Mostrando entradas con la etiqueta Egiptologia. Mostrar todas las entradas

Máscaras de momias egipcias antiguas, tumbas y estatua del 'Dios del Silencio' descubiertas en Saqqara

Una máscara de momia descubierta por el equipo de excavación en Saqqara. (Crédito de la imagen: cortesía del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto).

Un equipo de arqueólogos en Egipto ha descubierto una serie de tumbas que datan de hace unos 1.800 a 4.800 años, algunas de las cuales contienen coloridas máscaras de momias e incluso la estatua infantil del 'Dios del Silencio' (Harpócrates), según el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Las coloridas máscaras de momia, que habrían sido usadas por los muertos, probablemente datan del período romano (29 a. C. a 641 d. C.), según Nozomu Kawai, director del Instituto para el Estudio de Civilizaciones Antiguas y Recursos Culturales de la Universidad de Kanazawa, en Japón, quien dirigió las excavaciones.

Los arqueólogos también encontraron una pequeña estatua que muestra a Harpócrates, un dios griego que parece un niño asociado con el silencio, montado en un ganso. "El ganso representa un espíritu maligno sobre el cual triunfa el Divino Niño", dijo Kawai a Live Science en un correo electrónico.

"El equipo también encontró una estela, o una losa de piedra tallada, con una escritura que dice que pertenece a un hombre llamado 'Heroides'", dijo Kawai.

Kawai y sus colegas encontraron originalmente algunos de los entierros en este sitio en el norte de Saqqara, incluida la tumba de una mujer "digna" llamada Demetria representada en una talla con su mascota, en 2019. Pero la pandemia de COVID-19 significó que los arqueólogos tuvieron que suspender su trabajo, dijo Kawai.

Un sarcófago con una momia en su interior.(Crédito de la imagen: cortesía del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto).

Cuando regresaron en 2023, desenterraron varias tumbas y artefactos adicionales. "El área que estamos excavando es el escarpe oriental de la meseta del norte de Saqqara", dijo Kawai. "Por lo que hemos excavado allí, las tumbas más antiguas pertenecen a la II Dinastía, es decir, hace unos 4.800 años. También hemos encontrado tumbas que datan de la XVIII Dinastía (alrededor de 1550 a 1295 a. C.), del Período Tardío (alrededor de 712 a 332 a. C.), así como más tumbas y artefactos que datan de la época ptolemaica y romana", añade.

Un relieve que dice fue creado para un hombre llamado Heroides. Este hombre probablemente fue enterrado en la tumba en la que fue encontrado. (Crédito de la imagen: cortesía del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto).

Dentro de una de las tumbas más antiguas del sitio, "el equipo encontró una placa de alabastro egipcia que data de la II Dinastía acompañada de los restos de un hombre tumbado dentro de un ataúd de madera deteriorado por las termitas", dijo Kawai. Así mismo, una tumba que data de la XVIII Dinastía tenía una momia dentro de un ataúd, dijo el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto en un comunicado

Saqqara contiene vastas necrópolis, por lo que no sorprende que los arqueólogos sigan encontrado tumbas que datan de diferentes dinastías del antiguo Egipto.

Este entierro se remonta a la II Dinastía, hace unos 4.800 años. Muestra a un individuotumbado dentro de los restos de una caja de madera. (Crédito de la imagen: cortesía del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto).

Live Science se puso en contacto con varios expertos que no participaron en la excavación para conocer sus opiniones. Aidan Dodson, profesor de Egiptología de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, dijo que será necesario publicar más información antes de poder comentar sobre los hallazgos realizados; Otros egiptólogos tenían opiniones similares. La excavación y el análisis de las tumbas están en curso.

Fuente:livescience.com | 11 de enero de 2024

Detectan un gigantesco canal oculto que conecta todas las pirámides egipcias

La explanada de Guiza y las tres famosas pirámides de Keops, Kefrén y Mikerinos.

Arqueólogos espaciales han descubierto un gigantesco canal oculto que conecta todas las pirámides en el lado oeste del Valle del Nilo. Su localización y grandes dimensiones —100 kilómetros de largo— han sido reveladas en un nuevo y fascinante estudio que ha utilizado satélites para analizar el valle con ondas de radar capaces de penetrar su superficie.

Este descubrimiento puede dar respuesta a una de las grandes incógnitas sobre la construcción de las pirámides egipcias: ¿cómo logró esta antigua civilización transportar las decenas de millones de toneladas de material usado en la construcción de estas titánicas estructuras?

Los arqueólogos ya barajaban la hipótesis de la existencia de una rama desaparecida del río que debería haber sido usada para mover los enormes bloques de piedra y la mano de obra necesaria para levantar estos colosales monumentos funerarios. Sin embargo, se desconocía dónde estaban estas teóricas autopistas de agua y no se había probado su existencia. Ahora, un equipo liderado por la Dra. Eman Ghoneim —izquierda, directora del laboratorio de teledetección espacial y profesora en la Universidad de Carolina North Wilmington— acaba de revelar topología y localización exacta en su investigación, presentada en el XIII congreso internacional de egiptología.

La imagen de radar de la izquierda muestra las calzadas y los puertos de las pirámides alineados perfectamente con el canal descubierto. La foto de la derecha la Dra. Eman Ghoneim muestra una calzada en Giza que conducía al paseo junto al río. (Eman Ghoneim)

Tecnología espacial para descubrir el pasado

Este equipo de investigadores ha utilizado tecnología de radar en satélites para desentrañar los secretos de estas antiguas vías fluviales. La rama del Nilo descubierta y localizada es conocida como la Rama Ahramat (la vía de las pirámides, en árabe). Se extiende a lo largo de unos 100 kilómetros, pasando junto a la cadena de pirámides que va desde Fayum en el sur hasta Giza en el norte.

La rama fluvial tiene una clara alineación con las pirámides, lo que indica en apariencia una relación directa con los sitios de construcción de estas estructuras milenarias. Los datos también han mostrado numerosos tributarios enterrados que habrían alimentado este gran canal de transporte en la Antigüedad.

La Dra. Ghoneim declaró a la publicación IFLScience que "este hallazgo es clave para entender la creación y localización de las pirámides: si hay pirámides por todas partes en esta área específica, debió haber en el pasado cuerpos de agua que facilitaran el transporte de rocas y un gran número de trabajadores a estos lugares”.

El descubrimiento no solo arroja luz sobre cómo se pudieron haber transportado los materiales para la construcción de las pirámides, sino que también ofrece una nueva perspectiva sobre la organización y logística de la antigua civilización egipcia.

Ilustración de uno de los puertos de la rama Khufu ya desaparecida. (Alex Boersma/PNAS).

Una técnica vital para la arqueología

La Rama Ahramat está ahora totalmente oculta bajo la arena del desierto y el suelo cultivado del valle. Es imposible verla desde el suelo ni desde un avión, pero sí aparece en las imágenes de radar por satélite. Las ondas de radar usadas en estos sistemas tienen la capacidad de penetrar la superficie terrestre y revelar el terreno subsuperficial.

Es una técnica que ha sido crucial para este y otros descubrimientos arqueológicos recientes. De hecho, se ha convertido en una herramienta fundamental para encontrar estructuras perdidas bajo la arena, el agua y las junglas de todo el planeta.

La Gran Esfinge de Giza no fue creada totalmente por humanos sino que fenómenos naturales también contribuyeron a ello.

Cambio climático

El descubrimiento de la Rama Ahramat del Nilo y otras ramas perdidas como la Rama Khufu no solo resuelve preguntas clave sobre la construcción de las pirámides, revelando un contexto geográfico diferente y crucial para entender la historia y la ingeniería del antiguo Egipto, sino que también tiene una importancia científica más amplia, incluyendo el manido cambio climático.

La nueva evidencia se añade a la que ya teníamos sobre el Período Húmedo Africano, que comenzó hace 14.800 años y terminó hace 5.500 años. Durante este periodo hay evidencia de un aumento en los niveles de agua del Nilo. Este fenómeno climático permitió que la Rama Khufu permaneciera navegable hasta la construcción de la Gran Pirámide de Giza, dedicada al faraón Khufu, hace unos 4.500 años.

La Gran Pirámide de Giza, que originalmente tenía 146,6 metros de altura, estaba formada por 2,3 millones de bloques de piedra hasta alcanzar un total de seis millones de toneladas. Aunque las teorías sobre cómo se colocaron estos bloques son variadas, el papel del Nilo en el transporte de estos materiales es ahora indiscutible. Sin este periodo húmedo, su localización sería otra con casi total seguridad. Gracias a los radares espaciales también sabemos que la Rama Khufu podría haber llegado hasta la Gran Esfinge de Guiza, que ha estado envuelta en la polémica sobre su potencial origen natural aumentado con grandes bloques de ....

Las pirámides vistas desde la estación espacial internacional. (NASA).

Nuevos descubrimientos en el horizonte

La localización de estas antiguas ramas fluviales del Nilo tendrá un efecto en la arqueología futura: siguiendo su camino, pueden ayudar a los arqueólogos a localizar ciudades y templos perdidos del Antiguo Egipto que han sido cubiertos por sedimentos y desaparecido con el paso de los milenios.

Sabemos que la historia de muchos pueblos permanece oculta bajo el subsuelo del planeta e incluso se especula sobre la existencia de civilizaciones que podrían haber... cuyo rastro habría desaparecido por completo por la actividad geológica.

Sin embargo, para otras mucho más recientes, la importancia de la tecnología de sensores espaciales seguirá teniendo un impacto creciente en la arqueología, con el potencial de transformar nuestra comprensión de las civilizaciones antiguas y otras desconocidas que yacen literalmente bajo nuestros pies.

Fuente: elconfidencial.com | 30 de noviembre de 2023

Descubren en Egipto una necrópolis con las tumbas intactas de un sacerdote y altos funcionarios

Imagen de uno de los ataúdes antropomorfos hallados en la necrópolis egipcia. Ministerio de Antigüedades de Egipto

Un equipo de arqueólogos egipcio ha desenterrado una rica necrópolis del Imperio Nuevo, datada entre los años 1550 y 1070 a.C., en el yacimiento de Al-Ghoreifa, cerca de Tuna el-Yebel (la antigua Hermópolis Magna), situado en el Egipto Medio. La necrópolis está formada por hipogeos (un tipo de tumba excavada en la roca) en cuyo interior se han encontrado diversos sarcófagos antropomorfos de piedra caliza y ataúdes de madera ricamente decorados con motivos religiosos.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mostafa Waziri, ha declarado que esta necrópolis es la primera de estas características en ser descubierta en esta zona de Egipto. De hecho, desde hace varios años se están llevando a cabo aquí diversas excavaciones arqueológicas que han permitido estudiar y documentar enterramientos del Imperio Antiguo y Medio, así como recabar nueva información acerca de las prácticas funerarias que se llevaron a cabo en el pasado en la región.

Mostafa Waziri durante la rueda de prensa en la que presentó los importantes descubrimientos de la necrópolis. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

COMPLETOS AJUARES FUNERARIOS

Según Mostafa Waziri, entre los objetos funerarios más llamativos que se han descubierto en la necrópolis destacan los pertenecientes a un hombre llamado Djehuty, que, según las inscripciones, fue gran sacerdote y guardián de los toros del templo de Amón en Hermópolis Magna. Junto a él ha aparecido la momia de una cantante del templo llamada Nany y las de otros destacados funcionarios y sacerdotes que fueron enterrados en el mismo lugar.

Uno de los ataúdes bellamente decorados que han sido localizados en la necrópolis recién descubierta. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Asimismo, en diversas tumbas de la necrópolis los arqueólogos han localizado algunas estatuas de divinidades de diversos tamaños (entre ellas, una figura del dios cánido de la momificación Anubis) y un total de 25.000 ushebtis, unas pequeñas figurillas funerarias (la mayoría elaboradas en loza) destinadas a servir al difunto en la otra vida.

Imagen de algunos de los miles de ushebtis encontrados en el interior de las sepulturas. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

En el interior de las tumbas se encontraron miles de ushebtis hechos de fayenza para servir al difunto en la otra vida. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Además de todas estas figuras, los arqueólogos también hallaron máscaras funerarias y un papiro en perfecto estado de conservación que contenía un ejemplar del Libro de los muertos con una longitud aproximada de unos cuatro metros. Según han informado los responsables de las excavaciones, el papiro será trasladado en breve al Gran Museo Egipcio de Giza para ser expuesto al público tras su restauración. Por otra parte, Mostafa Waziri también ha destacado la bella decoración de uno de los ataúdes, junto al que se han localizado los vasos canopos de la hija del sacerdote Djehuty, una mujer llamada Tadhi Essah.

Durante un estudio preliminar realizado en el yacimiento, los arqueólogos lograron determinar que una parte de la necrópolis fue reutilizada entre los años 664 y 332 d.C., durante la denominada Antigüedad Tardía. En esta zona de la necrópolis los arqueólogos han exhumado miles de amuletos, ushebtis y ataúdes con momias.

La excavación del yacimiento comenzó en 2017 y actualmente están previstas nuevas expediciones y campañas arqueológicas para terminar de esclarecer la historia y los secretos que se esconden en esta necrópolis de Al-Ghoreifa.

En el interior de la tumba se encontraron los vasos canopos pertenecientes a la hija del sacerdote Djehuty. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Fuentes: nationalgeographic.com.es | elespanol.com | clarin.com| 25 de octubre de 2023

Descubierto vino de hace 5.000 años en la tumba de la primera faraona de Egipto

El complejo funerario de la reina Meret-Neith en el cementerio de los reyes de Abydos. C. Köhler

Meret-Neith (o Merytneit) fue una reina-faraón gobernante de la I dinastía de Egipto hace unos 5.000 años. Ella y su predecesora, Neithotep, son las primeras faraonas conocidas de la historia. Pero mientras que Neithotep solo actuó como regente de su hijo Dyer hasta que este tuviera la edad suficiente para administrar su imperio, Meret-Neith ejerció como soberana plena hasta que le sucedió su hijo Den.

Ella tuvo su propia gran tumba en el cementerio de los reyes de Abidos, una de las ciudades más influyentes del Alto Egipto, y se la menciona en la lista de sellos de la necrópolis, entre los faraones Narmer y Den. Además, su nombre aparece en un sello de Saqqara dentro del serej, tal y como se hacía entonces con los hombres que eran reyes.

Los arqueólogos, trabajando en el sitio durante las recientes excavaciones. C. Köhler

La mujer más poderosa del planeta

Un equipo de arqueólogos germano-austriacos está, precisamente, investigando la tumba de Meret-Neith, la mujer más poderosa del planeta en el período alrededor del año 3000 antes de Cristo. Y las últimas excavaciones demuestran su especial importancia. Los investigadores encontraron vino y otros ajuares funerarios, lo que alimenta la hipótesis de que ella fue la primera faraona.

Los arqueólogos, dirigidos por la Dra. Cristiana Köhler (izquierda), de la Universidad de Viena, encontraron evidencia de una gran cantidad de utensilios funerarios, incluidas cientos de grandes tinajas de vino. Algunas de ellos estaban muy bien conservadas e incluso se mantenían todavía selladas en su estado original.

Las vasijas contenían restos de vino de 5.000 años de antigüedad. Además, las inscripciones atestiguan que la reina Meret-Neith era responsable de las oficinas del gobierno central como la tesorería, lo que respalda la idea de su especial importancia histórica.

Algunas de las tinajas de vino encontradas en la tumba de la faraona egipcia. C. Köhler

El monumental complejo de tumbas de la primera reina gobernante en el desierto de Abydos, que incluye las sepulturas de 41 cortesanos y sirvientes, además de su propia cámara funeraria, fue construido con ladrillos de barro sin cocer, arcilla y madera. Gracias a cuidadosos métodos de excavación y diversas nuevas tecnologías, el equipo pudo demostrar que las tumbas se construyeron en varias fases y durante un período de tiempo relativamente largo.

Estas evidencias, junto con otras pruebas halladas, desafía “radicalmente” la idea de que existía el sacrificio humano ritual como parte del entierro real en la I Dinastía, que a menudo se asumió en las primeras investigaciones, pero que nunca se demostró realmente.

Además de numerosos fragmentos de recipientes, la mayor proporción del contenido funerario del cementerio de los reyes de Abydos eran vasijas de cerámica, utilizadas como contenedores para diversos productos almacenados. No solo había vino, si no también cerveza y aceite.

Fuente: lavanguardia.com | 10 de octubre de 2023

Nuevo descubrimiento de un pozo con sarcófagos de madera de la Misión Arqueológica Egipcia en Saqqara

El Sr. Ahmed Issa, Ministro de Turismo y Antigüedades de Egipto, acompañado por el Dr. Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, el jefe de la misión arqueológica dependiente de este último organismo, profesor Sabro Faraq, el Director General del Área de Antigüedades de Saqqara, Dr. Muhammad Youssef, y del Dr. Mohamed El Seidy, director de la oficina científica del Secretario General, así como varios miembros y trabajadores de la misión arqueológica, ha inspeccionado la finalización de las excavaciones que se llevan a cabo en el área de antigüedades de Saqqara, como consecuencia del descubrimiento de un nuevo pozo enterrado que contiene un gran número de artefactos arqueológicos.

El ministro Sr. Ahmed Issa tenía muchas ganas de bajar al nuevo pozo funerario recién descubierto con el fin de inspeccionar los hallazgos, entre los que se encuentran coloridos ataúdes de madera, momias grandes y pequeñas, estatuas y restos arqueológicos esparcidos en su interior, y felicitar al mismo tiempo a la misión del Consejo Supremo de Antigüedades, la cual comenzó su trabajo en la región de Saqqara en 2018 y ha sacado a la luz, hasta ahora, muchos de los secretos que guardaba toda el área.

Durante la inspección de la nueva excavación, el ministro Ahmed Issa escuchó una explicación detallada del Dr. Mustafa Waziri sobre los resultados del trabajo de la misión desde el inicio de la nueva temporada de excavación en agosto pasado, además del trabajo realizado por la misión. a lo largo de los años en el sitio, desde 2018 hasta ahora, señalando que las evidencias arqueológicas encontradas por la misión en el área de Saqqara conducen a poder revelar otro importante descubrimiento arqueológico, el cual se anunciará después de que la misión complete todo el trabajo durante esta temporada.

El ministro también tuvo mucho interés en reunirse con el equipo de arqueólogos y restauradores de la misión y hablar con ellos sobre el papel del Consejo Supremo de Antigüedades como institución científica que restaura y preserva las antigüedades halladas para las generaciones futuras. También escuchó sus opiniones. y sugerencias para el desarrollo del trabajo arqueológico, agradeciendo este gran esfuerzo, que quedó claramente demostrado con los hallazgos arqueológicos encontrados por la misión en los últimos años, así como los trabajos de restauración que se han llevado a cabo.

Al final del encuentro, los miembros de la misión quisieron tomarse una foto de recuerdo con el ministro.

Vale la pena señalar que la Misión Arqueológica Egipcia había anunciado durante los últimos años una serie de descubrimientos arqueológicos importantes, incluido el descubrimiento de cientos de coloridos ataúdes humanos que contenían momias, en buen estado de conservación, de estadistas y sacerdotes de alto rango de la dinastía XXVI, que fueron elegidos por la revista estadounidense Archaeology Magasine como uno de los 10 descubrimientos arqueológicos más importantes de 2020, además del primer, segundo y tercer papiro vaziri, el mayor alijo de estatuas de bronce, cosméticos y un gran número de momias de animales, incluidos gatos, cachorros de león y hurones.

Fuente: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto | 5 de octubre

Nuevas habitaciones y almacenes descubiertos en la pirámide egipcia de Sahura

La pirámide de Sahura vista desde la calzada de acceso.

Una misión egipcio-alemana dirigida por el egiptólogo Dr. Mohamed Ismail Khaled, del Departamento de Egiptología de la Universidad Julius-Maximilians de Würzburg (JMU), ha realizado un descubrimiento significativo dentro de la pirámide de Sahura.

La exploración ha desenterrado una serie de almacenes que no habían sido documentados hasta ahora. Este descubrimiento arroja nueva luz sobre la arquitectura de la pirámide de Sahura, el segundo rey de la V Dinastía (2400 a. C.) y el primer rey enterrado en Abusir.

Foto: Cabeza de una estatua de gneis de Sahura en la galería 103 del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

El proyecto de conservación y restauración del interior de la pirámide de Sahura, iniciado en 2019 y apoyado por el Fondo de Dotación de Antigüedades (AEF) del Centro de Investigación Estadounidense en Egipto (ARCE), tenía como objetivo salvaguardar la subestructura de la pirámide de Sahura. Los esfuerzos del equipo se centraron en limpiar las habitaciones interiores, estabilizar la pirámide desde el interior y evitar un mayor colapso. En el proceso, el equipo logró asegurar las cámaras funerarias de la pirámide, que hasta entonces habían sido inaccesibles.

Un británico con la corazonada adecuada

Durante los trabajos de restauración trabajos de restauración, el equipo descubrió las dimensiones originales y pudo descubrir la planta de la antecámara, que se había deteriorado con el tiempo. En consecuencia, los muros destruidos fueron reemplazados por unos nuevos de contención. La pared oriental de la antecámara estaba gravemente dañada y sólo la esquina noreste y unos 30 centímetros de la pared oriental aún eran visibles.

Foto: Un pasillo asegurado con vigas de acero. (Imagen: Mohamed Khaled / Universidad de Würzburg)

Se siguieron excavando vestigios de un pasadizo bajo que el egiptólogo británico John Perring ya había descubierto durante una excavación en 1836. Perring había mencionado que este pasaje estaba lleno de escombros y basura y era intransitable debido a la descomposición de esta última. El egiptólogo británico sospechaba que podría haber conducido a almacenes. Sin embargo, durante la exploración adicional de la pirámide por parte del egiptólogo alemán Ludwig Borchardt en 1907, estas suposiciones fueron cuestionadas, si bien otros expertos se sumaron a su opinión.

Aún más sorprendente fue el hallazgo de rastros de una pasaje que el equipo egipcio-alemán llevó a cabo, demostrando así que las observaciones realizadas durante la exploración de Perring eran correctas. Se continuó el trabajo y se descubrió el pasaje entero. De este modo, hasta el momento, se han descubierto ocho almacenes, pero las partes norte y sur de los mismos, y especialmente los techos y pisos originales, están muy dañados, aunque todavía se pueden ver restos de ellos.

Foto: Uno de los trasteros descubierto. (Imagen: Mohamed Khaled / Universidad de Würzburg).

Tecnología moderna en uso

La documentación cuidadosa del plano de planta, y las dimensiones de cada cuarto de almacenamiento, ha mejorado enormemente la comprensión de los investigadores sobre el interior de la pirámide. Durante la restauración, se buscó un equilibrio entre preservación y presentación para garantizar la integridad estructural de las salas y, al mismo tiempo, hacerlas accesibles para estudios futuros y potencialmente para el público.

Foto: Mohamed Ismail Khaled mostrando un pasaje en la Pirámide de Sahura. (Imagen: Universidad de Würzburg).

Utilizando tecnología de última generación, incluido el escaneo láser 3D con un escáner LiDAR portátil ZEB Horizon de GeoSLAM, el equipo egipcio-alemán colaboró ​​con el equipo de 3D Geoscan para realizar estudios detallados dentro de la pirámide. Esta tecnología avanzada permitió un mapeo completo tanto de las extensas áreas externas como de los estrechos pasillos y cámaras del interior. Los escaneos frecuentes proporcionan actualizaciones del progreso en tiempo real y crean un registro permanente de los esfuerzos de exploración.

Este proyecto innovador representa un hito importante en la comprensión de la pirámide de Sahara y su importancia histórica. Se espera que el descubrimiento y restauración de los almacenes revolucione la visión del desarrollo histórico de las estructuras piramidales y desafíe los paradigmas existentes en dicho campo de investigación.

Fuente: Universidad de Würzburg | 27 de septiembre de 2023

Descubren 'el perfume de la eternidad' del Antiguo Egipto: fue aplicado a una noble en su momificación

Uno de los vasos canopos de Senetnay, nodriza de Amenhotep II. Foto: Christian Tepper (Museo August Kestner, Hannover).

La noble Senetnay desempeñó un papel destacado hacia el año 1450 a.C. en la corte de Tutmosis III, faraón de la Dinastía XVIII del Antiguo Egipto. Fue nombrada nodriza del hijo y heredero del monarca, el futuro Amenofis II, a quien amamantó durante su infancia. A su muerte, sus órganos fueron momificados, embalsamados y cuidadosamente depositados en cuatro vasos canopos con tapas con forma de cabeza humana. Era el proceso para garantizar su eternidad, su exitoso viaje al más allá.

Pero la memoria de esta mujer, que tuvo el título de "adorno del rey", quedó sepultada hasta principios del siglo XIX, cuando Howard Carter, el descubridor de la tumba de Tutankamón, halló en otro enterramiento del Valle de los Reyes, en Luxor, en la KV 42, los recipientes con las vísceras de Senetnay. Dos de estos vasos canopos, los que protegieron los pulmones y el hígado, se conservan en la actualidad en el Museo August Kestner de Hannover, Alemania, y su estudio ha permitido recrear el olor de uno de los perfumes utilizados por los antiguos egipcios durante el proceso de momificación.

Barbara Huber analizando las muestras en el laboratorio del Instituto Max Planck. Chris Leipold.

Un equipo de investigadores liderado por Barbara Huber (izquierda), del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, al analizar los residuos que se conservan parcialmente en los poros de la piedra caliza de los recipientes —los órganos momificados se han perdido—, ha logrado identificar los ingredientes de los bálsamos aplicados, del "perfume de la eternidad", como lo han llamado. Los orígenes, lejos de Egipto, de algunas de las substancias aromáticas, que revelan una vasta red comercial establecida en el II milenio a.C., y la complejidad de los ungüentos, confirman el alto estatus de la mujer, según el estudio publicado este jueves en la revista Scientific Reports.

"Estos ingredientes complejos y diversos, exclusivos de esta época temprana, ofrecen una comprensión novedosa de las sofisticadas prácticas de momificación sofisticadas prácticas de momificación y las rutas comerciales de largo alcance de Egipto", valora Christian E. Loeben (derecha), egiptólogo y conservador del Museo August Kestner. "Nuestra investigación ha podido proporcionar información crucial sobre las substancias de embalsamiento, de las cuales existen datos limitados en fuentes textuales contemporáneas del Antiguo Egipto", añade Barbara Huber.

Ambos bálsamos contenían cera de abeja, aceites vegetales, grasas animales, betún o bitumen, un producto natural derivado del alquitrán, y resinas de árboles de la familia de las coníferas. Los investigadores también hallaron trazas de cumarina, que tiene un aroma parecido a la vainilla y se encuentra en una amplia gama de plantas, como la canela; y de ácido benzoico, presente en resinas y gomas aromáticas de varios tipos de árboles y arbustos.

Resina damamar, ingrediente del embalsamamiento, junto a un frasco del antiguo aroma recreado por la perfumista Carole Calvez a partir de análisis científicos © Bárbara Huber.

A pesar del gran parecido en la composición de ambos bálsamos, las analíticas han desvelado dos substancias que solo están presentes en el vaso canopo de los pulmones, síntoma tal vez de que se empleaban diferentes ungüentos para cada órgano. Se trata de un compuesto hecho con resina de lárice o alerce, un género de árbol de la familia de las pináceas, probablemente procedente del norte del Mediterráneo; y otra resina fragante que podría ser dammar, exclusiva de los bosques tropicales que crecen en la India o el sudeste asiático. De confirmarse que se trata de esta substancia, sería la prueba de que los antiguos egipcios abrieron esta vía comercial casi mil años antes de lo que se pensaba.

"Estos ingredientes muestran que los egipcios obtenían materiales de más allá de su reino desde una fecha temprana", analiza la profesora Nicole Boivin (izquierda), la otra investigadora principal del proyecto. "La cantidad de substancias importadas en los bálsamos de Senetnay resalta también su importancia como personaje clave del círculo íntimo del faraón". Los ungüentos son más complejos y exóticos que los aplicados en los órganos de otros individuos de la época.

En colaboración con la perfumista francesa Carole Calvez (izquierda) y la museóloga sensorial Sofia Collette Ehrich (derecha), el equipo de investigadores ha logrado recrear la fragancia de forma minuciosa en función de los resultados de las analíticas. "Este perfume de la eternidad' representa algo más que el simple aroma del proceso de momificación", reflexiona Huber. "Encarna el rico significado cultural, histórico y espiritual de las prácticas funerarias del Antiguo Egipto". Se trata de un puente sensorial al pasado, una experiencia inmersiva única que se va a presentar próximamente en una exposición en el Museo Moesgård de Dinamarca.

Recreación de la momificación de un cadáver egipcio. Ilustración: Nikola Nevenov.

El arte de momificar

Durante casi de 4.000 años, los antiguos egipcios conservaron artificialmente los cuerpos de humanos y animales con el objetivo de proporcionar un hogar permanente para sus almas. En el transcurso de alrededor de 70 días, se pensaba que la momificación y los rituales religiosos asociados (oraciones, quema de incienso, unción y envoltura del cuerpo) transformaban al difunto, un ser terrenal, en un ser divino. El cuerpo vulnerable se convertía en una momia resistente. La momificación evolucionó con el tiempo y varió según la riqueza del fallecido, las preferencias personales, los cambios de moda y creencias y la habilidad y el estilo de los embalsamadores.

Fuentes: elespanol.com | Instituto Max Planck | 31 de agosto de 2023

Recorre TODAS las Tumbas de Egipto de manera virtual desde la comodidad de tu casa

La cultura egipcia y todo los elementos que lo constituyen, como su cosmovisión y mitología, son considerados como verdaderos tesoros de la humanidad. Pues están rodeados de misticismo, mensajes ocultos y conocimientos almacenados que los historiadores intentan comprender.

Hoy te compartiremos información sobre las tumbas egipcias y un tour virtual completo para que puedas conocerlos sin salir de casa.

El asombroso misterio de las tumbas de Egipto

Como lo mencionamos, cada uno de los aspecto de la cultura egipcia son fascinantes y las tumbas egipcias son monumentos impresionantes que nos proporcionan valiosa información sobre la antigua civilización egipcia y su enfoque en la vida después de la muerte. Estas tumbas se construyeron como moradas eternas para los faraones, nobles y personas de alto rango.

Las tumbas más grandes que puedan existir: pirámides

Las tumbas más famosas del antiguo Egipto son las pirámides, especialmente las Pirámides de Giza, que incluyen la Gran Pirámide de Khufu (también conocida como la Gran Pirámide de Keops). Estas pirámides se construyeron durante el Reino Antiguo y son consideradas una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. En su interior, las pirámides albergaban las cámaras funerarias y los tesoros del faraón, junto con objetos y alimentos que se creían necesarios en el más allá.

Además de las pirámides, los egipcios construyeron tumbas en forma de mastabas, que eran estructuras rectangulares de ladrillo o piedra con una cámara subterránea para albergar al difunto y sus pertenencias. Estas mastabas se convirtieron en la base de las primeras pirámides, y algunas de ellas se encuentran en la necrópolis de Saqqara.

Otro tipo de tumbas egipcias son las tumbas del Valle de los Reyes, ubicadas en la orilla oeste del río Nilo, cerca de la antigua ciudad de Tebas (hoy conocida como Luxor). Estas tumbas fueron construidas durante el Nuevo Reino y albergaron los restos de faraones, reinas y nobles de alto rango. Algunas de las tumbas más conocidas en el Valle de los Reyes incluyen la tumba de Tutankamón (KV62) y la tumba de Ramsés II (KV7).

El interior de las tumbas egipcias estaba decorado con relieves, pinturas murales y jeroglíficos que representaban escenas de la vida del difunto, rituales funerarios y deidades asociadas con el más allá. Estas representaciones proporcionaban una guía visual para el difunto en su viaje hacia la vida después de la muerte.

Es importante mencionar que, a lo largo de la historia egipcia, las tumbas sufrieron saqueos y daños, ya que eran ricas en tesoros y objetos valiosos. Aun así, muchas tumbas han sido descubiertas y excavadas por arqueólogos, brindándonos una fascinante visión de la cultura y las creencias egipcias en relación con la muerte y el más allá.

Visita virtual a las tumbas egipcias

Y sin más preámbulos, te mostramos las ubicaciones para que puedas navegar desde la comodidad de tu casa a cada una de las tumbas de Egipto:

Tumba Menna de la Necrópolis de Theban

Tumba de la Reina Meresanj III

Tumba de Wahty en Saqqara

Museo de arte Copto

Tumba de Mehu en Saqqara

Tumba de los hermanos Niankh-Khnun y Khnumhotep

Pirámide de Djoser

Pirámides del Rey Unas

Museo Gayer Anderson

Mezquita Muhammed Ali Pasha

Mezquita Royal Fath

Máscara del Faraón Dorado Tutankamón

Iglesia de Abu Serga

Tumba de Ty

Nilómetro y Palacio Al Manasterly

Templo de Amada

Templo Abu Simbel

El recurso completado ha sido presentado por la institución American Research Center in Egypt.

Fuente: ensedeciencia.com | 28 de junio de 2023

Extraordinario hallazgo del Antiguo Egipto: sacan a la luz en Saqqara los dos talleres más grandes para momificar humanos y animales

Mostafa Waziri muestra ante los medios un bien conservado sarcófago antropomorfo. Amr Abdallah Dalsh / Reuters.

El yacimiento arqueológico de Saqqara, uno de los principales complejos funerarios del Antiguo Egipto, situado al sur de El Cairo, sigue siendo un foco de sorprendentes descubrimientos. Los responsables del Ministerio de Turismo y Antigüedades han anunciado este sábado el hallazgo de dos talleres de momificación, uno para humanos y otro para animales, que han sido datados entre finales de la Dinastía XXX (380-343 a.C.) y el periodo ptolemaico (350-30 a.C.). Se trata de los complejos destinados a este tipo de tareas funerarias más grandes descubiertos hasta la fecha.

Además de herramientas y recipientes cerámicos que habrían servido para conservar artificialmente los cuerpos o sus órganos, como los vasos canopos, la misión egipcia ha podido documentar durante la última campaña de excavaciones el enterramiento de un funcionario que vivió hace unos 4.400 años, de la Dinastía V, en el Imperio Antiguo, y el de un sacerdote de la Dinastía XVIII que sirvió en los reinados de Tutmosis III y Tutmosis IV.

Vista general de la nueva zona descubierta en Saqqara. Amr Abdallah Dalsh Reuters.

Vasos canopos hallados en Saqqara. Amr Abdallah Dalsh. Reuters.

"Hoy anunciamos el descubrimiento en la necrópolis de Saqqara de los dos talleres más grandes para momificar humanos y animales", ha destacado Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, durante una rueda de prensa que ha tenido lugar en el yacimiento. Los nuevos hallazgos se han registrado en las inmediaciones de un templo dedicado a la diosa Bastet, donde en 2018 se había encontrado un cementerio felino con cientos de gatos momificados.

Sobre el primero de los espacios funerarios, Waziri ha explicado que tiene forma rectangular y estaba dividido en varias estancias equipadas con una suerte de camillas de piedra, de dos metros de largo por medio de ancho, donde sobre los cuerpos o las vendas de lino se aplicaban los distintos ungüentos. "Encontramos el pequeño orificio que recogía el agua del lavado los cadáveres y las herramientas utilizadas por los antiguos egipcios para extraer los órganos internos", ha añadido. El segundo taller de embalsamamiento, también de planta rectangular, con salas separadas y suelos de piedra, se había destinado a la momificación de animales sagrados.

Una de las 'camillas' donde se habría desarrollado el proceso de momificación. Foto: Amr Abdallah Dalsh (Reuters).

La sexta campaña de excavaciones de la misión egipcia en Saqqara sacó asimismo a la luz la tumba de un alto funcionario de la Dinastía V llamado Ne Hesut Ba que fue jefe de los escribas y el sacerdote de Horus y Maat. "Es una tumba muy muy importante", ha subrayado Waziri. Este personaje también ostentó el título de supervisor de la construcción de canales para el riego de los campos. Las paredes del enterramiento están decoradas con escenas de la vida cotidiana relacionadas con la recolección o la música.

"Esta tumba del Imperio Antiguo consiste en una mastaba con una fachada de piedra pintada con los nombres del difunto y su esposa. Encima hay un dintel con un texto jeroglífico que muestra los distintos títulos del difunto y su mujer, así como pinturas para los portadores de las ofrendas, con escenas de la vida cotidiana, cultivo y caza", detalló Mohamed Youssef, director del yacimiento de Saqqara.

Momias de animales descubiertas en uno de los talleres de momificación. Amr Abdallah Dalsh / Reuters.

La segunda tumba pertenece a un sacerdote qadish llamado Men Kheber, de hace unos 3.400 años, y que cuenta con imágenes que muestran al difunto en diferentes etapas de su vida y su viaje hacia el más allá. El espacio funerario fue tallado en la roca con una puerta y un dintel con los nombres del fallecido y su esposa, y "en su interior se encontró un nicho con una estatua de alabastro de un metro de largo del propietario de la tumba, que aparece con un vestido largo, una peluca y la flor de loto en una mano decorada con jeroglíficos escritos en azul", ha revelado Youssef.

La estatua descubierta en la tumba de Men Kheber. Amr Abdallah Dalsh. Reuters.

También han salido a la luz una colección de estatuillas de madera de un hombre llamado Nesu Henu y su esposa, de la época de la Dinastía V, un ataúd antropomorfo de madera del tercer periodo intermedio (1070 a 650 a.C.) que todavía conservaba sus vivos colores o una colección de ushebtis, las figuritas que acompañaban a los difuntos en su viaje hacia la eternidad.

"Les aseguro que Egipto, especialmente el yacimiento arqueológico de Saqqara, aún no ha desvelado sus secretos y quedan muchos más por descubrir", ha prometido Ahmed Isaa, ministro de Turismo y Antigüedades. Estos nuevos hallazgos, se enmarcan en la Estrategia Nacional de Turismo del país del Nilo para aumentar el número de turistas entre un 25% y un 30% anual. A finales de año, tras muchos retrasos, está programada la apertura del monumental Gran Museo Egipcio.

Detalle de una de las inscripciones de la tumbas del funcionario de la Dinastía V. Amr Abdallah Dalsh. Reuters.

También en Saqqara, a unos metros al sur de la pirámide del faraón Unis, otra misión germano-egipcia anunció el descubrimiento en 2018 del primer taller de momificación subterráneo intacto. Datado en la época de la Dinastía XXVI (664-525 a.C.) esta suerte de funeraria incluía una estructura multifuncional en la superficie, un pozo de 13 metros de profundidad donde se preparaban los cuerpos para el viaje hacia el más allá y un espacio comunitario de enterramiento a unos 30 metros bajo tierra con medio centenar de momias. Una investigación publicada en Nature hace unos meses sobre el sitio y los materiales ahí recuperados permitió determinar qué sustancias fueron aplicadas a cada parte del cuerpo.

Fuentes: elespanol.com | nationalgeographic.com.es | 27 de mayo de 2023

Misteriosos sarcófagos de madera revelan una historia no conocida del Egipto de hace 2.000 años

Restos momificados en la tumba de las momias doradas / Getty Images.

Los sarcófagos egipcios pueden revelar más sobre de lo que se creía: parece ser que también quedó inscrita en ellos su historia climática. Ésta es la razón.

Hace aproximadamente 2.000 años, los restos momificados de las personas se transportaban en sarcófagos de madera. Sobre estas cajas funerarias egipcias se inscribía una leyenda clara en etiquetas igualmente de madera: quién era la persona, cuál era su ciudad natal y cuál había sido la causa de su fallecimiento, entre otros datos importantes sobre su vida. En algunas ocasiones, incluso, se incluía qué método de momificación se había empleado sobre el cadáver.

Esta costumbre se consolidó durante la era romana, alrededor del año 30 de nuestra era. A diferencia de lo que se pudiera creer, esta práctica tenía una finalidad meramente administrativa: saber a quién pertenecieron los restos de su interior. Una vez que dicha información estaba clara, las momias se trasladaban a la necrópolis que les correspondía: su lugar de descanso final.

Un trabajador rocía desinfectante alrededor de una momia, en una exhibición en el Museo Egipcio como medida preventiva contra la propagación del coronavirus COVID-19. | Crédito: Gehad Hamdy/Picture Alliance vía Getty Images

Lo que se lee en las vetas de las cajas y etiquetas funerarias egipcias

Lo que se lee en las vetas de los sarcófagos y etiquetas funerarias no sólo son jeroglíficos. Parece ser que, más allá de las inscripciones que realizaron sobre estos sarcófagos de madera los embalsamadores milenios atrás, se lee información nunca antes sabida sobre el contexto climático de la época romana durante el Imperio.

Las momias egipcias se han conservado casi a la perfección debido al clima típicamente árido del desierto. Pero, recientemente, los arqueólogos se han interesado por las cajas y etiquetas funerarias en sí mismas. Como son de madera, guardan información valiosa sobre el estado del medioambiente antiguo. Particularmente, en los anillos que todavía se pueden apreciar en la madera a partir de los árboles empleados para su diseño.

El Dr. Nasri Iskander restaurando la momia del gran Ahmose I (1580-1558 a. C.), fundador de la XVIII dinastía y, por tanto, del Nuevo Imperio, el cual expulsó al invasor hicso de las fronteras de Egipto. Abril de 2006, en el Museo de El Cairo, Egipto. | Crédito: Patrick Landmann/Getty Images.

«Los árboles son archivos»

Por ello, en la actualidad, los sarcófagos funerarios egipcios ofrecen a los arqueólogos una arista mucho más compleja que su función original. Así lo explican los investigadores de la Universidad de Ginebra (Suiza), que están intentando reconstruir el clima que había en Egipto a partir de la información de los anillos de los árboles utilizados.

"Los árboles son archivos que registran mucha información, como el impacto del clima en su crecimiento y los episodios de sequía", explica François Blondel (izquierda), investigador líder del estudio.

La investigación no se centra, sin embargo, en el clima egipcio. La reconstrucción es mucho más ambiciosa: los científicos quieren saber cómo era el clima del Este del Mediterráneo hace 2 mil años. Y están usando la anchura de los anillos para identificar los periodos de sequía:

  • Anillos anchos: un crecimiento propio de los años más húmedos
  • Anillos estrechos: indican periodos prolongados sin agua

Por lo cual, los anillos representan también años de bonanza o escasez en aquel pasado remoto. Sorprendentemente, las cajas funerarias egipcias se hicieron con árboles de la misma especie, que crecieron en la misma región en aquel entonces.

Aunque todavía no existe un mapa acertado sobre cómo era el clima en Egipto antiguamente —ni mucho menos en el Este del Mediterráneo—, los investigadores confían en que este acercamiento arroje luz sobre ello muy pronto.

"Incluso si no podemos obtener información sobre cómo era el clima del antiguo Egipto, al menos nos proporcionará una tendencia de episodios climáticos notables en una gran parte de Mediterráneo oriental", señala François Blondel.

Fuente: ngenespanol.com | 24 de mayo de 2023