728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 18 de abril de 2021

    Nuevas evidencias sugieren la división sexual del trabajo a medida que surgió la agricultura en Europa

    Representación de agricultores neolíticos. Crédito: LP Repiso

    Una nueva investigación de herramientas de piedra enterradas en tumbas proporciona evidencias que apoyan la existencia de una división de diferentes tipos de trabajo entre personas de sexo biológico masculino y femenino a principios del Neolítico.

    Alba Masclans (izquierda), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en Barcelona, ​​España, y sus colegas presentan estos hallazgos en la revista de acceso abierto PLOS ONE.

    Investigaciones anteriores han sugerido que existió una división sexual del trabajo en Europa durante la transición al período Neolítico, cuando las prácticas agrícolas se extendieron por todo el continente. Sin embargo, todavía quedan muchas preguntas sobre cómo las diferentes tareas se asociaron culturalmente con las mujeres y los hombres, y quizás con otros géneros, en ese momento histórico. Los investigadores concluyeron que los diferentes papeles de hombres y mujeres fueron una parte crucial de la transición hacia la agricultura en las sociedades humanas.

    Con el objetivo de obtener más información, Masclans y sus colegas analizaron más de 400 herramientas de piedra enterradas en tumbas de varios cementerios de Europa central hace unos 5.000 años, durante el Neolítico temprano. En este sentido, llevaron a cabo un examen de las características físicas de las herramientas, incluidos los patrones microscópicos de desgaste, a fin de determinar cómo se utilizaron. Luego, analizaron los resultados en el contexto de los datos isotópicos y osteológicos que se podían obtner de las tumbas.

    Ubicación de los emplazamientos estudiados: 1. Nitra, 2. Vedrovice, 3. Kleinhadersdorf, 4. Aiterhofen, 5. Schwetzingen, 6. Vendenheim.

    El análisis mostró que las personas de sexo biológico masculino fueron enterradas con herramientas de piedra que anteriormente se habían utilizado para trabajos en madera, carnicería, caza o violencia interpersonal. Mientras tanto, las personas de sexo biológico femenino fueron enterradas con herramientas de piedra utilizadas en el trabajo con pieles de animales o cuero.

    Los investigadores también encontraron variaciones geográficas en sus resultados, lo que sugiere que a medida que las prácticas agrícolas se extiendieron hacia el oeste, la división sexual del trabajo puede haber cambiado. En las áreas orientales, hay evidencias que sugieren que las mujeres se movían más que los hombres, y que, independientemente del sexo, se llevaban adornos de conchas y joyas en sus tumbas. En el oeste, los hombres se movían más y tenían herramientas más asociadas con la caza que las mujeres. Los autores señalan que las herramientas analizadas no fueron necesariamente utilizadas por las personas específicas con las que fueron enterradas, pero podrían haber sido elegidas para representar actividades típicamente realizadas por diferentes géneros.

    Herramientas para trabajar la piel de los animales.

    La Dra. Penny Bickle (izquierda), del Departamento de Arqueología de la Universidad de York, dijo: "Los roles de género, lejos de ser un signo de desigualdades de género tempranas, en realidad muestran cuán dinámicas eran las sociedades agrícolas y cuán conscientes eran de las diferentes habilidades de los miembros de su comunidad".

    "Las tareas atribuidas a las mujeres eran un trabajo manual difícil y complementaban el trabajo de los hombres como contribuyentes iguales a su comunidad. El hecho de que veas estos objetos en las tumbas de hombres y mujeres, demuestra lo marcados y valorados que estaban para estos trabajos", agrega la Dra. Bickle.

    Alba Masclans Latorre, aduce: "Las tareas y las contribuciones de las mujeres a estas sociedades humanas primitivas a menudo se minimizan; pero aquí mostramos que tomaron un papel activo en la configuración de las primeras comunidades agrícolas".

    "Tan importante fue su papel que estas actividades fueron elegidas para remarcarlas en la muerte, pero vemos lo mismo en las tumbas de los hombres, lo que sugiere que, de hecho, había roles específicos de género, si bien todos estos trabajos fueron enormemente importantes para el correcto funcionamiento de su sociedad".

    Ejemplos de secciones y tipos de artefactos pulidos y biselados analizados: tipos 1 a 4 correspondientes a la clasificación de artefactos pulidos y biselados de Ramminge.

    Estos hallazgos proporcionan un nuevo apoyo a la existencia de una división sexual del trabajo en el Neolítico temprano en Europa. Los autores esperan que su estudio contribuya a comprender mejor los complejos factores implicados en el aumento de las desigualdades de género en el Neolítico, que pueden estar fuertemente arraigados en la división del trabajo durante la transición a la agricultura.

    Los investigadores, concluyen: "Nuestro estudio apunta, pues, hacia una organización social de género compleja y dinámica arraigada en una división sexual del trabajo desde el Neolítico más temprano".

    Fuentes: phys.org | eurokalert.org | 14 de abril de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Nuevas evidencias sugieren la división sexual del trabajo a medida que surgió la agricultura en Europa Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP