728x90 AdSpace

Historia y Arqueología Televisión

  • Actualidad

    miércoles, 5 de abril de 2017

    La misteriosa muerte de una muchacha hace 13.000 años da las claves del México prehistórico

    Fotografía cedida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que muestra el cráneo de una joven de 15 a 16 años bautizada "Naia", en una cueva inundada de la Península de Yucatán, Quintana Roo (México). Científicos y buzos de México y Estados Unidos descubrieron los restos humanos más antiguos de América, una joven de 15 a 16 años a la que han llamado "Naia", en una cueva inundada de la Península de Yucatán, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). EFE/ROBERTO CHÁVEZ ARCE SAS/INAH/

    Casi 13.000 años después de haber perdido la vida al caerse en un pozo, una muchacha que poco antes había dado a luz cuenta la historia de una ardua existencia en el México prehistórico, según la arqueóloga Pilar Luna Erreguerena.

    Naia, como fue bautizada la joven en alusión a las náyades -ninfas acuáticas de la mitología griega- por haber sido encontrada en una cueva inundada, se hizo célebre en 2014 como el esqueleto humano más antiguo, completo y genéticamente intacto hallado en el continente americano.

    Al cabo de años de estudios científicos en México, EEUU y Canadá se determinó que Naia, descubierta en 2007 en un sitio bautizado como Hoyo Negro en Tulum (Quintana Roo), era una adolescente de 15 o 16 años que vivió hace entre 12.000 y 13.000 años.

    Pero más significativamente, análisis de ADN mitocondrial la sitúan como el eslabón que vincula a los más antiguos pobladores de América con los grupos indígenas contemporáneos del continente.

    Esos estudios se efectuaron a partir de muestras o fotografías tomadas en la caverna subacuática, pero la intromisión de personas ajenas a la investigación persuadió a los científicos de retirar cuidadosamente los frágiles restos, lo que a su vez les brindó acceso directo a las mismas.

    Una época de carencia extrema

    Los nuevos análisis revelan que Naia medía 152 centímetros y pesaba un máximo de 50,4 kilos, en condiciones óptimas.

    Óptimo, sin embargo, no es el concepto que viene a la mente al considerar que el estudio de sus dientes y huesos largos demostró que a menudo pasaba épocas de carencia extrema.

    Luna, titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia y directora del proyecto Hoyo Negro, explicó a Efe que Naia tiene en sus huesos varias líneas de Harris, que “se marcan cuando hay periodos de hambruna”.

    “Sufrió escasez de comida en varias ocasiones a lo largo de su larga o corta vida, como se quiera ver, porque aunque para nosotros es una joven para esos tiempos Naia realmente estaba en la mitad de su vida”, refirió.

    También tenía gingivitis, inferida por la pérdida de algunos dientes, y anomalías en el crecimiento de las raíces dentales, lo que refuerza los indicios de una nutrición deficiente.

    Asimismo, tenía una fractura del radio izquierdo “que sufrió en vida y que sanó” antes de morir, lo que ocurrió al caer en el pozo presuntamente mientras buscaba agua, indicó Luna, pionera en arqueología subacuática.

    Uno de los hallazgos más reveladores deriva de múltiples evidencias, incluyendo el interior de su hueso púbico, que sugieren que la joven muy probablemente dio a luz meses antes de fallecer.

    “Es la hipótesis que se plantea con una inspección muy meticulosa con rayos X y de manera directa de los huesos. No podemos decir que es rotunda la afirmación, pero sí se acerca más a que sea ya no solo una hipótesis lejana sino una posibilidad cercana”, expuso.

    Por otro lado, los estudios indican, según Luna, que Naia caminaba grandes distancias pero no trabajaba demasiado con la parte superior del cuerpo, dadas las marcadas zonas de inserción muscular de los huesos de las piernas así como la tersura y extrema delgadez de los pertenecientes a los brazos.

    “Los expertos notan ciertas huellas que van dejando las actividades que los seres humanos realizamos y que quedan en los huesos, donde van las inserciones musculares. Por ahí se plantea esto de su mucho caminar pero de su no mucho cargar”, abundó.

    La especialista, quien recibió en 2016 el Premio al Mérito de la Sociedad para la Arqueología Histórica y el Consejo Asesor de Arqueología Subacuática de EEUU, reveló igualmente que por la dentadura de Naia “se ha determinado que fundamentalmente se nutría de semillas, de frutos, no así de productos del mar”, pese a que Hoyo Negro está a escasos 20 kilómetros del Caribe.

    A decir de los científicos, estos hallazgos proponen que la vida de los pobladores ancestrales de América, o al menos de algunos de los grupos que llegaron desde Asia por el hoy desaparecido puente terrestre de Beringia, no fue idílica por encontrarse en una tierra nueva y abundante, sino al contrario; fue sumamente difícil y llena de carencias. “Era una vida muy dura”, aseveró Luna.

    Finalmente, sostuvo que la posibilidad de estudiar con detenimiento los restos de la joven madre abre nuevas ventanas al conocimiento de la América y el México antiguos. “El hecho de poder trabajar directamente sobre los huesos nos permite avanzar en el conocimiento, en las propuestas que podemos ir planteando con cierto grado de seguridad”, puntualizó. Efefuturo
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La misteriosa muerte de una muchacha hace 13.000 años da las claves del México prehistórico Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP