728x90 AdSpace

  • Actualidad

    viernes, 13 de noviembre de 2015

    Arqueólogos hallan una cámara oculta en la cueva de Liang Bua (Indonesia), en la que pudo habitar el Homo floresiensis

    Cráneo de Homo floresiensis. Javier Trueba/MSF/Science Photo Library.

    Los humanos diminutos de Flores, apodados hobbits, tenían una cámara oculta que recientemente ha sido descubierta. Y las primeras señales apuntan a la tentadora posibilidad de que en la misma haya más huesos de Homo floresiensis.
    El Homo floresiensis se convirtió en una sensación mundial cuando se dio a conocer hace una década. Los frágiles restos hallados en una cueva de la isla de Flores, en Indonesia, revelaron la extraordinaria historia de una especie humana primitiva de pequeño tamaño, de alrededor de 1 metro de altura. Y lo que es más, la misma había vivido hasta tan recientemente como hace 18.000 años, mucho después de que otras especies humanas primitivas, incluyendo los neandertales, hubieran desaparecido.

    Foto: Henry Gee (izquierda) y Chris Stringer con los cráneos del homínido de Flores en su presentación en la revista 'Nature' en el año 2004.


    Sin embargo, la controversia se mantiene sobre si el hobbit es una especie separada, o simplemente es una población inusual de pequeños Homo sapiens, en la que al menos uno de los cuales tuvo algún tipo de enfermedad que le provocó un deterioro en el desarrollo del cerebro. Tal circunstancia, aducen determinados investigadores escépticos, explica por qué el único cráneo hobbit encontrado hasta la fecha tenía un cerebro del tamaño de un chimpancé.

    Entrada oculta


    El hallazgo de más huesos podría finalmente cerrar el debate, pero la búsqueda hasta el momento, en el abrigo rocoso de Liang Bua (arriba), donde fueron desenterrados los restos de los hobbits, han dibujado un espacio en blanco. Sin embargo, tal vez eso ha ocurrido porque se ha estado buscando en el lugar equivocado.
    Michael Gagan (derecha), de la Universidad Nacional de Australia, en Canberra, y sus colegas, visitaron la cueva en 2006, y en un rincón poco iluminado se tropezaron con la entrad hacia un pasadizo empinado hacia abajo. Tras bajar haciendo rápel encontraron una nueva cámara.
    El equipo ha excavado ahora las capas superiores de los sedimentos de la cueva de Liang Bawah, y han descubierto huesos de animales junto con herramientas de piedra que tienen pocos milenios o siglos de antigüedad, probablemente dejadas allí por seres humanos anatómicamente modernos.
    Pero, en lo más profundo, las capas de mayor antigüedad de la cámara podrían contener más restos del Homo floresiensis, según indican. "¿Quién sabe qué increíbles huesos antiguos podían estar allí enterrados?", dice Gagan.

    Foto: Localización de la cueva de Liang Bua y de la nueva cavidad denominada Liang Bawah, en la Isla de Flores


    Espécimen de Homo floresiensis (LB1) completo en exhibición. Wikipedia

    Un probable hogar

    El trabajo de investigación del equipo también indica que, durante una gran parte de los últimos 200.000 años, allí hubo en realidad una cómoda entrada frente a la nueva cámara hallada, justo al lado de la entrada principal al refugio de Liang Bua. Por tanto, podría haber sido un lugar de ocupación hobbit antes de que la entrada principal se bloqueara.

    Existe otra razón por la que la nueva cámara podría ser muy significativa. Dentro de Liang Bua, el sedimento -y las evidencias del hobbit- se remonta a tan sólo 100.000 años. El material anterior a esta datación aparentemente se ha erosionado. Dada la nueva cavidad, que está más abajo, podría haber un poco de ese sedimento.

    Si es así, podríamos comenzar a reconstruir los orígenes de los hobbits y llegar a una conclusión sobre si se trata de una especie separada; particularmente, si la nueva cavidad proporciona un segundo cráneo hobbit tan pequeño y extraño como el primero que se halló. "Hasta que no se haga tal descubrimiento, la gente debe ser muy cautelosa sobre el reconocimiento de una supuesta nueva especie", dice Robert Martin (izquierda) conservador de The Field Museum de Chicago.

    Gagan, que es especialista en climas tropicales antiguos, pero no en prehistoria humana, espera que ahora haya más excavaciones en la cueva.

    "Aquí está el nuevo trabajo de investigación, con la esperanza de que inspire a los arqueólogos para ir allí y echar un vistazo", dice Gagan.

    Fuente: News Scientist | 29 de octubre 2015 (Traducción de G.C.C.)
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Arqueólogos hallan una cámara oculta en la cueva de Liang Bua (Indonesia), en la que pudo habitar el Homo floresiensis Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP