728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 9 de enero de 2018

    La Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo

    Es una catedral de estilo gótico que se encuentra en la ciudad de Oviedo, Principado de Asturias, España. Es conocida también como Sancta Ovetensis, refiriéndose a la calidad y cantidad de las reliquias que contiene. Comenzó a edificarse a finales del siglo XIII por la sala capitular y el claustro, y su construcción se prolongó durante tres siglos hasta el remate de la torre a mediados del siglo XVI. Posteriormente se añadiría una girola en el siglo XVII. La iglesia está emplazada en el lugar del anterior conjunto catedralicio prerrománico del siglo IX.

           El rey asturiano Fruela I, fue hijo del rey Alfonso I el Católico mandó construir una basílica consagrada a San Salvador hacia el año 765  y su hijo Alfonso II el Casto la reedificaría después del ataque musulmán perpetrado por Abd el Melik en el año 794 y 795. Este rey convirtió Oviedo en capital del naciente. Esta nueva basílica románica cumpliría su función hasta los años 1382-1388 que es cuando se decide erigir la actual catedral gótica a instancias del obispo Gutiérrez de Toledo. La Basílica de San Salvador fue consagrada el 13 de octubre de 821. Era un edificio de tres naves con cabecera triple rectangular y cubierta de madera, según el modelo de la Iglesia de Santullano. Es una Iglesia prerrománica de principios del siglo IX.

          Sus dimensiones eran, aproximadamente, de 40 metros de longitud, 20 de ancho y 25 de altura máxima. La Catedral se comenzó a construir por la Capilla Mayor.
           Iniciada la obra en el año 1382 (siglo XIV), bajo el mandato del obispo Gutiérrez de Toledo. Obispo de Oviedo y conde de Noreña. Es elegido primer arquitecto Juan de Badajoz el Viejo no será hasta mediados del siglo XV cuando se edifican la mayoría de los elementos arquitectónicos, como son el crucero, las naves y las capillas laterales. El pórtico y la torre corresponden al siglo XVI en un gótico-hispano flamenco. En este pórtico central encontramos en el centro, el relieve en piedra de la Transfiguración del Señor, a su lado unos bajorrelieves que representan a Fruela I y a Alfonso II el Casto. Se construye un pórtico de poca altura con tres arcos y tres puertas que dan acceso a cada una de las naves.

          Las tres puertas se corresponden con las tres naves de la Catedral. Las puertas son de madera de nogal realizadas en el siglo XVIII.  Las dos puertas centrales están dedicadas a San Salvador y a Santa Eulalia de Mérida, ambos patrones de la Catedral y del Principado de Asturias. A la Catedral se accede por la puerta situada a la izquierda.
                                  
    EL INTERIOR DE LA CATEDRAL

          El templo, es de planta de cruz latina  formada por tres naves. El templo resulta imponente por la proporción de su nave mayor 20 metros de altura por 67 metros de largo y 10 metros de ancho. Sobre el triforio aparece el claristorio que guarnece bellas vidrieras de las que las más antiguas se contrataron en 1508 con el maestro burgalés Santillana, si bien consta la presencia en 1526 de un maestro flamenco llamado Alberto. El resto de las vidrieras son modernas. 

    LA NAVE DERECHA O NAVE DE LA EPÍSTOLA

    Capilla de Santa Bárbara

          También ha recibido el nombre de San Miguel, fundada por el obispo Bernardo Caballero de Paredes (1661) para alojar sus restos. De estilo barroco, destaca el retablo obra de Luis Fernández de la Vega. La imagen de Santa Bárbara es de comienzos del siglo XVII y su autor fue Antonio Borja.

    Capilla de San Martín de Tours

          Del siglo XVII, el retablo es obra de Luis Fernández de la Vega, con una imagen del santo en el centro.

    Capilla de San Roque o de la Natividad

          Fundada a comienzos del siglo XVI por el abad D. Fernando de Llanes. Retablo presidido por la figura de San Roque realizada en el 1658 por José Bernardo de la Meana. En esta capilla está además el sepulcro de Fernando de Llanes, abad de Teverga y patrocinador de la capilla.

    Capilla de San Antonio

          Obra gótica, alberga tres enterramientos y un retablo de José Bernardo de la Meana, fechado a mediados del siglo XVIII, en estilo barroco.

    LA CÁMARA SANTA

          Es una capilla palatina que se encuentra adosada a la Torre de San Miguel, resto del Palacio de Fruela y que hoy en día se encuentra integrada en la catedral de estilo gótico de Oviedo. Fue construida por Alfonso II a comienzos del siglo IX  está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y alberga las joyas más preciadas de la catedral. Está formada por dos naves: el piso inferior recibe el nombre de cripta de Santa Leocadia y el piso superior el de capilla de San Miguel.

          Es aquí donde se guardan las reliquias del Principado de Asturias. El contenido, hizo que este lugar fuera durante siglos uno de los lugares de paso más visitados, de todos aquellos que peregrinaban camino de Santiago. La Cámara Santa es uno de los restos que quedan de la antigua capilla del Palacio del rey Alfonso II. Fue remodelada en el siglo XII.

          La cripta de Santa Leocadia. Fue una santa de culto en la España visigoda y cuyos restos reposan en este lugar. Se trata de una nave estrecha, rectangular, cubierta con bóveda de cañón de arranque. A la capilla de San Miguel o de las Reliquias, se accede por el brazo derecho del crucero y a ella se llega por una escalera de tres tramos doce escalones en una travesía que permite contemplar el Santo Sudario (es el pañuelo que cubría el rostro de Jesús muerto camino del sepulcro).En esta capilla se guardan las reliquias sagradas.

    LA CRUZ DE LOS ÁNGELES

          En el año 808  fue donada a la catedral ovetense por Alfonso II el Casto, rey de Asturias. Chapada en oro, con cabujones y pedrería en cuyo reverso lleva un camafeo romano. Su interior es de madera de cedro y fue encargada por el propio Alfonso II el Casto. Tiene forma de cruz griega, y está compuesta de piedras preciosas que se incrustan en las láminas de oro que ocultan la madera que le sirve de base. Dice una leyenda que fue construida de forma milagrosa por dos jóvenes extranjeros a los que se atribuyó la condición de ángeles enviados por el Señor. Esta cruz se representa en el escudo de la Catedral, la diócesis y la ciudad de Oviedo.

    LA CRUZ DE LA VICTORIA

          Alfonso III el Magno, rey de Asturias, la donó a la Catedral de San Salvador de Oviedo en el año 908. Se trata de una cruz con forma latina, con rica pedrería que se reparte en varias bandas, en la que se entremezclan perlas rodeadas de hojas de almandina. En el centro, gemas e hilos de oro componen un rosetón con águilas, peces y plantas. Su interior es de roble toscamente tallado. Desde finales del siglo XVIII y a propuesta de Jovellanos se convirtió en el escudo del Principado. Según la tradición es la cruz que enarboló Pelayo en Covadonga y que Alfonso III hizo recubrir de piedras preciosas en el año 908.

    LA CAJA DE ÁGATAS

          Fue donada a la Catedral de San Salvador de Oviedo, en el año 910, por el infante Fruela de Asturias, hijo de Alfonso III el Magno. Se trata de una caja de madera chapada en plata con ónice, esmaltes en azul y rojo, piedras preciosas y esmaltes de metal, representaciones abstractas que evocan un lujo bárbaro que enlaza con la tradición visigoda aún más directamente que la arquitectura. Ahora está vacío pero durante siglos contuvo numerosas reliquias.

    EL ARCA SANTA O DE LAS RELIQUIAS

          Cofre en madera de cedro recubierto con placas de plata trabajadas, con inscripciones de tradición musulmana. Según narra un monje de Silos anónimo, esta enorme caja de madera de cedro ensamblada, procede de Jerusalén, donde se guardaban reliquias de Jesús y la Virgen María. Ante el avance persa del año 612, el arca fue llevada a Alejandría y de aquí pasaría a la península ante el avance musulmán por el norte de África en los siglos VII y VIII. El arca fue llevada a Toledo, capital goda y nuevamente trasladada a Asturias (hacia el 812 o 842) ante la invasión árabe de Hispania y protegerla en un lugar seguro.

          Quedó depositada en la Cámara Santa que Alfonso II mandó construir para albergarla, y que sería la capilla de su palacio. En el año 1075 el rey Alfonso VI hizo un inventario del contenido del arca y ordenó se recubriera de plata ornamentada con relieves e inscripciones (1113).En su interior, tal y como reza la inscripción, se guardan un fragmento del madero de la Santa Cruz, un trozo del vestido de nuestro Señor, un pedazo de pan de la última cena, una sandalia de San Pedro y el Santo Sudario, sin duda la reliquia principal. Es un lienzo blanco de lino, sucio y arrugado, con textura tafetán manchado, con forma casi rectangular, con unas dimensiones de 83 x 53 centímetros.
          Tiene manchas de diversos tonos fundamentalmente de color marrón claro. Protegido por un marco de plata del que salen dos asas, formaba parte de la Sábana Santa que cubrió el rostro de Jesucristo durante el camino al sepulcro.
          Y además El Cristo de Nicodemo siglo XII obra en marfil, un díptico románico del siglo XII, y el Libro de los Testamentos hacia 1125. Otras reliquias dignas de resaltar aparte de las citadas son algunas espinas de la corona y un fragmento de la cruz de Cristo.

    CLAUSTRO



          Situado en uno de los brazos del crucero. Tiene unas dimensiones de 27 x 32 metros, tiene por tanto forma rectangular, y se distribuye en dos lados de cuatro arcos y en los otros dos restantes tres arcos. Se levanta en parte sobre el antiguo claustro románico, del que las excavaciones han recuperado elementos arquitectónicos y escultóricos del siglo XII. El actual gótico, fue construido entre el año 1300 y el año 1441. A comienzos del siglo XVIII el arquitecto Francisco de la Riva Ladrón de Guevara incorporó al claustro un segundo piso con balcones y molduración propia de la época renacentista.

          El claustro dispone de catorce ventanales con bella tracería en sus tímpanos y 167 capiteles ricamente decorados. Hay que destacar que todo el claustro estaba policromado. En la crujía Oeste destacamos el sepulcro de Frigión de Cifuentes. En la crujía Norte destacamos una lápida del obispo Pelayo, fallecido en 1153.

          En la crujía Este destacamos la Puerta barroca del archivo obra de José Bernardo de la Meana, maestro mayor de la catedral de Oviedo durante la segunda mitad del siglo XVII. En la crujía Sur destacamos el sepulcro del deán Pedro Gay del siglo XIV, es el más sobresaliente de los monumentos fúnebres conservados en el claustro. El deán figura en posición yacente. La tapa actual que lo cubre es de fecha posterior y fue esculpida por el cantero Pedro de León con las armas de la casa de Valdés. En el claustro se ha instalado el Museo Diocesano. Una curiosa lápida, que sólo se puede visitar desde el claustro, felicita al príncipe Wimarano, hermano del padre de Alfonso II, por construir un edificio para los marineros.

    LA SALA CAPITULAR

          Al claustro se abre la sala capitular, que es la parte más antigua de la Catedral gótica, ya que iniciada en 1293, se terminó en 1314, Situada junto a la galería oeste del claustro, es de planta cuadrada, cubierta con una bóveda sobre trompas, cuyos nervios confluyen en una clave central. Ha sido siempre lugar de reunión del Cabildo y de las Juntas del Principado. En esta sala se declararon en 1808 la guerra a Napoleón Bonaparte.

    NAVE IZQUIERDA O NAVE DEL EVANGELIO

    HORNACINA DE LA HIDRIA

          Situada en la cara interna del muro norte del crucero. Es del siglo XV. Según la tradición la hornacina contiene una de las seis tinajas de las Bodas de Caná. Admite 100 litros. Se expone al público cada 21 de septiembre, festividad de San Mateo y se puede beber del agua previamente bendecida. Se encuentra guardada detrás de una puerta.

    LA IMAGEN DEL SALVADOR

          Es una escultura del siglo XIII que está adosada al pilar del arco sur del crucero en la girola. Era la meta principal para los peregrinos. A sus pies rezó el papa Juan Pablo II en 1989. Se cree que esta imagen estaría en el ábside de la antigua basílica románica de Alfonso II como titular de la misma. En esta imagen se ve la leyenda que dice: "Quien va a Santiago y no a San Salvador, visita al criado y deja al Señor".

    CAPILLA MAYOR

          El ábside de forma poligonal y en estilo gótico tiene dos líneas de vidrieras. Actualmente sólo podemos ver la línea superior de vidrieras, ya que la inferior fue tapada al colocarse el retablo mayor en el siglo XVI. La girola es una ampliación del siglo XVII y se compone de cinco capillas radiales. Fue por esta capilla mayor o ábside por donde se comenzó en 1388 la construcción de la nueva Catedral.

          A la izquierda, encontramos el sepulcro de Juan Arias del Villar, obispo de la diócesis de Oviedo entre 1487 y 1498, con una escultura orante, actualmente se encuentra vacio ya que sus restos fueron trasladados a la Catedral de Segovia. El gran Retablo Mayor dedicado al Salvador. Fue encargado por el obispo  Valeriano de Villaquirán. Es de madera dorada con altorrelieves policromados, en cuya pintura debió de intervenir León Picardo, sin olvidar el nombre de Alonso Berruguete, que también aparece en la documentación referente al retablo, el cual fue finalmente terminado por Juan de Balmaseda y Miguel Bingeles.

    Capilla de Covadonga

          Situada en la girola. Presenta el sepulcro del obispo Gutiérrez de Toledo en una de las tribunas laterales, y bajo el altar, los restos de San Melchor de Quirós. Sufrió graves daños en la revolución de Octubre de 1934 entre ellas la pérdida de un retablo del año 1673 obra de Luis Fernández de la Vega.

    SACRISTÍA



          Situada donde se inicia la girola abierta por detrás de la capilla mayor, en el siglo XVII (1626). Tiene planta de cruz latina con un bonito cimborrio en cuya bóveda hay un fresco de la Asunción, del pintor Francisco Bustamante. La fábrica fue realizada según parece, bajo la dirección del asturiano maestro Meana.

    RETABLO DE SANTA TERESA

          De paso hacia el crucero sur se encuentra el retablo de Santa Teresa, debido al asturiano Toribio de Nava siglo XVII. Se trata de un retablo de estilo barroco.

    Capilla del rey Casto

          Situada en el crucero donde comienza la nave de la epístola. Reedificada en el año 1705 por el obispo Tomás Reluz, sobre una anterior mandada construir por Alfonso II el Casto siglo IX y que estuvo dedicada a la advocación de la Santísima Virgen. Las obras fueron realizadas por el arquitecto Bernardo de Haces y por Luis de Arce. En la capilla mayor protegida por una reja de hierro forjado, construida en el año 1714, puede verse, en el centro del retablo una imagen de la Santísima Virgen que el Rey Casto llamó Santa María, pero que también se conoció como la Virgen de las Batallas.

          En el centro de la capilla hay un sarcófago paleocristiano, el cuerpo de un tal Ithacio que se cree fue un niño. Junto al altar del Santo Cristo de Muñoz, situado a la izquierda de la capilla mayor, estuvieron después de su traslado desde Tonkin del Sureste Asiático en el año 1889, los restos del mártir asturiano Melchor García Sampedro, canonizado con el nombre de San Melchor de Quirós el 19 de junio de 1988. Hoy se encuentran en la girola de la capilla de Nuestra Señora de Covadonga.

    EL PANTEÓN DE LOS REYES ASTURIANOS Ó PANTEÓN REAL

          Junto a la puerta de ingreso y aislado del resto de la capilla por una reja de 1713, donde hay una lápida que recuerda los nombres de los reyes aquí enterrados y algunas reinas como Urraca y Geloria. Sobre las pechinas de los arcos torales hay bustos de varios reyes asturianos (Alfonso II, Ramiro I, Ordoño I y Alfonso III). El actual panteón fue levantado sobre otro que Alfonso II había mandado construir. Este primitivo panteón estaba enfrente, poco más o menos del actual, en el centro de la nave. Estaba techado de madera. Las sepulturas de los Reyes estaban en el suelo, como de dos pies de alto, tan juntas unas de otras (que no se puede andar sin pisarlas). Sólo se conserva de él, un sarcófago de alabastro de época romano-cristiana en el que se cree que fueron trasladados desde Zamora a Oviedo los restos de Alfonso III y de su esposa Dña. Ximena.

    Capilla de Nuestra Señora de Belén o de Santa Catalina.

          Situada en el lado del evangelio. De traza gótica, tuvo un primitivo retablo referido al nacimiento del Salvador del asturiano contemporáneo Joaquín Rubi Camín.

    Capilla de los Vigiles o de la Anunciación.

          Situada en el lado del evangelio. Se trata de una capilla del siglo XVII. Tiene una hermosa reja del siglo XVII. De esta capilla sobresalen el retablo y la escultura orante del obispo fundador Juan Vigil de Quiñones obispo de Segovia, realizados ambos por el escultor Luis Fernández de la Vega.

    Capilla de Santa Eulalia de Mérida

          Situada en el lado del evangelio, es patrona de la diócesis. Se trata de una capilla barroca, construida sobre planta de cruz griega con una gran cúpula plagada de elementos decorativos barrocos. Obra de Domingo Suarez de la Puente, con las reliquias (huesos) de Santa Eulalia de Mérida, en una urna de plata de estilo morisco del siglo XI, regalo del rey Alfonso VI. La capilla es obra de los avilesinos Menéndez Camino padre e hijo. Además en esta capilla hay enterrados varios obispos entre ellos el de su fundador, García Pedrejón. En la Catedral de Oviedo es que contó con un magnifico coro, órganos y trascoro en el centro de la nave mayor, cuyo conjunto fue eliminado a principios del siglo XX.

    LA TORRE

          Tienen estilos góticos y renacentistas, obra de Rodrigo Gil de Hontañón sobre planos de Juan de Badajoz. Iniciada en el 1508 y terminada en el año 1587 (siglo XVI). Se trata de una torre de cinco cuerpos, falta su gemela que no llegó nunca a construirse por falta de presupuesto. Tiene una altura de 80 metros desde el suelo al pararrayos y su construcción duró cerca de cincuenta años. La torre se terminó bajo el obispado de Cristóbal Rojas y Sandoval, personaje que tiene su escudo de armas en el último piso. En el segundo piso de la torre encontramos un reloj. La campana de la torre de Oviedo recibe el nombre de Wamba y fue fundida en el año 1219. Tiene 1,22 metros en la base, forma cónica y es la única campana que se conserva de la antigua basílica. La Wamba suena desde el siglo XIII en Oviedo. Es la campana más antigua de España en uso. Su tañido se oye en Oviedo desde antes de que la Catedral gótica estuviese en pie.

    Autor: ©. Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor
    Todos los derechos reservados.
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    1 comentarios:

    Item Reviewed: La Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP