728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 28 de marzo de 2021

    ¿De dónde provienen las diferencias de género en la pelvis humana?

    Foto de una pelvis humana femenina y el cráneo de un bebé recién nacido. (© Barbara Fischer)

    La pelvis es la parte del esqueleto humano con mayores diferencias entre mujeres y hombres. El canal de parto femenino es en promedio más espacioso y exhibe características de forma que permiten el nacimiento de un bebé grande con un cerebro grande. Hasta ahora no estaba claro cuándo aparecieron por primera vez estas diferencias pélvicas en la evolución humana.

    Barbara Fischer (izquierda), de la Universidad de Viena y sus coautores, han publicado un estudio en el que presentan nuevos conocimientos sobre el origen evolutivo de las diferencias sexuales pélvicas.

    Los restos fósiles de la pelvis humana son raros de encontrar porque los huesos pélvicos no se suelen conservar muy bien. Por lo tanto, no ha sido posible establecer claramente cuándo evolucionaron las diferencias de sexo humano en la pelvis: si junto con la marcha erguida, o más tarde, junto con los grandes cerebros humanos. "Hemos descubierto que el patrón de diferencias sexuales en la pelvis humana es probablemente mucho más antiguo de lo que se pensaba", dice la bióloga evolutiva Barbara Fischer.

    Un equipo de biólogos de la Universidad de Viena, el KLI for Evolution and Cognition Research y la Universidad de Calgary ha comparado las diferencias de sexo pélvico en humanos con las de los chimpancés, la especie animal viva más estrechamente relacionada con los humanos modernos. Los chimpancés tienen partos mucho más fáciles que los humanos porque sus fetos son más pequeños. "Hemos analizado los datos en 3D de las pelvis de estas dos especies y descubrimos que muestran el mismo patrón de diferencia sexual, a pesar de las grandes diferencias generales entre las dos especies", dice Fischer. Sin embargo, la magnitud de las diferencias fue solo la mitad de grande en los chimpancés, en comparación con los humanos.

    Diferencias de género en la pelvis en los humanos modernos (primera línea) y en chimpancés (segunda línea). Las dos columnas del medio muestran las diferencias de género reales, mientras que las dos columnas exteriores muestran la diferencia sobregirada. La pelvis femenina se muestra a la izquierda, la masculina a la derecha. (© Barbara Fischer)

    La sorprendente similitud del patrón de diferencias de sexo pélvico en humanos y chimpancés sugiere fuertemente que ya estaba presente en el ancestro común de las dos especies. Esto implica que todas las especies de homínidos extintos (similares a los humanos), incluidos, por ejemplo, los neandertales, probablemente tenían el mismo patrón.

    Muchos mamíferos dan a luz a fetos más grandes, en relación con el canal de parto de sus madres, en comparación con los humanos, como, por ejemplo, los murciélagos y ciertos primates. Estos animales poseen adaptaciones en su pelvis para facilitar el nacimiento de bebés grandes. Al mismo tiempo, hay otros mamíferos con recién nacidos pequeños, como, por ejemplo, gatos y zarigüeyas, los cuales también tienen sutiles diferencias sexuales en sus pelvis que se asemejan al patrón humano. Esto sugiere que tales similitudes en el patrón de diferencias de sexo pélvico reflejan un patrón de mamíferos antiguo y evolutivamente conservado.

    Reconstrucción virtual de la pelvis de una mujer neandertal de Tabun (Israel). Los colores indican los fragmentos de hueso individuales que encajaron. La cuña gris muestra la configuración estimada del sacro (parte inferior de la columna vertebral). Imagen: Tim Weaver, Universidad de California

    "Creemos que los humanos modernos no desarrollaron este patrón 'ex novo', sino que fue heredado de mamíferos anteriores que se enfrentaron al mismo problema, es decir, tener que dar a luz a fetos relativamente grandes", dice Fischer. Cuando nuestros cerebros se volvieron cada vez más grandes a lo largo de la evolución humana, la magnitud de las diferencias de sexo pélvico fue capaz de aumentar con bastante rapidez, ya que el patrón pélvico y la maquinaria genética, junto con el desarrollo subyacente, ya estaban en su lugar y no tenían que evolucionar de nuevo.

    El trabajo titulado "Sex differences in the pelvis did not evolve de novo in modern humans", ha sido publicado Nature Ecology & Evolution (2021). dx.doi.org/10.1038/s41559-021-01425-z

    Fuente: Universidad de Viena | 25 de marzo de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    1 comentarios:

    1. Por favor, la diferencia será por sexo, no por género. No puedo creer lo que estoy leyendo. En el cuerpo de la noticia se refiere claramente al sexo, pero no en el titular ni en el pie de foto. Me parece increíble que en un contenido de carácter científico se cuelen creencias acientíficas queer. Incluso el estudio científico que al que referencia se refiere al sexo, no al género. De verdad, yo puedo entender que en los EEUU, a causa de diferentes factores culturales, crean que hay razas o crean que hay géneros, incluso puedo entender que a los "miles de millones" les llamen "billones", porque patata; pero que en un artículo pretendidamente científico se hagan eco de esas incorrecciones (que son del ámbito vulgar, no del científico) es escandaloso. El género es una herramienta de estudio que las feministas han utilizado para explicar la diferencia entre los sexos, su existencia es igual a la de las razas: el constructo social incapacitador por el que diferentes personas se ven etiquetadas dentro de un espectro hegemónico cultural. Recomiendo lecturas de la gran feminista española Amelia Valcárcel para más información.

      ResponderEliminar

    Item Reviewed: ¿De dónde provienen las diferencias de género en la pelvis humana? Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP