728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 15 de septiembre de 2019

    La producción de alquitrán de abedul no prueba la complejidad del comportamiento de los neandertales

    Configuración experimental para la producción de alquitrán de abedul. Los investigadores quemaron corteza de abedul cerca de superficies planas que los neandertales habrían utilizado. Crédito: Universidad de Tubinga, Bendición de Matías

    Los neandertales y otros humanos primitivos produjeron un pegamento alquitranado a partir de la corteza de abedul. Esto ha sido considerado durante mucho tiempo como prueba de un alto nivel de desarrollo cognitivo y cultural. Los investigadores han creído siempre que el alquitrán de abedul, utilizado por los neandertales para fabricar herramientas, solo podía crearse a través de un proceso complejo en el que la corteza tenía que calentarse en ausencia de aire.

    Sin embargo, un equipo internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Tübingen y que incluye profesores del Departamento de Antropología de la Universidad de Nueva York y la Facultad de Ingeniería Tandon de la Universidad de Nueva York descubrió que hay una manera muy simple de hacer este pegamento útil.

    El estudio fue publicado el 19 de agosto en Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

    "Nuestro artículo cuestiona las creencias comunes de que la presencia de alquitrán de abedul en los conjuntos arqueológicos neandertales significa que tenían habilidades cognitivas sofisticadas al respecto", dijo el coautor Radu Iovita (izquierda) un paleoantropólogo y arqueólogo paleolítico del Departamento de Antropología de la Universidad de Nueva York y miembro de la facultad de Departamento de Prehistoria Temprana y Ecología Cuaternaria de la Universidad de Tubinga.

    Investigadores anteriores habían experimentado con fosas, estructuras de arcilla, montículos de cenizas y recipientes de metal y cerámica como medios para calentar la corteza en ausencia de oxígeno. En cambio, este equipo de investigación experimentó con materiales ordinarios disponibles en la Edad de Piedra.

    Recogieron corteza de abedul recién cortada o corteza muerta en el bosque y la quemaron cerca de piedras planas de río. Después de tres horas, el proceso produjo una cantidad utilizable de un material adhesivo negro. El alquitrán podría ser fácilmente raspado de la superficie de las piedras. Sus características moleculares eran similares a las muestras arqueológicas de los sitios neandertales y, lo que es más importante, formó un pegamento más fuerte que el alquitrán producido en procesos libres de oxígeno más complejos.

    Después de quemar la corteza de abedul en piedra, la piedra se cubre con alquitrán. Crédito: Universidad de Tubinga, Claudio Tennie

    El equipo utilizó el adhesivo obtenido para hacer una herramienta de raspar madera y recurrió a un robot que utilizaba tecnología de control de fuerza desarrollada por Ludovic Righetti y Johannes Pfleging.

    Righetti es profesor asociado en los departamentos de Ingeniería Eléctrica e Informática y de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial de NYU Tandon, e investigador principal en el Instituto Max-Planck para Sistemas Inteligentes en Tubinga. Pfleging es profesor visitante de antropología en la Universidad de Nueva York y estudiante de doctorado en robótica en el Instituto Federal de Tecnología (ETH) en Zürich, Suiza.

    Su brazo robótico arrastró la herramienta con una precisión que los humanos no pueden emular con más de 170 golpes. El enfoque también permitió a los investigadores medir los efectos con precisión: la herramienta no mostró debilitamiento del adhesivo.

    Un robot que utilizó tecnología de control de fuerza desarrollado por Ludovic Righetti y Johannes Pfleging probó el adhesivo raspando un bloque de madera 170 veces. Crédito: NYU Tandon, Johannes Pfleging

    En otra prueba, los investigadores usaron el adhesivo para pegar un raspador de piedra a un mango de madera, como lo habrían hecho los neandertales. Iovita pudo raspar la dura membrana externa del hueso del muslo de una pantorrilla animal.

    Los investigadores dicen que este método de hacer alquitrán de abedul es tan simple que los primeros humanos podrían haberlo descubierto fácilmente por accidente en el curso de sus actividades cotidianas. Por lo tanto, la producción y el uso de alquitrán de abedul no pueden servir como un indicador de comportamiento moderno o complejo.

    Los investigadores utilizaron el alquitrán de abedul para unir el pedernal a un palo de madera, tal como lo habrían hecho los neandertales. El palo de madera se transformó en una especie de broca para que el brazo robótico de control de fuerza pudiera probar con precisión la adhesión. Crédito: NYU Tandon, Johannes Pfleging

    "La extracción de alquitrán de abedul no prueba, por tanto, la complejidad del comportamiento de los neandertales", escribe Iovita.

    Fuente: phys.org | 20 de agosto de 2019
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La producción de alquitrán de abedul no prueba la complejidad del comportamiento de los neandertales Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP