728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 6 de octubre de 2021

    ¿Son estas conchas de caracol los adornos más antiguos del mundo?

    Estas conchas perforadas (Tritia gibbosula), halladas en Marruecos, se cree que son los adornos más antiguos del mundo que se conocen hasta el momento. Datan de hace unos 142.000 años. A. Bouzouggar / INSAP.

    El collar, la etiqueta con el nombre, los pendientes o el uniforme que eligió ponerse esta mañana podría decir más de lo que cree sobre su estatus social, su trabajo o algún otro aspecto de su identidad.

    Los antropólogos dicen que los humanos han estado haciendo esto, es decir, encontrando formas de comunicarse sobre sí mismos sin el alboroto de la conversación, durante milenios.

    Pero las cuentas de conchas recuperadas en una cueva en el oeste de Marruecos, las cuales se determina que tienen entre 150.000 y 142.000 años, sugieren que el comportamiento aludido puede remontarse alrededor de 10.000 a 20.000 años antes de lo que se ha registrado anteriormente. El hallazgo, publicado en Science Advances, fue realizado por un equipo de arqueólogos liderado por Steven L. Kuhn (izquierda), profesor de antropología en la Facultad de ciencias Sociales y del Comportamiento en la Universidad de Arizona.

    Las cuentas de conchas halladas, alegan Kuhn y sus colegas, son la evidencia más temprana conocida de una forma generalizada de comunicación humana no verbal, y arrojan nueva luz sobre cómo evolucionaron las habilidades cognitivas y las interacciones sociales de los humanos.

    "Probablemente formaron parte de la manera en que la gente expresaba su identidad con su ropa", dice Kuhn. "Son la punta del iceberg de ese tipo de rasgo humano. Demuestran que estuvo presente incluso hace cientos de miles de años, y que los humanos estaban interesados ​​en comunicarse con otros grupos más grandes de personas que sus amigos y familiares inmediatos".

    ¿Cómo se manifiesta hoy en día esta antigua forma de comunicación? Sucede a menudo, dijo Kuhn.

    "Piense en cómo funciona la sociedad: alguien te sigue mientras conduces tu auto, toca la bocina y enciende las luces, y piensas: '¿Cuál es su problema?'", Dijo Kuhn. "Pero si ves que lleva un uniforme azul y una gorra de visera, te das cuenta de que es un oficial de policía que te detiene".

    Kuhn y un equipo internacional de arqueólogos recuperaron las 33 cuentas de conchas entre 2014 y 2018 cerca de la boca de la cueva Bizmoune, a unos 16 kilómetros tierra adentro de Essaouira, una ciudad en la costa atlántica de Marruecos.

    Panorámica de la cueva Bizmoune, Marruecos.

    Kuhn codirige la investigación arqueológica en la cueva de Bizmoune con Abdeljalil Bouzouggar (izquierda), profesor del Instituto Nacional de Ciencias Arqueológicas y Patrimonio, en Rabat, Marruecos, y Phillipe Fernández (derecha), de la Universidad Aix-Marseille, Francia, quienes también son autores del estudio.

    Sehasseh el Mehdi (izquierda) un estudiante de posgrado en el Instituto Nacional de Ciencias Arqueológicas y Patrimonio de la Universidad de Arizona, fue quien hizo el estudio detallado de las cuentas y es el autor principal del estudio.

    Las cuentas descubiertas por Kuhn y sus colaboradores estaban hechas de conchas de caracoles marinos (Tritia gibbosula), y cada una mide aproximadamente 1,25 centímetros de largo. Los agujeros en el centro de las cuentas, así como otras marcas de desgaste, indican que estaban colgadas de cuerdas o de la ropa, señala Kuhn.

    Estas cuentas son como muchas otras que se encuentran en otros sitios de todo el norte y sur de África, pero tales ejemplos se remontan a no más de 130.000 años. Las cuentas más antiguas del norte de África están asociadas con el Ateriense, una cultura de la Edad de Piedra Media conocida por sus distintivas puntas de lanza con tallo, cuya gente cazaba gacelas, ñus, jabalíes y rinocerontes, entre otros animales.

    Cinco puntas aterienses procedentes de la cueva Bizmoune, Marruecos.

    Las cuentas sirven como pistas potenciales para los antropólogos que estudian la evolución de la cognición y la comunicación humanas. Los investigadores han estado interesados ​​durante mucho tiempo en cuándo apareció el lenguaje. Pero no ha habido ningún registro material del lenguaje hasta hace unos pocos miles de años, cuando los humanos comenzaron a escribir cosas.

    Las cuentas de conchas, afirma Kuhn, son esencialmente una forma fosilizada de comunicación básica.

    "No sabemos qué querían decir, pero claramente son objetos simbólicos que se desplegaban de manera que otras personas pudieran verlos", dijo.

    Las perlas también destacan por su forma duradera. En lugar de pintar sus cuerpos o caras con ocre o carbón, como hacía mucha otra gente, los fabricantes de cuentas hicieron algo más permanente, argumenta Kuhn, sugiriendo que el mensaje que pretendían transmitir era duradero e importante.

    Los investigadores dataron las cuentas midiendo la desintegración del uranio en los depósitos minerales que se encontraron en esa misma capa en que se hallaban. Su análisis señaló la modificación de las conchas entre 171.000 y 120.000 años atrás, con 142.000 años como su antigüedad mínima probable.

    Las cuentas marroquíes se unen a un creciente cuerpo de adornos milenarios analizados por los arqueólogos en 2010. En 2017, por ejemplo, arqueólogos en la isla indonesia de Sulawesi encontraron un colgante pulido elaborado con el hueso del dedo de un cuscus de oso. Más recientemente, un equipo que investigaba la cueva Qafzeh, en Israel, descubrió conchas de 120.000 años colgadas como cuentas de un collar.

    En muchos sentidos, las cuentas de conchas plantean más preguntas de las que responden. Kuhn dijo que él y sus colegas están ahora interesados ​​en saber por qué la gente de la cultura Ateriense sintió la necesidad de hacer las mismas. En este sentido, están explorando varias explicaciones posibles. Una, dice Kuhn, implica a una población en crecimiento; a medida que más personas comenzaron a ocupar el norte de África, es posible que hayan necesitado alguna forma de identificarse. En segundo lugar, también es posible que la gente del norte de África haya comenzado a utilizar este método de comunicación en un momento en que el clima era frío y seco. Es muy probable que hayan desarrollado clanes o constituido otras formas de lealtad para proteger los recursos limitados, y luego, tal vez, usaron las cuentas para expresar su origen étnico u otra identidad y así demostrar que pertenecían a un área determinada, sostiene Kuhn.

    "Una cosa es saber que la gente era capaz de hacer las cuentas", dijo Kuhn, "pero luego la pregunta es: '¿qué fue lo que los estimuló a hacerlo?'"

    Otros investigadores de la Universidad de Arizona involucrados en el estudio fueron Mary Stiner, profesora de Antropología de los Regentes; Francois Lanoe, científico investigador de la Oficina de Investigación Aplicada en Antropología; y los candidatos a doctorado en antropología Kayla Worthey e Ismael Sánchez-Morales.

    Fuentes: Universidad de Arizona | vistaalmar.es | 22 de septiembre de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: ¿Son estas conchas de caracol los adornos más antiguos del mundo? Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP