728x90 AdSpace

  • Actualidad

    jueves, 1 de abril de 2021

    El análisis de huesos antiguos hallados en las cuevas de Serinyà (Gerona) revela detalles de la dieta paleolítica

    Cráneo humano de Mollet III en Serinyà. Imagen: Joaquim Soler.

    El pescado no estaba en el menú de los cazadores-recolectores del sur de Europa hace 27.000 años. Sorprendentemente, la gente de la península ibérica en el período gravetiense tardío comía principalmente plantas y animales terrestres como conejos, ciervos y caballos.

    Un equipo internacional de investigadores ha podido determinarlo por primera vez a partir de un estudio isotópico de fósiles humanos procedentes de las cuevas de Serinyà, Gerona, España. Los resultados de la investigación, liderada por la Dra. Dorothée Drucker (izquierda), del Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente (SHEP) de la Universidad de Tubinga (Alemania), y Joaquim Soler (derecha), del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad de Girona, fueron publicados en Journal of Human Evolution.

    En el período gravetiense (33.000-25.000 años antes del presente), los cazadores-recolectores consumían los alimentos disponibles en su entorno local. Eso incluía mamuts en Europa central, caballos y renos en Gran Bretaña; y mariscos en las costas atlánticas o mediterráneas de lo que hoy son Francia e Italia. Durante el último máximo glacial (hace 27.000-23.000 años), el clima muy frío y seco obligó a la gente a retirarse a las regiones del sur. Las penínsulas ibérica, italiana y griega en particular estaban cada vez más pobladas.

    Excavación reciente de Mollet III en Serinyà, con el descubrimiento de nuevos restos humanos en 2014. Imagen: Joaquim Soler.

    Los restos fósiles de cuatro individuos hallados en las cuevas de Serinyà, España, no fueron investigados científicamente durante mucho tiempo debido a dudas sobre su antigüedad. Investigadores de la Universidad de Gerona han utilizado la datación por radiocarbono para determinar que los huesos tienen entre 27.000 y 25.000 años. El colágeno de los huesos, muy bien conservado, hizo posible que los investigadores del SHEP, en Tubinga, llevaran a cabo análisis isotópicos, lo que a su vez les ha permitido determinar qué comían principalmente las personas estudiadas.

    Por primera vez, el equipo de investigación también combinó este análisis con un nuevo método. En colaboración con el Dr. Yuichi Naito (izquierda), actualmente en la Universidad de Nagoya, en Japón), separaron los aminoácidos individuales del colágeno y analizaron su composición isotópica. Los autores dicen que esto ha hecho posible rastrear con mayor detalle si la dieta de las personas de la Edad de Piedra se basaba en proteínas vegetales, carne o pescado, e incluso qué especies animales se consumían.

    Los resultados mostraron que los cuatro individuos de Serinyà tenían una dieta basada en recursos terrestres —plantas y animales de la comarca— especialmente animales pequeños como los conejos. Los isótopos de aminoácidos confirmaron también que los individuos casi no comían pescado. Esto es sorprendente porque hasta ahora se suponía que las personas de este período, climáticamente duro, dependían de los alimentos de los lagos, arroyos y el mar.

    Dorothée Drucker señala que siempre estamos aprendiendo más sobre el estilo de vida y la dieta de las gentes de la prehostoria. "Parece que en algunas poblaciones se pescaba poco en esa época, incluso cerca de las regiones costeras. Aparentemente, incluso en este clima frío, el medio ambiente terrestre era lo suficientemente productivo como para sustentar a las personas", dice.

    Fuente: phys.org | 31 de marzo de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El análisis de huesos antiguos hallados en las cuevas de Serinyà (Gerona) revela detalles de la dieta paleolítica Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP