728x90 AdSpace

  • Actualidad

    lunes, 6 de febrero de 2017

    Juan Luis Arsuaga: “Creo que los habitantes de Atapuerca habían cruzado el ‘Rubicón cerebral’ y tenían consciencia”

    El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga ofrece una conferencia en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) de Salamanca. Manuel Sánchez Malmierca, director del INCYL, en primer plano, presenta a Juan Luis Arsuaga, al fondo.
    Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de la Sierra de Atapuerca y catedrático de Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha echado mano de la historia para ofrecer una conferencia en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) de Salamanca. Al igual que Julio César cruzó el río Rubicón para marchar sobre Roma, en algún momento de la evolución nuestra especie –y puede que no sea la única- cruzó una frontera que nos permite ser conscientes y desarrollar el tipo de pensamiento que nos hace humanos.

    La idea de ese “Rubicón cerebral” la enunció el anatomista Arthur Keith a comienzos del siglo XX y hace referencia al “límite entre el animal y el humano en la terminología de la época, es decir, al momento en que nos convertimos en lo que somos”, afirma Arsuaga en una entrevista concedida a DiCYT.

    De forma simplificada, la clave está en el volumen del cerebro. Aunque no es sólo una cuestión de tamaño, “la cantidad de neuronas por kilo de peso es un dato fundamental, tiene mucho que ver con las capacidades mentales”.

    Sin embargo, la respuesta es controvertida, puesto que “los neandertales tenían un cerebro mayor que el nuestro y hay quienes piensan que habían cruzado ese Rubicón y otros que no”. Además, los primeros utensilios fueron fabricados por antepasados con un volumen cerebral muy inferior.


    Los chimpancés, en el umbral

    Por eso, resultan muy interesantes los estudios que se realizan con chimpancés. “Hay una impresión general de que les falta poco, de que con un empujoncito serían casi humanos”, comenta. Para algunos expertos, estos simios ya habrían puesto un pie o los dos a este lado de la frontera de la consciencia, para otros no, pero en cualquier caso, estarían muy cerca. De hecho, investigaciones recientes indican que los grandes monos pueden predecir las acciones de sus semejantes.

    Atapuerca también está aportando mucho a este conocimiento. “Desde hace ya muchos años es el proyecto más importante del mundo sobre evolución humana, con cualquier variable que se mida: número de yacimientos intervenidos, número de fósiles encontrados, número de publicaciones científicas de primer nivel producidas al año, número de centros de investigación implicados, número de países que participan, volumen de inversiones económicas y de actividades de divulgación… Destaca en todos los aspectos”, asegura.

    El lenguaje de Atapuerca

    Por eso, la cantidad de datos útiles que proporciona Atapuerca para este debate es gigantesca. “Voy a poner un ejemplo”, señala Arsuaga, “en Atapuerca estudiamos el lenguaje, somos la vanguardia en este campo, y hemos podido demostrar que nuestros antepasados que vivieron allí se comunicaban como los humanos actuales”, asegura. “Los sonidos que emitían eran como los nuestros aunque eso no es lo mismo que decir que su pensamiento era similar”.

    Gracias al hallazgo de fósiles muy completos, los investigadores pueden determinar la gama de sonidos de los habitantes de la sierra burgalesa de hace medio millón de años. “Se había dicho que los neandertales no tenían nuestro repertorio fonético, que no podían emitir ciertas vocales, y nosotros hemos demostrado que eso es falso, sí que lo tuvieron y mucho tiempo antes”.


    La consciencia

    Sin embargo, la cuestión más difícil de dilucidar es si estos humanos eran conscientes, si tenían la capacidad de reconocer la realidad que les rodeaba y de reconocerse a sí mismos en ella. “La mayor parte de las cosas que hacemos los seres humanos las podríamos hacer inconscientemente. Podemos pensar que para hacer fuego hay que tener consciencia, pero no es tan evidente, esa tecnología existe desde hace 300.000 años y se podría hacer mecánicamente. Por ejemplo, un ordenador hace muchas tareas de modo inconsciente, pero lo que está claro es que sin consciencia no hay cultura, arte ni religión”, comenta.

    “Entonces, ¿qué es la consciencia?”, se pregunta el paleoantropólogo. “No se trata de ser más listo, porque un león es muy listo, pero no es consciente de sus actos ni de sus pensamientos, no se adorna ni hace arte”, añade.

    Respuestas en la Sima de los Huesos

    Por eso, un descubrimiento fundamental de Atapuerca es que la acumulación de fósiles humanos en la Sima de los Huesos es hecho intencional. Los homínidos del lugar estuvieron arrojando cadáveres allí a propósito y eso ya ofrece una pista muy importante acerca de sus pensamientos. “Yo creo que esa frontera ya se había cruzado en Atapuerca, pero no todo el mundo está de acuerdo, la mayoría de los autores dicen que solo el Homo sapiens lo ha hecho”, afirma Arsuaga.

    En el INCYL, el director del Centro de Investigación Sobre la Evolución y el Comportamiento Humanos (UCM-Instituto de Salud Carlos III) también ha comentado la estrecha relación que existe entre las neurociencias y la evolución. "Para saber cómo funciona algo hay dos métodos. El primero es la ingeniera inversa, desmontarlo como harían los espías para saber cómo está fabricado un avión enemigo; es el método de los biólogos. El segundo consiste en ver cómo se ha montado a través de la evolución. Las dos técnicas tienen mucho que ver, la cuestión es poner el foco en el presente o en el pasado, pero las dos son fuentes de conocimiento”, declara.

    Por eso, un yacimiento como el de Atapuerca da lugar a tantos saberes, a través de la combinación de la genética, la anatomía, la evolución, la arqueología y la propia neurociencia. “¿Cómo se gestiona una frase en el cerebro, en qué lugar exacto y cómo?”, se pregunta Arsuaga volviendo al estudio del lenguaje. “Al final todas estas disciplinas convergen para solucionar el mismo problema”, agrega.

    Fuente:dicyt.com | 3 de febrero de 2017
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Juan Luis Arsuaga: “Creo que los habitantes de Atapuerca habían cruzado el ‘Rubicón cerebral’ y tenían consciencia” Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP