728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 5 de abril de 2020

    Un estudio ofrece una nueva visión del impacto de las migraciones antiguas en el paisaje europeo

    Gráfico que representa la propagación de la ascendencia Yamnaya a lo largo del tiempo durante un período de alrededor de 8.000 años. Crédito: Fernando Racimo.

    Se ha acreditado durante largo tiempo que las poblaciones neolíticas provocaron una revolución en las prácticas agrícolas de toda Europa. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que no fue sino hasta la Edad del Bronce, varios milenios después, que la actividad humana provocó cambios significativos en el paisaje del continente.

    Científicos de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Plymouth han dirigido una investigación que describe cómo se desarrollaron las dos principales migraciones humanas durante el Holoceno en Europa: el movimiento hacia el noroeste de las poblaciones de agricultores provenientes de Anatolia durante el Neolítico y el movimiento hacia el oeste de los pueblos esteparios de Yamnaya durante la Edad del Bronce.

    En particular, analizaron cómo estos dos movimientos se asocian con los cambios producidos en la vegetación, lo que llevó a que los bosques de Europa fueran reemplazados por un paisaje agrícola que todavía hoy es muy evidente.

    Sus resultados, publicados en PNAS, muestran que las dos migraciones difieren notablemente, tanto en sus implicaciones de propagación como en sus resultados ambientales, con la expansión de Yamnaya moviéndose dos veces más rápido y dando como resultado mayores cambios en la vegetación que el desplazamiento anterior del agricultor neolítico de Anatolia.
    El estudio, que también involucró a la Universidad de Gotemburgo y la Universidad de Cambridge, utilizó técnicas aplicadas en ciencias ambientales para modelar el clima y la contaminación, y las aplicó para analizar los movimientos de la población humana en los últimos diez milenios de la historia europea.


    Se demostró que una disminución del bosque de hoja ancha (bosques caducifolios, bosques laurifolios y bosques mixtos), y un aumento en el pasto y de la vegetación natural de los pastizales, coincidió con un declive de los cazadores-recolectores, y ello puede estar asociado con el rápido movimiento de los pueblos esteparios durante la Edad del Bronce.

    Sin embargo, los cambios en la vegetación se comportaron de diferentes maneras en diferentes partes del continente. En el centro de Francia los aumentos en la ascendencia Yamnaya coincidieron con disminuciones en la cubierta forestal de hoja ancha. Por el contrario, en el sudeste y sudoeste de Europa la cubierta forestal se mantuvo estable (en niveles bajos), incluso a medida que aumentaba la ascendencia Yamanaya. Si los humanos fueron responsables de esto, tal vez podría deberse al desarrollo del cultivo de árboles dentro del sistema agropastoril en el Mediterráneo.

    También se ha demostrado que las variaciones naturales en los patrones climáticos durante este período están asociadas con estos cambios en la cubierta terrestre.

    La investigación es la primera en modelar la propagación de los ancestros en los genomas antiguos a través del tiempo y el espacio, y proporciona el primer marco para comparar las migraciones humanas así como los cambios en la cubierta terrestre, al tiempo que explica los cambios en el clima.


    El Dr. Fernando Racimo (izquierda), profesor asistente de la Universidad de Copenhague y autor principal del estudio, dijo: "El movimiento de los pueblos esteparios durante la Edad del Bronce tuvo un impacto particularmente fuerte en la vegetación europea. A medida que estos pueblos se movían hacia el oeste, vemos aumentos en la cantidad de tierras de pastoreo y disminución de los bosques de hoja ancha en todo el continente. También podemos comparar los movimientos de genes con la propagación de los contenidos culturales. En el caso de la revolución agrícola neolítica, por ejemplo, ambos aspectos se rastrean particularmente bien, tanto en el espacio como en el tiempo".

    La investigación hizo uso de mapas de la cobertura del suelo que muestran el cambio de vegetación en los últimos 11.000 años, los cuales fueron elaborados a través del proyecto 'Deforesting Europe', de la Universidad de Plymouth.
    Los científicos que trabajan en ese proyecto han demostrado que más de la mitad de los bosques de Europa han desaparecido en los últimos 6.000 años debido a la creciente demanda de tierras agrícolas y al uso de la madera como fuente de combustible.

    Krigeaje espacio-temporal de ancestros neolíticos durante el Holoceno, usando 5.000 puntos de cuadrícula espacial. Los colores representan la proporción de ascendencia prevista en cada punto de la cuadrícula.


    Krigeaje espacio-temporal de la ascendencia esteparia Yamnaya durante el Holoceno, utilizando 5.000 puntos de cuadrícula espacial. Los colores representan la proporción de ascendencia prevista en cada punto de la cuadrícula.

    La Dra. Jessie Woodbridge (derecha), investigadora de la Universidad de Plymouth y coautora del estudio, agregó: "Los paisajes europeos se han transformado drásticamente durante miles de años. El conocimiento de cómo las personas interactuaron con su entorno en el pasado tiene implicaciones para comprender la forma en que las gentes usan e impactan en el mundo de hoy. La colaboración con paleogenéticos ha permitido rastrear la migración de las poblaciones humanas en el pasado utilizando ADN antiguo, y, por primera vez, nos permite evaluar el impacto de diferentes poblaciones agrícolas sobre el cambio acontecido en la cobertura de la tierra, lo cual nos proporciona nuevos conocimientos sobre las interacciones pasadas entre humanos y medio ambiente".

    Fuente: phys.org | 2 de abril de 2020
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Un estudio ofrece una nueva visión del impacto de las migraciones antiguas en el paisaje europeo Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP