728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 3 de julio de 2018

    Descubren los restos de un sacrificio humano en una tumba de Mesopotamia

    Una tumba en Mesopotamia con ocho sacrificios humanos en la entrada - BA SUR HÖYÜK RESEARCH PROJECT

    En la antigua Mesopotamia, hace unos 5.000 años, enterraron a dos niños de 12 años, un chico y una chica. Sus cuerpos han aparecido recientemente rodeados por más de un centenar de puntas de lanza de bronce y lo que parecen ser ocho sacrificios humanos, según informa la revista Live Science.

    Los dos niños y los ocho hombres sacrificados fueron enterrados en un mismo funeral con textiles, cuentas y cerámica. Durante la ceremonia recibieron una cantidad sin precedentes de objetos funerarios que demuestra su alta posición social en vida. «Desafortunadamente, la preservación no fue buena dentro de la cámara, por lo que no tenemos ninguna evidencia de que los dos jóvenes fueran sacrificados, pero al recibir un entierro tan elaborado seguramente tuvieron un importante estatus social», comenta Brenna Hassett (izquierda).

    Los ocho cuerpos se encontraron fuera de la tumba, ubicada al sureste de Turquía, en Basur Höyük. El equipo de investigadores, además, determinó la edad de seis de las víctimas, comprendidas entre los 11 y los 20 años. También se localizó el cuerpo de un adulto, que tras varios análisis se puede suponer que provenía de un entierro anterior y se mezcló con los dos jóvenes.

    Esta misteriosa tumba fue descubierta en 2014. Los dos investigadores que dirigen el estudio, Brenna Hassett (arqueóloga del Museo de Historia Natural de Londres) y Haluk Sağlamtimur (profesor de arqueología en la Universidad Ege en Izmir, Turquía), están bastante seguros de que las ocho personas fueron sacrificadas.

    Puntas de lanza de bronce - BA SUR HÖYÜK RESEARCH PROJECT

    Hasset dice: "El ejemplo más conocido de sacrificio humano en esta área fue el descubrimiento monumental del Cementerio Real de Ur, donde cientos de entierros fueron identificados como sacrificios. Este hallazgo mueve la investigación 500 años antes y más de 500 millas al norte".
    «Aunque solo tenemos evidencia de un trauma en dos de los esqueletos, es importante recordar que la muerte violenta no siempre deja marca», explica Hassett. «Como un sombrío ejemplo, las heridas de arma blanca normalmente apuntan a las partes blandas el cuerpo, que no se conservan», aduce.

    En particular, uno de los hombres jóven parece haber sufrido un final violento, tal vez con una punta afilada, con traumas en la cadera y el cráneo. Las heridas en la cabeza son similares a las reconstrucciones de trauma craneal visto en los entierros de sacrificios del Cementerio Real de Ur.

    El cráneo de un hombre jóven muestra evidencia de que un instrumento puntiagudo le infligió heridas, matando al individuo. Tendría entre 16 y 20 años en el momento de la muerte. Crédito: Fotografía de Zuhal Özel.

    La arqueóloga afirma que «Es poco probable que estos niños y jóvenes murieran en una masacre o conflicto. Por el cuidado y posicionamiento de los cuerpos fuera de la cámara principal, parece que las ocho víctimas habrían sido sacrificios de retención», este término se refiere a personas que fueron sacrificadas para que puedan servir y acompañar a otros en una vida futura.
    Los sacrificios humanos también se produjeron en otros sitios de Mesopotamia. «Lo que presenciamos en Basur Höyök es parte de un fenómeno que podemos observar en sociedades de otras partes del mundo, donde el poder se consolida en una jerarquía formalmente estructurada, lo que los arqueólogos llamarían "estados tempranos"», dice Hassett.
    «Tal vez, estamos viendo una demostración de poder de una sociedad cada vez más jerárquica, con el poder de disponer de grandes riquezas, incluso de personas. Es un rompecabezas fascinante que con suerte podrá aportarnos más información sobre cómo las sociedades humanas se forman y cambian».

    El sitio de excavación en Turquía. Imagen: Proyecto de investigación Başur Höyük.

    En la región más septentrional, en los valles del alto río Tigris, la evidencia de Başur Höyük muestra que las personas estaban desarrollando nuevas formas de demostrar su poder. Esto varió desde exhibiciones escandalosas de riqueza como el depósito de una fortuna en artículos de bronce en un entierro, hasta este último depósito de vidas humanas sacrificadas.

    Başur Höyük se encuentra en una importante encrucijada entre culturas metalúrgicas y la región conocida como Mesopotamia, a menudo considerada como la cuna de la civilización occidental, habitada por el Iraq moderno, así como por partes de Turquía, Irán, Siria y Kuwait.

    Varias personas también habían sido sepultadas fuera de la tumba y yacían rodeadas de adornos elaborados y ajuares. Imagen: Proyecto de investigación Başur Höyük.

    Hasset concluye: "Este descubrimiento emocionante cambiará la forma en que vemos el desarrollo de los primeros estados del mundo".
    Además, las excavaciones han revelado una nueva serie de entierros misteriosos en el lugar, incluido un foso de muertes masivas que contiene al menos cincuenta individuos enterrados simultáneamente.
    El siguiente paso que plantea esta investigación es realizar un análisis de isótopos estables de los esqueletos que podrá proporcionar información sobre el lugar de nacimiento y la dieta de las personas fallecidas, además de estudios de ADN .

    Fuentes: abc.es | Natural History Museum | 3 de julio de 2018
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Descubren los restos de un sacrificio humano en una tumba de Mesopotamia Rating: 5 Reviewed By: El Diario de Aníbal
    TOP