728x90 AdSpace

  • Actualidad

    lunes, 25 de febrero de 2019

    La caza de primates permitió a los humanos colonizar la selva tropical del sur de Asia

    El langur gris empenachado (S. priam), una de las especies de monos objetivo de los humanos primitivos que se asentaron en la cueva Fa Hien, en Sri Lanka. © O. Wedage.

    Nuevas evidencias del sitio arqueológico más antiguo de Sri Lanka sugieren que los primeros humanos usaban técnicas sofisticadas para cazar monos y ardillas, según un estudio publicado el martes 19 de febrero en la revista Nature Communications.

    En la cueva de Fa-Hien Lena se encontraron restos de una mujer adulta joven, un niño de entre 5 y 6 años y al menos dos bebés. Se estima que vivieron entre 5.000 y 6.000 años atrás. Los juegos de herramientas óseas ayudaron a los investigadores a determinar que los primeros seres humanos vivían en la cueva desde hace 30.000 años. El otro factor intrigante es que la cueva se abre sobre la selva tropical.

    Cueva de Fa-Hien Lena, en Sri Lanka.

    Los investigadores sabían que el Homo sapiens podía adaptarse al migrar a través y fuera de África. En las sabanas abiertas y en las zonas costeras, podían cazar, matar y comer animales de caza de tamaño mediano a grande. Pero los bosques tropicales se consideraban una barrera para la migración humana, ya que no incluían el tipo de animales que estaban cazando.


    Mapa de Sri Lanka, que muestra la ubicación de Fa-Hien Lena y las zonas de vegetación del país.

    Los bosques lluviosos protegían a los animales más pequeños, y su caza implicaría un comportamiento más complejo y sofisticado que el que se había identificado entre estas personas, según los investigadores del nuevo estudio. También eran una fuente más pequeña de proteínas que los animales de caza mayor, por lo que el complejo esfuerzo requerido para cazarlos habría producido una producción más pequeña y requeriría más caza.
    Pero el descubrimiento de huesos pertenecientes a monos y ardillas en la cueva de Fa-Hien Lena, incluyendo marcas de corte y quemaduras, está cambiando la percepción de que los primeros humanos evitaban los bosques tropicales y la caza menor. También se encontraron sofisticadas herramientas de hueso y piedra. Los restos datan de hace 45.000 años y muestran un patrón sostenido que dura hasta hace unos 4.000 años.

    Aunque se encontraron huesos de otros animales, los huesos de mono y ardilla representan más del 70% de los restos. Estas especies habrían sido vulnerables a la explotación y la caza excesiva, dijeron los investigadores, y los primeros humanos eran sostenibles en sus métodos para preservar las poblaciones de su caza preferida. Esto significa que los primeros humanos conocían los ciclos de vida de los animales y dónde vivían.

    Ejemplo de herramientas fabricadas con huesos de mono y dientes recuperados de las capas del Pleistoceno tardío de la cueva Fa-Hien, Sri Lanka. © N. Amano.

    EL HOMO SAPIENS ERA UN CAZADOR HÁBIL

    Los monos adultos de la edad primitiva fueron atacados deliberadamente. El hecho de que tanto la especie de ardilla como la de mono que se cazaban eran principalmente arbóreas, los primeros métodos de caza de los humanos pueden haber incluido proyectiles, tales como dardos y cerbatanas. Los puntos óseos encontrados en el sitio habrían sido ideales para este tipo de caza, y algunos de los puntos rotos se utilizaron repetidamente.

    Dada la abundancia de restos en la cueva, los investigadores concluyeron que los monos y las ardillas eran llevados de vuelta y procesados. Luego, los propios huesos eran puestos en uso y afilados como herramientas. Los investigadores encontraron 36 huesos convertidos en herramientas, lo que indica la preferencia de los cazadores por ellos. Se supone que los huesos de los monos se usaban para cazar otros monos.
    "Este 'menú de monos' no fue un caso aislado, y el uso de estos recursos difíciles de capturar es un ejemplo más de la flexibilidad conductual y tecnológica del Homo sapiens", dijo Michael Petraglia (izquierda), autor principal del estudio y profesor del Departamento de Arqueología del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en una declaración.
    Toda esta evidencia muestra que los primeros seres humanos que emigraron de África fueron capaces de adaptarse a los ambientes y a las fluctuaciones climáticas, desde los desiertos hasta las selvas tropicales. Y el registro de caza sostenida de estos primates es el más antiguo y largo, señalaron los investigadores. Antes, se pensaba que la caza menor se limitaba a tiempos de crisis climática, especialmente hace unos 20.000 años, durante la última Edad de Hielo.

    "Tenemos pruebas, de investigaciones anteriores, de que la gente vivía en los bosques tropicales, pero no sabíamos exactamente cómo utilizaban los recursos forestales", dice Noel Amano (derecha), autor del estudio y estudiante postdoctoral del Departamento de Arqueología del Instituto Max Planck. "Por primera vez tenemos pruebas de la gran dependencia de los recursos forestales por parte de las genets que estaban presentes en Sri Lanka hace ya 45.000 años. Durante mucho tiempo, los antropólogos y arqueólogos vieron los bosques tropicales como una barrera para la dispersión humana".

    El Dr. Patrick Roberts, coautor del estudio, y miembro del Instituto Máx Planck, comentó: "Esto demuestra que nuestra especie ha sido capaz de diversificarse en entornos distintos por todo el mundo. Esta circunstancia podría ser la que realmente hizo que nuestra especie tuviera más éxito que otras especies de homínidos, como los Neadertales y los Denisovanos, y ser la que predominara sobre la faz de la Tierra".

    Fuentes: pressdigital.es | Instituto Max Planck | 19 de febrero de 2019
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La caza de primates permitió a los humanos colonizar la selva tropical del sur de Asia Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP