728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 15 de septiembre de 2021

    Descubren en el Tibet lo que podría ser el primer ejemplo de 'manifestación artística' en el mundo

    Escaneo tridimensional de un panel con impresiones de manos y huellas de pies en un promontorio rocoso en Quesang, en la meseta tibetana.

    Una colaboración internacional ha identificado lo que podría ser la obra de arte más antigua: una secuencia de huellas de manos y pies descubierta en la meseta tibetana. Las impresiones datan de mediados del Pleistoceno, hace entre 226.000 y 169.000 años, tres o cuatro veces más antiguas que las famosas pinturas rupestres de Indonesia, Francia y España.

    Para responder a la pregunta, "¿es arte?" el equipo se dirigió a Thomas M. Urban (izquierda), científico investigador de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Cornell (Ithaca, New York) y del Laboratorio Cornell Tree Ring.

    “La pregunta es: ¿Qué significa esto? ¿Cómo interpretamos estas impresiones? Claramente, no están colocadas de modo accidental”, dice el profesor Urban, coautor del artículo, "Earliest parietal art: hominin hand and foot traces from the middle Pleistocene of Tibet, (“El Arte parietal más temprano: huellas de manos y pies de homínidos del Pleistoceno medio en el Tíbet", publicado el pasado 10 de septiembre en Science Bulletin.

    “No hay una explicación utilitaria para estas impresionaes. Entonces, ¿qué son?", reflexiona el profosor Urban “Mi punto de vista es, ¿podemos pensar en esto como un comportamiento artístico, un comportamiento creativo, algo claramente humano? El lado interesante de ello es que, en todo caso, sería una manifestación artística muy temprana".

    Izquierda: (a) Contexto regional del sitio que muestra otras localidades de homínidos. (b) Contexto local del arte parietal. El sitio consta de un promontorio rocoso y el panel de arte está expuesto en la superficie del mismo. (c) Panel de arte parietal. Derecha: Escáner del panel de huellas.

    El proyecto de investigación fue dirigido por David Zhang (derecha), de la Universidad de Guangzhou (China), en colaboración con investigadores de la Universidad de Bournemouth, la Universidad de Xi'an Jiaotong, la Universidad de Educación de Hong Kong, el Instituto de Geología y la Universidad de Minnesota.

    La participación del profesor Urban con el grupo de investigación surgió de sus esfuerzos continuos por estudiar las huellas de humanos y animales en el Parque Nacional de Arenas Blancas en Nuevo México, como una forma de comprender los comportamientos de los antepasados ​​humanos.

    Uno de sus colegas en ese trabajo, Matthew Bennett (izquierda), de la Universidad de Bournemouth, fue parte del equipo inicial que examinó el "panel de arte" que se encontró en un promontorio rocoso en Quesang, en la meseta tibetana, en 2018. Una serie de cinco huellas de manos y cinco huellas de pies simétricas fueron estampadas en piedra de travertino, una piedra caliza sedimentaria propia de zonas kársticas. En determinadas condiciones, como en aguas termales o en cascadas los depósitos de carbonato de calcio forman el travertino, una roca compuesta de calcita, aragonito y limonita,

    “Habría sido una superficie inclinada y resbaladiza”, dice el profesor Urban. “Realmente no la cruzarías, y, además, nadie caería de esta forma. Entonces, ¿por qué se crearía este conjunto de impresiones?"

    El hecho de que el panel incluya huellas de manos da una pista. Si bien las huellas son comunes en el registro parietal humano, las huellas de manos son mucho más raras. Su presencia conecta el panel tibetano con la tradición del arte parietal, es decir, con el arte que es inmóvil, tipificado por el estarcido de una mano en las paredes de la cueva.

    El arte más antiguo de este tipo, que se encuentra en la isla indonesia de Sulawesi y en la cueva de El Castillo en España, se remonta a hace entre 40.000 y 45.000 años. A la luz de este descubrimiento en el Tíbet, las pinturas rupestres de Chauvet en Francia, de aproximadamente 30.000 años de antigüedad, son prácticamente contemporáneas de aquéllas.

    Los colaboradores de Urban utilizaron las series de uranio para determinar cuándo se originó el panel de arte tibetano. Suponen que un niño de allrededor de 7 años hizo las huellas de los pies, mientras que otro niño, de alrededor de 12 años, hizo las huellas de las manos.

    Sin embargo, más importante que la edad de los artistas es la cuestión de a qué especie pertenecían. ¿Eran Homo sapiens? ¿Pertenecían a algún homínido extinto? Una teoría, apoyada por restos esqueléticos recientes encontrados en la meseta tibetana, podría sostener que eran denisovanos, un grupo misterioso que eran parientes antiguos de los neandertales.

    Si bien es posible que nunca se conozcan sus identidades exactas, el panel de arte ofrece una prueba de ocupación de homínidos en la meseta tibetana.

    Igualmente difícil de resolver para los investigadores es esa eterna pregunta, que ninguna datación con uranio resolverá jamás: ¿qué constituye el arte?

    “Estos niños pequeños vieron este espacio y lo alteraron intencionalmente. Más allá de esto solo podemos especular”, declara Urban. "Podría ser una especie de actuación, una especie de espectáculo en vivo, como si alguien dijera, 'oye, mírame, he dejado mis huellas de manos sobre las huellas de mis pies'".

    En este contexto, el profesor Urban aboga por una definición más amplia de la noción de arte, incluso si provoca que algunos entendidos al respecto se ericen.

    “Diferentes campos tienen definiciones específicas de arte que priorizan varios criterios”, añade Urban. “Pero me gustaría trascender eso y decir que puede haber limitaciones impuestas por estas categorías estrictas, las cuales podrían inhibirnos de pensar de manera más amplia sobre el comportamiento creativo. Creo que podemos decir de modo sólido de que no estamos ante un comportamiento utilitario. Hay algo divertido, creativo, posiblemente simbólico en estas estampaciones que vemos. Esto nos lleva a la cuestión fundamental sobre lo que realmente significa el ser humano".

    La investigación fue apoyada por la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China, la Segunda Expedición Científica de la Meseta Tibetana y el Plan de Carrera Temprana del Consejo de Becas de Investigación de Hong Kong.

    Fuente: Cornell University | 14 de septiembre de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Descubren en el Tibet lo que podría ser el primer ejemplo de 'manifestación artística' en el mundo Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP