728x90 AdSpace

  • Actualidad

    lunes, 27 de agosto de 2018

    El Abric Romaní se adentra en la reconstrucción de la vida de los neandertales de hace 60.000 años

    Arqueólogos y estudiantes trabajando en el Abric Romaní (Mar Martí / ACN)

    Una cuarentena de estudiantes e investigadores de diferentes universidades de todo el mundo están trabajando intensamente en la 36.ª campaña de excavaciones en el Abric Romaní de Capellades (Anoia, Barcelona) con el objetivo de averiguar cómo vivían las comunidades de neandertales hace 60.000 años.

    Los investigadores esperan encontrar restos de animales –sobre todo de ciervo y caballo-, hogares y herramientas de piedra y de madera. En los 109 años de historia de excavaciones en el Abric Romaní no se han encontrado nunca restos de neandertales y Carbonell ve muy difícil que eso pase, ya que el yacimiento de Capellades se usaba por la vida doméstica y no como lugar de entierro.
    El Abric Romaní es una gruta que se abre dentro del riscal del Capelló, en Capellades, a la comarca de la Anoia (Barcelona). Se trata de un yacimiento arqueológico del paleolítico que se encuentra en proceso de excavación en varias campañas dirigidas por el arqueólogo y exdirector del Instituto Català de Paleoecologia Humana y Evolución Social (IPHES), Eudald Carbonell.

    El arqueólogo Eudald Carbonell junto a otro investigador perforando el nivel R (Mar Martí / ACN)

    En la campaña de verano de este 2018, que finaliza el 31 de agosto, los arqueólogos han empezado un nuevo nivel de excavación, el R, de hace unos 60.000 años de antigüedad. El objetivo de los investigadores es seguir profundizando en el conocimiento de los asentamientos neandertales y de cómo eran sus modelos de conducta.

    De hecho, en una entrevista a la agencia ACN, Eudald Carbonell ha relatado que “Los niveles de hace 60.000 años son muy interesantes, ya que permiten conocer como en ningún otro lugar del mundo como vivían los neandertales”. “Hemos encontrado muchos hogares, herramientas y restos de animales, de manera que nos permite describir cómo vivían los clanes de neandertales en esta zona hace entre 40.000 y 70.000 años”, ha detallado Carbonell.

    Excavaciones en el Abric Romaní de Capellades (Mar Martí / ACN)

    El codirector de las excavaciones ha explicado que desde hace unos años en Capellades se encuentra información “repetida” a los diferentes niveles, pero eso hace que “A nivel mundial los datos que recogemos sean muy potentes porque aquello que no podemos contrastar un año lo podemos hacer el año siguiente”. “El Abric Romaní permite documentar con exactitud cómo eran los grupos que ocupaban estos espacios -normalmente de entre 6 y 12 personas-, donde dormían, cuáles eran sus hábitos, como hacían el fuego, entre otros”, ha especificado Carbonell.

    La mandíbula de un ciervo encontrada en el Abric Romaní (Mar Martí / ACN)

    Aunque la campaña de excavaciones de este año se inició a principios de agosto, hasta ahora las tareas que han hecho los arqueólogos se han centrado a limpiar todos los sedimentos del nivel R, que, según Carbonell, son estériles. De hecho, la excavación del nivel R se podría alargar durante dos o tres años. Carbonell, sin embargo, ha dicho que en este nuevo nivel esperan encontrar restos de animales -sobre todo ciervos y caballos-, así como también hogares y herramientas de piedra y de madera. Carbonell ha explicado que el Abric Romaní es especialmente prolífico en las herramientas de madera, que por las características del yacimiento se conservan en muy buenas condiciones.

    Sin restos de neandertales

    A pesar de la larga historia en la excavación del Abric, hasta ahora los investigadores no han encontrado nunca restos de neandertal. Uno de los argumentos que explica este hecho es que en los campamentos de estas características los neandertales no enterraban a sus muertos. Aunque lo ve “muy poco probable”, Carbonell no descarta que en un posterior nivel de excavación los neandertales “abandonen la ocupación doméstica y hagan algún tipo de entierro”.
    Ahora mismo las excavaciones en el Abric Romaní se encuentran a los 12 metros de profundidad y, según varios sondeos que se han hecho, todavía hay 40 metros más para excavar. Eso hace, según Carbonell, que los expertos todavía puedan trabajar en este yacimiento “un centenar de años más si hay interés”.


    Uno de los investigadores limpia restos de animales localizados en el Abric Romaní de Capellades (Mar Martí / ACN)

    El Museo del Neandertal, el gran reto pendiente

    Uno de los grandes retos pendientes del equipo de investigadores que dirige Eudald Carbonell es hacer realidad el Museo del Neandertal. De hecho, hace más de siete años que se empezaron a dar los primeros pasos para construir el Museo del Neandertal en Capellades, pero la crisis económica frenó el proyecto y lo dejó en un cajón. Con el tiempo, el proyecto del museo se ha ido reformulando y la idea de que actualmente tiene Eudald Carbonell en la cabeza es la de dedicarlo a la alimentación neandertal. A pesar de tener definido el proyecto, Carbonell ha lamentado que no se haya hecho todavía realidad. De hecho, a estas alturas el proyecto no tiene fecha ni presupuesto asignado.

    Fuente: lavanguardia.com | 22 de agosto de 2018
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El Abric Romaní se adentra en la reconstrucción de la vida de los neandertales de hace 60.000 años Rating: 5 Reviewed By: El Diario de Aníbal
    TOP