728x90 AdSpace

  • Actualidad

    viernes, 17 de septiembre de 2021

    El consumo de leche permitió las grandes migraciones de los pueblos esteparios durante la Edad del Bronce

    Caballos de la estepa euroasiática © A. Senokosov.

    Las migraciones de larga distancia de los pastores de la Edad del Bronce en la estepa euroasiática han captado un interés generalizado. Pero los arqueólogos han debatido intensamente los factores que están detrás de su notable difusión. Ahora, un nuevo estudio publicado en Nature proporciona pistas sobre un componente crítico del estilo de vida de los pastores que probablemente fue fundamental para su éxito: la leche.

    Desde las hordas Xiongnu hasta los mongoles, las poblaciones de pastores de la estepa euroasiática han sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación. Entre los primeros grupos de pastores en esta región se encontraban los Yamna, pastores de la Edad del Bronce que comenzaron a expandirse fuera de la estepa póntica-caspia hace más de 5000 años. Estas migraciones de la Edad del Bronce dieron como resultado un flujo de genes a través de vastas áreas, lo que finalmente unió a las poblaciones de pastores de Escandinavia con grupos que se expandieron hacia Siberia.

    Cómo y por qué estos pastores viajaron distancias tan extraordinarias durante la Edad del Bronce sigue siendo un misterio. Sin embargo, un nuevo estudio dirigido por investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania, ha revelado una pista fundamental y podría ser una sorpresa. Parece que las migraciones de la Edad del Bronce coincidieron con un cambio dietético simple pero importante: la adopción del consumo de leche.

    El cálculo dental extraído de los dientes de este individuo mostró evidencia de consumo de lácteos © Egor Kitov, Proyecto del Valle de Samara.

    Los investigadores se basaron en una fuente de información humilde pero extraordinaria del registro arqueológicos: observaron el sarro antiguo (cálculo dental) en los dientes de esqueletos antiguos conservados. Al extraer cuidadosamente estas muestras del cálculo acumulado y utilizar métodos moleculares avanzados para extraer y luego analizar las proteínas que aún se conservan dentro de este material resistente y protector, los investigadores pudieron identificar qué individuos antiguos probablemente bebían leche y cuáles no.

    Sus resultados les sorprendieron. "El patrón fue increíblemente fuerte", observa la especialista en paleoproteómica, la Dra. Shevan Wilkin (izquierda): "La mayoría de los individuos de la Edad del Cobre, anterior a la Edad del Bronce, que evaluamos (más del 90%) no mostraron absolutamente ninguna evidencia de consumo de productos lácteos. En contraste, un notable 94 % de las personas de la Edad del Bronce Temprano sí habían sido claramente bebedores de leche".

    Los investigadores se dieron cuenta de que habían descubierto un patrón significativo. Luego analizaron más a fondo los datos para examinar qué tipo de leche consumían los pastores. "Las diferencias entre los péptidos de la leche de diferentes especies son menores pero son críticas", explica la Dra. Wilkin. "Pueden permitirnos reconstruir de qué especie proviene la leche consumida". Si bien la mayoría de los péptidos de la leche apuntaban a especies como la vaca, la oveja y la cabra, lo que no fue sorprendente a la luz de los restos arqueológicos asociados, el cálculo de un par de individuos reveló una especie inesperada: el caballo.

    La Dra. Shevan Wilkin, analizando cálculos dentales en el laboratorio limpio del Instituto Max Planck para la ciencia de la historia humana © Shevan Wilkin.

    "La domesticación de caballos es un tema muy debatido en la arqueología euroasiática", señala la Dra. Wilkin. Un sitio donde se propuso el consumo de leche en Asia Central temprano fue el enclave de Botai, en Kazajstán, de 3500 años de antigüedad. Los investigadores analizaron el cálculo dental de un par de individuos de Botai, pero no encontraron evidencias de que bebieran leche. Esto encaja con la idea de que los caballos de Przewalskii, una de cuyas formas primitivas fueron excavadas en el lugar, no eran los antepasados ​​del caballo doméstico actual, como lo demuestra un estudio arqueogenético reciente. En cambio, la domesticación de los caballos —y el consumo de leche de caballo— probablemente comenzó a unos 1500 kilómetros al oeste en la estepa póntica del Caspio.

    "Nuestros resultados no harán felices a todos, pero son muy claros", dice la profesora Nicole Boivin (derecha), autora principal del estudio y directora del Departamento de Arqueología del MPI Science of Human History. "Vemos una transición importante hacia la industria lechera justo en el momento en que los pastores comenzaron a expandirse hacia el este". Es probable que los caballos domesticados también tuvieran un papel que desempeñar. "Las poblaciones de las estepas ya no usaban solo los animales para la carne, sino que explotaban sus propiedades adicionales, ordeñándolos y empleándolos en el transporte, por ejemplo", afirma la profesora Boivin.

    No obstante, queda por investigar qué ventajas concretas proporcionó la leche. Es probable que los nutrientes adicionales, las proteínas ricas y la fuente de fluidos en un ambiente altamente árido hubieran sido críticos para la supervivencia en la dura estepa abierta. "Lo que vemos aquí es una especie de revolución cultural", dice la Dra. Wilkin, "los pastores de la Edad del Bronce Temprano se dieron cuenta claramente de que el consumo de lácteos les ofrecía algunos beneficios fundamentales, y, una vez que lo asumieron, se hicieron posibles las grandes expansiones de estos grupos esteparios".

    Fuente: Instituto Max Planck | 15 de septiembre de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El consumo de leche permitió las grandes migraciones de los pueblos esteparios durante la Edad del Bronce Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP