728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 29 de noviembre de 2016

    Descubren las cuevas en las que se escondieron los rebeldes judíos de los romanos hace 2000 años

    Científicos israelíes han descubierto cientos de cuevas de piedra caliza en las que los judíos se escondieron cuando las tropas romanas llegaron marchando hace 2.000 años, durante la Gran Revuelta Judía (66-70 dC). El embellecimiento de los baños y los nichos de velas tallados en la roca demuestran que las cuevas se habían preparado para ser habitadas a largo plazo. En muchos de los refugios se encontraron cisternas de agua talladas en la roca, así como cántaros, fragmentos de cerámica, monedas y otros artefactos que datan del siglo I dC, dicen el Dr. Yinon Shivtiel del Colegio Académico Safed y Vladimir Boslove del Centro de Investigación Cueva de Israel. El trabajo fue financiado por la Fundación Safed Academic College Research Foundation. El historiador judío Josefo escribió extensamente sobre las guerras romano-judías. Algunos historiadores se han preguntado si no embelleció su papel en el levantamiento judío, glorificando sus propias acciones. Pero los descubrimientos de las cuevas en Galilea, que se hicieron durante un período de años, dan credibilidad a sus relatos.

    Cuando Josefo era nuestro


    Al menos cuando comenzó la Gran Revuelta Judía, la primera Guerra Judía, el hombre nacido como Yosef ben Matityahu (Tito Flavio Josefo) luchó junto a los judíos, comandando las fuerzas rebeldes judías en Galilea. Los rebeldes sin control y “desarmados” se enfrentaban al poder total del ejército romano, bajo Vespasiano y su hijo Tito.

    Proteger al pueblo de Galilea era una tarea casi imposible, ya que los soldados judíos que él mandaba estaban mal equipados y carecían de experiencia de combate. La estrategia defensiva de Josefo consistía en agregar muros y fortificar ciudades y cuevas en las cercanías: “Además, construyó muros alrededor de las cuevas cerca del lago Gennesar, cuyos lugares se encontraban en la Baja Galilea” (La Guerra de los Judíos, 572 – 576). Cinco de los seis asentamientos que el general judío aparentemente fortificó han sido identificados: Tiberias, Arbel, Akhbara, Merón y Caphareccho.
    “Durante mi investigación, quedó claro que los asentamientos mencionados en los escritos de Josefo estaban situados muy cerca de peñascos escarpados en los que había cuevas naturales”, dijo el profesor Yinon Shivtiel.

    Yinon Shivtiel dentro de una mikve en una cueva en la Galilea, donde los Judios buscaron refugio bajo el dominio romano. Crédito: Liora Ben Haim

    Una escalada peligrosa

    Gran parte de la Tierra de Israel hoy se encuentra en un fondo marino prehistórico, parte del fondo del Mar de Tethys. (Es por eso que los excursionistas en las colinas encuentran conchas marinas fósiles y similares, y también se han encontrado un par de plesiosaurios). La roca que comprende es en gran parte calcárea y suave. Por todo Israel, las cuevas fueron fácilmente talladas en la piedra sedimentaria calcárea por la naturaleza, y por el hombre. Basado en los escritos de Josefo, Shivtel se convenció de que los judíos se escondieron en cuevas naturales cuando huyeron de las fuerzas romanas que se acercaban a sus aldeas. Puede que esto haya sido un esfuerzo precario ya que, desde el fondo al menos, sólo se puede acceder a las cuevas bajando por rapel, o subiendo con cuerdas o altas escaleras. Cualquiera que buscara refugio en lugares difíciles de alcanzar tenía que estar desesperado, afirma.


    Akhbara, uno de los sitios donde los rebeldes judíos se escondieron hace 2.000 años de los soldados romanos que habían acudido a sofocar la gran revuelta judía. Yinon Shavtiel.

    O, un pasaje en el libro de Josefo, La guerra de los judíos, acerca de la astucia del rey Herodes, puede sugerir una forma alternativa de entrar en esas cuevas. Cientos de años antes, cuando el pueblo de Galilea se levantó en rebelión contra el rey déspota, Herodes contraatacó y los rebeldes se escondieron dentro de cuevas en el monte Arbel, situado en los peñascos extremadamente escarpados que se elevan sobre un valle muy profundo. Entonces Herodes construyó cofres de madera, que llenó de soldados. Las cajas fueron bajadas a las bocas de la cueva desde la cima de los peñascos. La mayoría de las personas que estaban en las cuevas pronto fueron asesinadas por los soldados de Herodes, que dispararon proyectiles ardientes en las cuevas. (Antigüedades, XIV, 413-430, La guerra de los judíos, I. 304-313). Shivtiel sospecha que esta podría ser la forma en que hombres y mujeres mayores, y niños, podrían haber llegado a las cuevas en la época de Josefo. Tal vez fue lo que inspiró a Josefo en primer lugar a esconder al pueblo en las cuevas naturales de Galilea.

    Lo cierto es que las cuevas comenzaron naturalmente pero estaban preparadas para una larga estancia. Se construyeron cisternas en el lecho rocoso para recoger el agua que se escurría por las paredes verticales. Se tallaron nichos en las paredes que todavía contienen restos de ceniza de las velas. También se encontraron monedas, cántaros y ollas. El yeso de arcilla, las monedas y la cerámica podrían datar todos del siglo I C.E. Al menos algunas de las cuevas eran enormes, de hasta cuatro pisos de altura y con túneles tallados en la roca que permitían el acceso a otras cuevas. Incluso se descubrieron balcones, que permitían a los habitantes de las cuevas estar alertas de los enemigos.

    Mirando hacia abajo, a la ciudad de Migdal, desde una de las cuevas del acantilado en el que los rebeldes judíos se escondieron. Yinon Shavtiel

    Otro descubrimiento notable fue seis baños rituales, uno encontrado en Akhbara y cinco en Arbela, que recibían al menos parte de su agua de estalactitas aún goteantes. Se tallaron canales en la rocosa pared externa para poder acumular el agua de la lluvia, y en la roca se cortaron escaleras que conducían a los baños. Preparar mikvehs va mucho más allá de lo esencialmente necesario para conservar la vida. Eso por sí solo, en opinión de Shivtiel, indica que en las cuevas se escondieron sacerdotes, parece que Cohanim (descendientes de Aarón) que vivían en Galilea antes de la revuelta. (Entonces, la limpieza o purificación en el baño ritual no era requisito para la comunidad judía en general, sino para los sacerdotes). En reconocimiento a la pureza de Dios, los sacerdotes y levitas estaban obligados, bajo pena de muerte, a lavarse las manos y los pies antes del sacrificio – Éxodo 30: 17-21).

    ¿Quién es este Josefo a fin de cuentas?
    Los documentos más importantes sobre la historia de la Gran Revuelta Judía son los libros de Josefo (izquierda), La Guerra de los Judíos y Antigüedades judías. Josefo nació en Jerusalén el año 37 d.C. y en los más de 2.000 años que han pasado desde entonces se ha convertido en una figura agudamente polémica, basada en la creencia de que abandonó a sus hermanos judíos y se unió a los romanos cuando la revuelta en 67 d.C. Además, algunos historiadores han acusado a Josefo de embellecer sus historias e inflar su importancia.

    Una de las dificultades para establecer su verosimilitud, según la crítica de Josefo, es que él es la única fuente sobre su actuación en la guerra judío-romana. Otra es que escribió después de los acontecimientos, con la presciencia de que la guerra terminaría en desastre para los judíos, culminando con la destrucción del templo en Jerusalén. Por un lado, qué historiador no ha escrito con retrospectiva. Por otra parte, cuando es verificable, Josefo parece haber sido una fuente extremadamente precisa en cuanto a las acciones militares en las que estuvo involucrado
    En cualquier caso, ni Josefo ni los judíos de Galilea pudieron soportar la máquina de guerra romana que rompió toda resistencia en Galilea. Los investigadores descubrieron docenas de cabezas de flecha romanas aplastadas que se habían disparado dentro las cuevas, algunas golpeando los peñascos y quedando incrustadas en la roca. Estos hallazgos ciertamente conectan las cuevas con la violencia judía romana. Sin embargo, Shivtel asume que la mayoría de los civiles que se refugiaron en las cuevas sobrevivieron. Galilea no podría haber tenido comunidades judías florecientes en el II y III siglo d.C., si la población hubiera sido aniquilada, señala.


    Fotos: Izquierda: Tunel oculto en una de las cuevas. Derecha: Punta de flecha hallada en las cuevas.

    La última batalla

    Josefo tuvo su última posición no en una cueva, sino en Jotapata. En la primavera de 67 d.C., un vasto ejército romano de 60 000 legionarios, equipado con máquinas de asedio, armas de ataque y 160 lanzadores (catapultas para lanzas, escorpión para flechas y balista para piedras), estaba listo para asaltar la fortaleza del peñasco en el Golán. Durante 49 días los defensores judíos resistieron, a pesar de ser regados con piedras, flechas y lanzas. Josefo, comandante de las fuerzas judías en Jotapata, describió la batalla como una de las más sangrientas de la revuelta. Cuando la fortaleza ya no pudo sostenerse, Josefo escapó con una docena de compañeros y se escondió en una cueva. Decidieron ayudarse mutuamente a suicidarse para no caer en manos enemigas, y echaron a suertes en qué orden debían morir. Josefo sin embargo, supuestamente, jugueteó con los boletos para ser el último, y, por lo tanto, se mantuvo vivo. Capturado por los romanos, fue encarcelado y encadenado, y sin duda habría sido condenado a muerte, excepto por su profecía aduladora que anunciaba que Vespasiano se convertiría en un gran emperador. El abnegado Vespasiano salvó al general judío. Cuando la profecía se cumplió, a su debido tiempo, Josefo fue puesto en libertad y colmado de regalos, que Josefo “recibió” (reconoció) adoptando el apellido del emperador, Flavio. Y es por eso que se le conoce como Josefo Flavio hasta este mismo día.

    Fuentes: cciu.org.uy | Haaretz | 29 de noviembre de 2016
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Descubren las cuevas en las que se escondieron los rebeldes judíos de los romanos hace 2000 años Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP