728x90 AdSpace

  • Actualidad

    lunes, 5 de julio de 2021

    Utilizan datos genéticos e isotópicos para investigar la movilidad humana en la ciudad de Alalakh, de la Edad del Bronce, en Turquía

    Los muertos en Alalakh (Turquía) solían ser enterrados en tumbas sencillas y, a menudo, con vasijas de cerámica cerca de la cabeza. © Murat Akar

    Los investigadores han considerado durante mucho tiempo que la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental fue la primera edad internacional, especialmente el período comprendido entre el 1600 y el 1200 a.C., cuando los poderosos imperios de Anatolia, Mesopotamia y Egipto establecieron grandes redes de reinos subordinados. en el Cercano Oriente. Estos imperios lucharon, comerciaron y mantuvieron relaciones entre sí, y los textos antiguos de la época revelan que existieron notables redes económicas y sociales que permitieron el movimiento de personas y bienes.

    Un nuevo estudio realizado por un equipo interdisciplinario de arqueólogos, genetistas y expertos en isótopos, y publicado en PLOS ONE, ha investigado el movimiento de personas en este período en un solo centro regional, una ciudad-estado de la Edad del Bronce llamada Alalakh (hoy en día representada por una extensa ciudad-montículo conocida como Tell Atchana), en el sureste de la actual Turquía. Sus resultados indican que la mayoría de los enterrados en Alalakh se criaron localmente y descendieron de personas que vivían en la región.

    Mapa que muestra la ubicación de Alalakh en Turquía. © Ingman et al., 2021. PLOS ONE.

    El objetivo del equipo era ver si se podían detectar, entre la población enterrada en la ciudad, los altos niveles de conectividad interregional, los cuales venían evidenciados por la arquitectura, los textos y los artefactos encontrados en este enclave durante 20 años de excavaciones patrocinadas por el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía y la Universidad Hatay Mustafa Kemal.

    Para hacerlo, realizaron análisis de isótopos de estroncio y oxígeno en el esmalte dental, que pueden detectar si un individuo creció localmente en Alalakh o se mudó allí solo durante la edad adulta. Los datos genéticos, por otro lado, se pueden usar para determinar de dónde provienen los antepasados ​​recientes de una persona.

    Vista aérea de Alalakh en la llanura de Amuq (Turquía). © Murat Akar.

    El análisis de isótopos identificó a varios individuos no locales. Sin embargo, su ADN mostró una ascendencia que era local de Alalakh y de las regiones vecinas. "Hay dos posibles explicaciones para nuestros hallazgos, o estas personas son migrantes de corta distancia en la región o son migrantes de retorno, personas cuyos padres o abuelos eran originalmente de Alalakh”, dice la coautora principal Stefanie Eisenmann (izquierda), del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

    Solo un individuo de la muestra, una mujer adulta, no formaba parte del acervo genético local, sino que mostraba una ascendencia que se asemejaba más a los grupos de Asia Central. Sin embargo, sus firmas isotópicas sugirieron una educación local. “Esperábamos que el análisis de isótopos mostrara que esta persona emigró a Alalakh, ya que sus datos genéticos eran muy diferentes de los del resto de la población, por lo que nos sorprendió ver que probablemente era nativa de Alalakh. En su lugar, podrían haber sido sus padres o abuelos quienes se mudaron”, explicó Tara Ingman (derecha), la otra autora principal del estudio de la Universidad de Koç.

    Izquierda: Estatua funeraria del rey de Idrimi de Alalakh, correspondiente al siglo XVI a.C. y conservada en el British Museum. Derecha: Mapa de Tell Atchana (Alalakh) con los cuadrados de excavación indicados (datos cortesía del Archivo de Excavaciones de Alalakh).

    Foto: Excavaciones en Alalakh en 2017.

    Si bien se identificaron diferentes tipos de movilidad, incluida la migración de corta distancia, larga distancia y de retorno, no había extranjeros completos en el conjunto de datos. La mayoría de las personas nacieron y se criaron en Alalakh y también sus antepasados ​​vinieron de la región.

    “Hay varias formas de explicar esto. Es posible que vivieran en Alalakh muchos menos migrantes de larga distancia de lo que habíamos pensado anteriormente. Otra posibilidad es que aún no hayamos encontrado sus tumbas. Quizás la mayoría de las personas que vinieron de muy lejos no fueron enterradas directamente en Alalakh, o lo fueron de una manera que no podemos rastrear”, dijo Murat Akar (izquierda), director de las excavaciones.

    Fuente: Instituto Max Planck | 30 de junio de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Utilizan datos genéticos e isotópicos para investigar la movilidad humana en la ciudad de Alalakh, de la Edad del Bronce, en Turquía Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP