728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 6 de agosto de 2019

    Una exposición que no hay que dejar pasar: Irán y su glorioso pasado en el MARQ

    Una de las salas del Museo Arqueológico de Alicante en las que se expone 'Irán, cuna de civilizaciones' E.M.

    El Museo Arqueológico de Alicante, MARQ, situado muy cerca del centro de esta ciudad mediterránea, es uno de los mejores museos de Europa. El reconocimiento de este estatus se produjo en 2004, cuando, tras su renovación y apertura en su actual sede en el antiguo Hospital Provincial, alcanzó el Premio Europeo al Mejor Museo del Año.

    Esta reputación se ha consolidado, más si cabe, con la notable exposición que el MARQ ha organizado este año: Irán, cuna de civilizaciones. Esta exposición, que llegó a Alicante en marzo de 2019, tras su visita al Drents Museo de Assen, en el norte de Holanda, se exhibirá hasta el próximo 1 de septiembre. La Exposición cuenta la historia de Irán, o Persia como se le llama a menudo, desde sus orígenes en tiempos prehistóricos hasta el final de la dinastía Safaví a principios del siglo XVIII. Cada una de las tres salas dedicadas a la muestra representa un período diferente en la rica historia de Irán.
    En las tabletas contables como las de Tappeh Yahya (9,2 - 7,7 cm), fechada entre el 3100 y el 2900 a.C., los números de las mercancías comercializadas se indicaban junto a los símbolos de los diversos productos. La escritura cuneiforme se desarrolló a partir de este sistema.

    Al entrar en la primera sala, el visitante se siente atraído inmediatamente por el ambiente, que es a la vez elegante e íntimo. Las salas están bañadas por un cálido resplandor de luz amarilla dorada y azul. Algunas de las paredes de esta primera estancia, están adornadas con imágenes de rosas secas (una flor fragante especial de Kashan con la que se hace, desde antiguo en Irán, el agua de rosas). Otras están decoradas con versos de la poesía persa. La música clásica iraní flota en el aire, transportando al visitante a los períodos más fascinantes de la historia de Irán.

    Foto: "Ritón con forma de cebú", cerámica, Edad del Hierro, ca. 1150-850 a.C., Marlik, Gilan. Una de las piezas destacadas de la exposición.

    La atmósfera, el diseño, los recursos didácticos y de accesibilidad, la arquitectura y la decoración no hacen más que realzar el fondo de la muestra. A la entrada, los visitantes están invitados a ver un documental sobre la historia iraní. A continuación, una serie de mapas artísticamente elaborados, sofisticadas líneas de tiempo y textos explicativos narran la larga historia del pasado imperial de Irán, desde los tiempos del Paleolítico hasta el siglo XVIII, cuando la última dinastía independiente de Irán, la de los safavíes, se derrumbó. Por último, el doctor José Cutillas Ferrer, profesor de historia iraní y lengua persa de la Universidad de Alicante y uno de los principales consultores de la exposición, explica la relación entre España e Irán en el momento álgido de sus contactos, en la época de safaví, en los siglos XVI y XVII.

    La pieza Ritón de Oro, uno de los principales reclamos. EL MUNDO

    PIEZAS

    Una serie de notables objetos forman la verdadera esencia de la exposición. Todos ellos han sido prestados por el Museo Nacional de Irán en Teherán. Estos incluyen algunas de las primeras cerámicas conocidas, que datan de hace 7.000 años, dagas del segundo milenio a.C., joyas y vasos de entre 850 y 550 a.C., pilares y bustos, relieves de Persépolis, la capital de Irán durante el periodo aqueménida.

    Foto: En los relieves de Persépolis se figuran representantes de los 23 pueblos de todos los rincones del inmenso imperio del rey Darío, que acuden con regalos a adorar al rey en el gran salón de audiencias. La sala tenía columnas de 20 m. de altura.

    Un elemento particularmente bello y quizás el punto culminante de esta espectacular muestra, convertido en acertada imagen publicitaria de la misma, es un exquisito ritón persa, un recipiente ceremonial para beber que consiste en un vaso unido a un grifo alado. Realizado en oro puro y con un peso de casi dos kilos. Esta elegante obra maestra del siglo VI al IV a.C., referente del arte persa, además engalana el cartel de la exposición, la portada del catálogo y la publicidad del evento para el público recorriendo toda la ciudad en sus autobuses, vallas, etc.

    Toda esta riqueza y la importancia del legado de tanta civilización queda plasmada en el espectacular catálogo creado para la ocasión. Fiesta para la vista, destaca por la calidad de sus ilustraciones y el alto nivel de los ensayos científicos que sobre diversos aspectos de la cultura iraní han sido escritos por versados especialistas.

    Según los datos publicados por el MARQ, más de sesenta mil visitantes han pasado por la exposición desde su inauguración el pasado 14 de marzo. El 13 de junio se celebró una jornada de conferencias en el museo como parte de las numerosas actividades programadas con motivo de la exposición.
    César Augusto Asencio, entonces vicepresidente del MARQ y de la Diputación de Alicante, ofreció las palabras de bienvenida y abrió el seminario, que abordó en las sesiones de mañana las relaciones entre España e Irán desde el siglo XVII hasta la Primera Guerra Mundial. A continuación, varios académicos presentaron ponencias y entablaron un debate. Que continuó en las sesiones de tarde con Kamyar Abdi, Karam Mirzaei y Yousef Hassanzadeh quiénes formaron la delegación iraní, desplazada a Alicante expresamente. España estuvo representada por los profesores José Cutillas y Enrique García; y el especialista en historia safaví de reconocido prestigio internacional, el profesor Rudi Matthee de Estados Unidos.

    Foto: «Plato de porcelana china con decoración en azul y blanco», cerámica, siglo XVII, Shaiekh Safi aldin Ardabili, Ardabil. Una de las piezas destacadas de la exposición.

    Destaca en la organización del evento, el director gerente del MARQ, Josep Albert Cortés, que ha contribuido decisivamente junto al equipo técnico del museo alicantino, a traer esta exposición a España y que, en el momento de escribir estas líneas, se encuentra con el director de exposiciones, Jorge Soler Díaz, de viaje en Irán, con el fin de dar continuidad a este extraordinario proyecto de cooperación cultural internacional, con una exposición del MARQ en Teherán, en el Museo Nacional de Irán, que se prevé inaugurar el próximo septiembre.

    En palabras de Cortés: «Lo más especial está siendo la experiencia personal de conocer a grandes personas, como el profesor Cutillas y descubrir de su mano un país desconocido para nosotros. Otra ha sido nuestra interacción con los colegas del Museo Nacional de Irán, grandes profesionales, algunos de ellos formados en universidades europeas. También hay que destacar todo el trabajo realizado por las secciones culturales de las respectivas embajadas, pero especialmente los esfuerzos del embajador de España en Irán, Eduardo López Busquets. Y finalmente, ha sido maravilloso conocer la tierra de los iraníes, su historia, su cultura, el legado de sus imperios, y sus contribuciones a la civilización».

    Los profesores Cutillas y Soler explican además cómo se produjo este extraordinario acontecimiento: «El proyecto nació hace dos años durante los debates en la Plataforma Europea de Museos, la Red Europea de Exposiciones (EEE), de la que el MARQ es miembro. Gracias a la colaboración con el Drents Museo de Assen, el MARQ pudo compartir los gastos de la curaduría, los artículos del catálogo, transporte, etc., sobre la base del intercambio cultural internacional entre museos. La colaboración con Irán también fue, particularmente, vital. Todas las piezas expuestas pertenecen al Patrimonio Nacional Iraní depositado y custodiado en el Museo Nacional de Irán, en Teherán, que depende del ICTHO (el organismo gubernamental que integra los Museos Nacionales de Irán). La novedad de la exposición en el MARQ, además del diseño y la distribución cronológica de las salas, reside en la parte que abarca las relaciones hispano-iraníes de los siglos XVI y XVII».

    Las piezas originales serán devueltas a Irán al final de esta magnífica exposición que continuará en Alicante hasta el 1 de septiembre de 2019.Hay que destacar la señal luminosa sobre el evento Irán en el Plaza Mar 2 en Alicante: no se pierdan la oportunidad de visitar esta única e increíble muestra del mejor arte de Irán antes de que salga de España. Quizás, en estos tiempos de gran incertidumbre política, los dos países, Irán y España puedan unirse, gracias al MARQ y al NMI, en la búsqueda del arte, la educación y el placer.

    Fuente: elmundo.es | 6 de agosto de 2019

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Una exposición que no hay que dejar pasar: Irán y su glorioso pasado en el MARQ Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP