728x90 AdSpace

  • Actualidad

    jueves, 9 de septiembre de 2021

    Abric Romaní (Barcelona) cumple el próximo verano 40 años de excavaciones, gracias a las cuales conocemos mejor a los neandertales

    El tesoro arqueológico de Capellades se descubrió en 1909, pero las excavaciones empezaron en 1982

    Capellades es una pequeña villa papelera de poco más de 5.000 habitantes, con una apreciada balsa en su corazón, que en su día (1909) descubrió un tesoro, unos restos arqueológicos que datan del Paleolítico medio y superior. Desde principios de los ochenta, y hasta hoy, verano tras verano, unas excavaciones lideradas por el arqueólogo Eudald Carbonell y Palmira Saladié nos revelan nuevos e importantes hallazgos relacionados con los neandertales. El último, que el yacimiento fue un lugar ocasional de cazadores que hace 60.000 años abatían ciervos machos de grandes dimensiones por la zona.

    Las excavaciones del Abric Romaní de Capellades cumplirán el próximo verano cuarenta años y, coincidiendo con la efeméride, se estrenará un nuevo nivel de trabajo, el de la letra S. Este verano se ha casi completado el nivel R -falta escarbar lo que bien podría ser la basura de les neandertales de la época-, de 12-13 metros de profundidad, con buenos resultados. Así, se ha podido saber que hace 60.000 años en el yacimiento hicieron estancias temporales grupos de cazadores de ciervos. Incluso puede concretarse que dichos períodos de caza tuvieron lugar entre otoño e invierno. Se han localizado restos de grandes ciervos, pero también de otra fauna, como conejos. Todo ello completado por una amplia diversidad de herramientas de piedra, negativos de madera y hogares.

    Las excavaciones han trabajado durante cuatro años el nivel R. Durante este tiempo se han encontrado varios fuegos, industria lítica, herramientas de piedra y restos de fauna. Gracias a los descubrimientos, se sabe que el yacimiento, con una muy buena localización para la vigilancia y relativamente cerca del mar, fue un punto clave en los movimientos de los grupos de neandertales, siendo un nivel con una amplia diversidad de empleo.

    El prestigioso arqueólogo Eudald Carbonell lidera desde hace años las excavaciones, que actualmente codirige con Palmira Saladié. Ésta última pone en valor el yacimiento: “Se trata de un tesoro, único en el mundo, que nos permite saber cómo vivían, comían y se estructuraban los neandertales". Se muestra ansiosa por adentrarse en el nivel S el próximo verano. Declina la invitación a elucubrar sobre qué nos deparará la nueva capa: “El Romaní es un yacimiento difícil de prever porque es muy variable. La cultura tecnológica es muy regular, sus fuegos y como los distribuyen también, pero el contenido de los niveles es muy variable. Será un nivel rico y extraordinario, como lo han sido los anteriores. No hay nivel que no cuente algo nuevo de la vida de los neandertales”. Las excavaciones han bajado hasta 12-13 metros y se calcula que pueden llegar a los 51. “Falta por saber si a esa profundidad tenemos registros arqueológicos potentes para saber si vale o no la pena continuar excavando; pero sí, hay trabajo para años”, reconoce la arqueóloga.

    Hace 39 años, unos cuantos después de que el empresario Amador Romaní Guerra descubriera el yacimiento (1909), que se hacen las excavaciones de manera ininterrumpida. El año pasado se mantuvieron a pesar de la pandemia con un tercio de los arqueólogos habituales. También ha resistido a las crisis económicas. “Es de los pocos yacimientos que se han excavado durante 40 años de manera ininterrumpida, ni la crisis económica ni la pandemia, nos hemos adaptado, pero sin parar. Eudald Carbonell dice que cuando paras una cosa es muy difícil volverla a poner en marcha”, cuenta Saladié. Este año la cifra de arqueólogos ha subido hasta 20. Sin embargo, se ha establecido un protocolo para evitar contagios y todos los participantes, que tuvieron que hacerse test antes de empezar, han actuado como grupo burbuja.

    Coincidiendo con la campaña, se han realizado también visitas guiadas al yacimiento para el público general. Durante el mes de agosto se ha superado los dos mil visitantes. Paralelamente, coincidiendo con las fiestas de Capellades, se han realizado también caminatas nocturnas por la Cinglera del Capelló, disfrutando de un espectacular recorrido iluminado por la zona. Por allí por donde pisaron antaño los neandertales.

    Fuente: lavanguardia.com | 4 de septiembre de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Abric Romaní (Barcelona) cumple el próximo verano 40 años de excavaciones, gracias a las cuales conocemos mejor a los neandertales Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP