lista ni promocionar el turismo en esta zona.
    Situada a orillas del Tigris, cuenta con una fortaleza de 4.000 años de antigüedad, varias mezquitas medievales de piedra y rutas arqueológicas en los alrededores. Diversos estudios indican que el primer asentamiento en el lugar se remonta a hace 12.000 años.

    «Hasankeyf es la mejor ciudad de Turquía, pero no está considerada Patrimonio de la Humanidad. Es increíble, nadie da crédito», dice el comerciante Arif Ayhan. Ciertamente, los escasos turistas que la visitan cada año se quedan pasmados, no tanto ante la belleza del lugar, sino de que el sitio no sea más conocido.

    Todo tiene una explicación: el gobierno turco planea, desde hace casi seis décadas, la construcción de la llamada presa de Ilisu, que inundará la localidad. Las autoridades defienden el proyecto como una necesidad para satisfacer las necesidades energéticas de la zona. Pero miles de activistas turcos y extranjeros trabajan para tratar de dar a conocer el lugar y su importancia.

    El turismo, ¿más rentable que la presa?

    «Mucha gente que ama Hasankeyf tiene la esperanza de que sobreviva, de que no sea sumergida bajo las aguas. Pero el plan básico del gobierno, la construcción de la presa para 2014 o 2015, no ha cambiado», explica a ABC John Crofoot, representante de la plataforma «Hasankeyf Importa».

    «La presa es importante en términos energéticos, pero la cuestión es si este proyecto resiste un análisis económico comparado con lo que podría sacarse si Hasankeyf se explotase turísticamente. Si se hace un plan de aprovechamiento regional, podría ser un punto tan importante como la Capadocia o Éfeso», asegura.

    «Los turistas vienen, pero no se quedan. Visitan el pueblo durante diez minutos, tres cuartos de hora como máximo, suben al castillo y se marchan, no dejan ningún dinero aquí», se queja Ayhan, uno de los habitantes de la localidad que más ha trabajado por conseguir dicho plan, y que, como muchos otros locales, está harto de la incertidumbre.

    «Esta vez va en serio»

    Durante este más de medio siglo, la idea ha sido abandonada y retomada varias veces. En 2009, una campaña internacional abanderada por numerosas personalidades turcas (entre ellas el popular cantante Tarkan) logró que diversas agencias de crédito europeas retirasen la inversión, paralizando el proyecto. Pero en 2011, el gobierno turco volvió a la carga con nuevos inversores, dando inicio a las obras y construyendo, al otro lado del río, los edificios que alojarán a los habitantes del pueblo cuando estos sean desplazados por la presa.

    «Creo que esta vez se va a construir, porque el gobierno ha comenzado a construir las viviendas, podemos verlas desde aquí. Esta vez va en serio», dice Ayhan. «Casi 3.000 personas trabajan ahora en las obras de la presa. Si preguntas a la gente, están felices porque tienen trabajo. Pero naturalmente, es terrible para la historia de nuestro país», comenta.

    Este mes, el Consejo de Estado de Turquía ordenó la paralización de las obras a petición del Colegio de Abogados e Ingenieros, puesto que no existía una estimación de impacto ambiental, obligatoria según la legislación actual. «Es evidente, dadas las acciones del gobierno, que la presa de Ilisu nunca podría hacerse si se cumple la ley», afirma Engin Yilmaz, director ejecutivo de la asociación ecologista «Doga Dernegi», muy activa en Hasankeyf.

    «En lugar de eso, el gobierno turco ha elegido saltarse las leyes de conservación aprobando nuevas regulaciones para permitir la construcción de la presa a cualquier precio», asegura Yilmaz. Mientras el gobierno decide qué hacer, el destino de Hasankeyf vuelve a ser incierto.



    Fuente: ABC  | Daniel Iriarte | 29 de enero de 2013
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: La construcción de una presa amenaza la milenaria villa turca de Hasankeyf Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP