728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 19 de marzo de 2019

    La identidad británica comenzó con multitudinarias fiestas con cerdos en Stonehenge y alrededores

    Las concentraciones festivas multitudinarias no son un fenómeno moderno en Stonehenge. En el pasado, incluso fueron mucho mayores. En los alrededores del famoso conjunto megalítico británico ya se celebraban fiestas y banquetes prehistóricos multitudinarios, cuyos participantes, según han descubierto arqueólogos de la Universidad de Cardiff, recorrían con sus animales cientos de kilómetros de distancia desde distintos rincones de las islas.
    Los investigadores han formulado esta hipótesis después de encontrar los huesos de 131 cerdos, el plato principal de las comilonas, en cuatro monumentos del Neolítico Tardío (2800-2400 a.C.) cercanos a Stonehenge: Durrington Walls, Marden, Mount Pleasant y el gran túmulo de West Kennet. Allí se organizaban esos primeros eventos panbritánicos, fiestas que atraían a personas y animales de toda Gran Bretaña.

    Mediante el análisis de isótopos, que identifica las señales químicas de los alimentos y el agua que los animales han consumido, los investigadores pudieron analizar los huesos de cerdo excavados en la zona y determinar las áreas geográficas en las que se criaron los animales.
    Los resultados, publicados en la revista Science Advances, muestran que provenían de lugares tan lejanos como Escocia, el noreste de Inglaterra y Gales Occidental, así como otros numerosos puntos de las Islas Británicas. Los investigadores creen que podía haber sido importante que los asistentes contribuyeran con cochinos criados localmente en sus hogares.

    «Un esfuerzo monumental»

    Hasta ahora, los orígenes de las personas que participaban en los rituales en estos monumentos megalíticos y el alcance de los movimientos de la población han sido un enogma. Pero para Richard Madgwick (izquierda), de la Escuela de Historia, Arqueología y Religión, «este estudio demuestra una escala de movimiento y nivel de complejidad social que no se apreciaba anteriormente».

    «Estas reuniones podrían considerarse como los primeros eventos culturales unidos de nuestra isla, con personas de todos los rincones de Gran Bretaña que descienden a las áreas alrededor de Stonehenge para deleitarse con alimentos que han sido especialmente criados y transportados desde sus hogares», señala el investigador.

    Según Madgwick, «podría decirse que el hallazgo más sorprendente es el esfuerzo que los participantes invirtieron en la contribución con cerdos que ellos mismos habían criado. Procurarlos en las cercanías de los lugares de fiesta habría sido relativamente fácil».
    Como expone, los cerdos no son tan adecuados para el desplazamiento como el ganado y transportarlos, ya sea sacrificados o vivos, a lo largo de cientos de kilómetros habría requerido «un esfuerzo monumental». Esto sugiere que «eran necesarias contribuciones prescritas y que las reglas dictaban que los cerdos ofrecidos debían ser criados por los participantes del banquete, acompañándolos en su viaje, en lugar de ser adquiridos localmente», concluye.
    Estudios anteriores señalan que ser capaz de acoger y atender a toda esa gente que había viajado desde tan lejos, quizás como una especie de peregrinación, podría ser la mayor expresión de poder y de posición de una comunidad. De forma que algunos investigadores creen que la construcción del misterioso Stonehenge fue tan importante como la función que iba a desempeñar una vez terminado.

    Un hueso de cerdo encontrado en los alrededores de Stonehenge (Cardiff University)

    Stonehenge, el lugar de moda

    Entre los descubrimientos más destacados se encuentra el cráneo de un bos primigenius, ganado salvaje ahora extinto que portaba enormes cuernos curvados y campaba a sus anchas por Gran Bretaña. También un caldero de bronce que data del año 700 d.C. que se encontró en el fondo de un lago en el sur de Gales. Las revelaciones más intrigantes provienen del examen de algunos de los 38.000 huesos y dientes descubiertos en un pueblo neolítico llamado Durrington Walls, que se encuentra a una milla y media al noroeste del anillo de piedra principal.

    Una historiadora experta en el patrimonio inglés, Susan Greaney (izquierda), dice que la teoría es que las personas llegaban con sus animales para ayudar a construir el monumento y participar en las fiestas durante la construcción y después. “Esta investigación muestra que las personas estaban criando ganado y cerdos por toda Gran Bretaña y llevándolos a Stonehenge. Esto significa que la gente probablemente hablaba de Stonehenge en todo el país”, sostiene.

    Derrochadores de comida

    “Es increíble pensar qué grande era la cuenca de Stonhenge. Los que vinieron del noreste de Escocia probablemente llegaron en bote. Cada comunidad tuvo que traer su propio cerdo. La mayoría de los cerdos entregados en ofrenda, según detallan sus dientes, fueron sacrificados cuando tenían nueve meses. Normalmente nacieron en primavera, por lo que tiene sentido sugerir que estaban siendo sacrificados en pleno invierno. El solsticio de invierno está embebido en el diseño de Stonehenge, así que la gente iba allí a celebrar el solsticio. Esto también tendría sentido porque es una época del año en la que el pueblo estaba menos ocupada criando animales y así sucesivamente”.

    Entre la variedad de huesos de animales encontrados también se hallaron herramientas líticas. En la foto puntas de flechas neolíticas.


    Algunos de los dientes de cerdo se habían caído, lo que denota que fueron engordados con miel o puré de cereales. Las pezuñas y la parte inferior de las patas tenían marcas de quemaduras, probablemente una señal de que los asaban sobre fuegos abiertos. La carne de vacuno era cortada en trozos y podía haber sido cocinada en guisos. El hecho de que muchos de estos huesos hayan sido encontrados “en articulación”, aún conectados a otros huesos en sus posiciones anatómicamente correctas, sugiere que los consumidores prehistóricos no aprovechaban toda la carne, sino que desechaban la sobrante.

    El viejo pueblo entendió que era importante mantener a los trabajadores contentos y bien alimentados: “Elevar las piedras de Sonehenge fue una hazaña increíble, pero también alimentar al ejército compuesto por sus constructores”, sonríe la experta.


    Fuentes: abc.es | elespanol.com l eurekañert.org| 15 de marzo de 2019
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La identidad británica comenzó con multitudinarias fiestas con cerdos en Stonehenge y alrededores Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP