728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 23 de agosto de 2020

    Los Bronces de Riace: desvelan su asombrosa y fascinante historia

    Detalle de los Bronces de Riace - ABC

    Fue uno de los hallazgos arqueológicos más extraordinarios del siglo pasado. Altos, de casi dos metros; misteriosos, imponentes, de extraordinaria belleza… La máxima expresión de la escultura en bronce de la Antigua Grecia, del siglo V a.C., los Bronces de Riace (Reggio Calabria, Italia) han fascinado desde que fueron encontrados hace 48 años, a trescientos metros de la costa de Riace, a ocho metros de profundidad.

    De todas las estatuas que nos han llegado del mundo antiguo, los dos Bronces de Riace están entre las que más impresionaron y emocionaron al público. Fueron rebautizados A y B por los expertos, el Joven (A) y el Viejo (B) por los más poéticos. Los dos Bronces fascinaron. A ello contribuyó el aura de misterio que los ha rodeado. Se convirtieron así en una leyenda, un mito al que han dedicado muchos años de investigación profesores de arqueología e historiadores. Para admirar estas maravillosas estatuas, millones de personas de todo el mundo siguen llegando hasta el Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria, en cuyo mar fueron halladas.

    Las dos esculturas expuestas en el Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria.

    El descubrimiento fue también novelesco, según cuenta el profesor Giuseppe Bragó (izquierda), investigador de arqueología, que ha dedicado toda su vida a los Bronces de Riace, con varias publicaciones: «Fue la mañana del 16 de agosto de 1972 cuando Cosimo Ali, un niño de 12 años y principiante en la pesca submarina, vio emerger del fondo del mar el brazo de una estatua. De regreso a la playa, Cosimo no dudó en pregonar a los cuatro vientos que había encontrado lo que él creyó que era una estatua romana. Los primeros en bucear con él fueron su hermano Antonio y dos compañeros, todos adolescentes.

    La noticia recorrió rápidamente la playa y llegó a oídos del submarinista romano Stefano Mariottini que, según él mismo admitió, ya estaba buscando hallazgos arqueológicos en esas aguas. El yacimiento marino de antigüedades fue vigilado solo a partir del 20 de agosto de 1972. Las cuatro noches entre el descubrimiento y la intervención de las autoridades fueron más que suficientes para que Mariottini y sus amigos privaran a los Bronces al menos del equipo (escudos, cascos, lanzas)», según el profesor Giuseppe Bragó. Un casco que perteneció al bronce B se vendió al Museo Paul Getty de Los Ángeles.

    Cosimo Ali (derecha) halló en 1972 una de las esculturas. ABC


    Foto: Otro momento del hallazgo.

    La historia de los dos bronces ha estado marcada por denuncias ante los tribunales. Mientras, arqueólogos e historiadores han investigado durante casi medio siglo para dar una identidad al Joven y al Viejo, porque en la Antigua Grecia ninguna estatua era anónima. Todas contaban un mito o una historia. ¿De donde procedían? ¿Se habían hundido en un naufragio? Muchos son los interrogantes. Al menos hay tres grandes misterios; el primero se refiere a cómo aparecieron los bronces en la antigüedad, dónde, cuándo y quién los hizo; el segundo es qué representaban y cuántos eran; el tercero, cómo y por qué terminaron en las aguas de Riace.

    Foto


    Veinte años para responder a estas preguntas, aclarar la leyenda y el mito ha dedicado Daniele Castrizio (derecha), profesor titular de Numismática griega y romana en la Universidad de Messina y miembro del comité científico del Museo Arqueológico de Reggio Calabria, donde las dos estatuas se exhiben al público.

    «Los Bronces de Riace eran rubios y dorados y se fabricaron en Argos, en el Peloponeso griego, ambos a mediados del siglo V a.C., en el mismo taller pero por diferentes maestros», explica Castrizio, ilustrando análisis de los materiales, con ayuda de la tecnología. «En la época griega, las estatuas aparecían rubias y doradas, en la época romana eran de un negro brillante. Los bronces se exhibieron originalmente en Argos.

    Después, fueron llevados a la capital y exhibidos allí al menos hasta el siglo IV d.C». Según fuentes literarias e iconográficas citadas por el profesor Castrizio, «los Bronces en origen eran cinco y no dos, y tienen un origen mitológico: formaban parte de un grupo estatuario que representaba el momento inmediatamente anterior al duelo fratricida entre Eteocles y Polinices, hermanos de Antígona, del mito de los 'Siete contra Tebas' relacionado con el de Edipo. A y B son Polinices y Eteocles, que se retan a duelo por el trono de Tebas», concluye el profesor Castrizio.

    Una de las esculturas recuperadas del mar - ABC

    Si eran cinco las estatuas, ¿qué sucedió con las otras tres? Según el profesor Castrizio, que colabora con los Carabinieri en la investigación de la supuesta desaparición de cascos, escudos, lanzas y otras estatuas del yacimiento arqueológico de Riace, los bronces, junto con otras obras de arte, iban camino de Constantinopla en el siglo IV d.C., porque Constantino quería adornar su nueva capital con ellos. Un evento adverso habría obligado a los marineros a desechar gran parte del cargamento o hundir el barco.

    El profesor Castrizio publicará los resultados de sus estudios en un congreso en septiembre. Las investigaciones sobre los Bronces de Riace continuarán y dejarán de tener secretos, pero seguramente aumentará su mito y leyenda.

    Fuentes: abc.es | facebook.com | ilreggino.it| 22 de agosto de 2020

    Ver vídeo en este enlace.
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Los Bronces de Riace: desvelan su asombrosa y fascinante historia Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP