728x90 AdSpace

  • Actualidad

    jueves, 24 de septiembre de 2020

    Tras el ADN del hombre que pintó manos en la cueva de Maltravieso (Cáceres)

    Manos en la cueva de Maltravieso (Cáceres). Una de ellas ha sido datada hace 66.700 años y supone el primer arte rupestre conocido. - HIPÓLITO COLLADO

    Hace dos años, Cáceres rompió los esquemas de la Prehistoria. En 2018 se dató en Maltravieso la primera manifestación de arte rupestre de todo el planeta. El método Uranio-Torio fijó en 66.700 años la antigüedad de una mano pintada en negativo en el interior de la cueva. Este dato implica dos consecuencias realmente trascendentes. La primera, que Cáceres alberga la cuna mundial del arte. La segunda, que esa mano fue realizada por el hombre de Neandertal, porque el Homo sapiens aún tardaría unos 20.000 años en llegar a la península ibérica. Y esta certeza a su vez revoluciona el Paleolítico, puesto que hasta ahora sólo se atribuían capacidades simbólicas y artísticas al Homo sapiens. Por tanto, el Homo neanderthalensis también era capaz de trascenderse a sí mismo.

    El estudio, de alcance internacional, fue realizado por un equipo multidisciplinar de expertos pertenecientes a instituciones científicas de Alemania, Francia, Reino Unido, Portugal y España. Las dataciones se llevaron a cabo en Maltravieso (66.700 años) y las cuevas españolas de Ardales (65.500) y La Pasiega (64.800). Los resultados se publicaron en la prestigiosa revista Science, donde poco después se editó otro artículo que ponía en duda esas conclusiones. Un tercer artículo vino a despejar las dudas. Pero especialistas de la Consejería de Cultura de la Junta ya están trabajando en el proyecto ‘First Art’ para obtener y analizar las trazas del ADN de los humanos que las realizaron, y esclarecer definitivamente la fecha en la que fueron pintadas.

    MANOS, CÉRVIDOS...

    El estudio, que en palabras de la consejería «posicionará a Extremadura en la vanguardia de la investigación del arte rupestre», permitirá obtener datos sobre la especie que dejó impresa las manos en Maltravieso, sus características, si eran hombres o mujeres, su posible rango de edad… Hay que tener en cuenta que la cueva fue frecuentada durante cientos de miles de años y que alberga 59 improntas de manos, pinturas puntiformes y elementos lineales o zoomorfos como cérvidos, cápridos y un bóvido.

    «Es un proyecto que nos entusiasma porque contribuirá a reconocer la dimensión real de Maltravieso y situará la cueva en una investigación de muy alto nivel, con laboratorios que figuran entre los mejores del mundo. Se trata de un estudio puntero», explica Hipólito Collado, jefe de sección de Arqueología de la Consejería de Cultura y coordinador del proyecto, quien no pone en duda la datación del primer estudio. «Formé parte de esa investigación, pero como científico entiendo que se haya generado ese debate y que tengamos que reconfirmarlo para dar la mejor respuesta posible a la ciencia», subraya.

    Con este fin, el programa europeo transfronterizo Interreg POCTEP ha destinado al estudio 557.000 euros. Realizará los mismos trabajos en la interesante cueva portuguesa de Escoural (Montemor-o-Novo), en el Alentejo, que alberga pinturas de entre 30.000 y 9.000 años de antigüedad. Además, se elaborarán nuevos modelos tridimensionales de alta resolución con todos los contenidos iconográficos de ambas cavidades, mediante la aplicación de la tecnología del escaneado laser 3D, que servirán de base para que el próximo año ya se puedan realizar sendas visitas virtuales con una precisión extraordinaria.

    Hipólito Collado delante de pinturas de manos en la cueva de Maltravieso.

    LABORATORIOS INTERNACIONALES

    El primer paso será el estudio a fondo de las pinturas rupestres. «Tomaremos muestras y haremos nuevas dataciones utilizando de nuevo el método del Uranio-Torio, pero con laboratorios diferentes en Francia y China, muy reconocidos, para determinar si se consiguen los mismos resultados», detalla Hipólito Collado. Este proceso mide el tiempo estableciendo como base la desintegración radiactiva del uranio de las costras de calcita asociadas a las pinturas.

    Además se estudiará el ADN de los pigmentos utilizados tomando micromuestras y enviándolas al Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania). Los arqueólogos extremeños parten de la base de que este pigmento se mezclaba con saliva y posteriormente se proyectaba la mano apoyándola en la pared. Al retirarse, dejaba la huella en negativo. De ahí que los científicos alberguen serias expectativas de hallar ADN en el fluido pictórico de las improntas. Estas muestras se tomarán en octubre y los especialistas calculan que podría haber resultados en tres meses.

    Si las pinturas más antiguas confirman su datación de hace 66.700 años, aportarán al Paleolítico el hecho completamente revelador de cómo, ya en esa antigüedad, el arte humano estaba en manos del hombre de Neandertal. Y Maltravieso albergaría nada menos que las primeras evidencias.

    Otra muestra de que las cuevas del Calerizo cacereño son privilegiadas es porque permiten asomarse a una prehistoria continuada y estudiar la huella del hombre. La razón estriba en que han sido ocupadas desde los tiempos más remotos, durante cientos de miles de años. En Santa Ana se han datado restos de hasta 650.000 años, como un conjunto de microfauna (roedores, lagartos...) y un conjunto paleontológico de grandes mamíferos (osos, caballos...). Y en Maltravieso, la presencia humana está confirmada hace 250.000 años.

    El proyecto, coordinado desde la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura y la Dirección Regional de Cultura del Alentejo, incluye además una iniciativa para la divulgación de ambas cuevas, Maltravieso y Escoural. La nueva visita virtual, realizada con las últimas tecnologías, permitirá hacer un recorrido completamente fidedigno en el interior de estos espacios, según avanza Hipólito Collado.

    Acceso a la cavidad 8 Permanece cerrada para preservarla. Dentro hay mucha humedad y temperatura, y las emisiones de radón son muy altas. - LOLA LUCEÑO.

    VISITAS EXPERIMENTALES

    La cueva portuguesa sí puede visitarse de forma real, pero la cacereña se cerró hace años debido a los efectos de la presencia humana sobre la conservación de las pinturas, incluso las investigaciones se han reducido. En el último año se han realizado visitas experimentales en grupos muy limitados los martes y sábados, ahora suspendidas por el Covid-19. Los resultados determinarán hasta qué punto esas visitas han afectado a Maltravieso.

    En cualquier caso, la cueva cacereña dispone de un centro de interpretación anexo que se ha actualizado a raíz del hallazgo de 2018, donde se podrá acceder al nuevo recorrido virtual, ahora en fase de adjudicación, el cula permitirá ‘caminar’ libremente por la gruta (necesitará escaneados de muy alta resolución). El proyecto quiere dar a conocer ambas cuevas e incluso facilitar paquetes turísticos para acudir a cada una de ellas facilitando las reservas.

    Foto: Interior de la cueva portuguesa de Escoural.

    DOS GRUTAS 'HERMANAS'

    Aunque a nivel científico estas dos grutas prehistóricas están muy reconocidas, el esfuerzo resulta necesario porque la sociedad aún no les confiere la importancia que tienen. En el caso Maltravieso, queda ‘tapada’ de algún modo por el importante patrimonio de la Ciudad Monumental. El nuevo estudio pretende ponerla definitivamente en su lugar: el primero en las manifestaciones artísticas de la humanidad.

    Respecto a la cueva portuguesa de Escoural, comparte algunas singularidades con Maltravieso. Ambas fueron descubiertas por la explosión de un barreno en yacimientos de caliza en fechas muy próximas (en 1956 la cacereña y en 1963 la lusa), ambas albergan pinturas rupestres (en el caso de Portugal más recientes, de 30.000 a 9.000 años atrás), y ambas son menos conocidas por la sociedad de lo que su valor merece.

    Fuente: elperiodicodeextremadura.com | 20 de septiembre de 2020

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Tras el ADN del hombre que pintó manos en la cueva de Maltravieso (Cáceres) Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP