Descubren en el sur de Sudáfrica la huella humana más antigua del mundo: tiene 153.000 años

La huella de 153.000 años de antigüedad, ligeramente remarcada con tiza, hallada en el Parque Nacional Garden Route, Sudáfrica; parece larga y estrecha porque el individuo arrastró su talón. Crédito de la imagen: Charles Helm.

Hace poco más de dos décadas, cuando comenzaba el nuevo milenio, parecía que las huellas dejadas por nuestros antiguos ancestros humanos que se remontaban a más de 50.000 años eran excesivamente raras o escasas.

En ese momento, solo se había informado de cuatro sitios en todo el continente africano. Dos eran del este de África: Laetoli en Tanzania y Koobi Fora en Kenia; las otras dos eran de Sudáfrica, en Nahoon y Langebaan (estas últimas se hicieron conocidas popularmente como "las huellas de Eva"). De hecho, el sitio de Nahoon, dado a conocer en 1966, fue el primer enclave con huellas de homínidos jamás descrito.

En 2023 la situación es muy diferente. Parece que la gente no miraba lo suficiente o no miraba en los lugares correctos. Hoy en día, el recuento africano de icnitas (un término que incluye tanto huellas como otros rastros) de homínidos datados con más de 50.000 años es de 14. Estas se pueden dividir convenientemente en un grupo correspondiente a África oriental (cinco sitios) y otro grupo (nueve sitios) en la costa de El Cabo, en Sudáfrica. Hay otros diez sitios en otras partes del mundo, incluidos el Reino Unido y la península arábiga.

Dado que se han encontrado relativamente pocos restos óseos de homínidos en la costa de El Cabo, las huellas dejadas por nuestros ancestros humanos mientras se movían por paisajes antiguos son una forma útil de complementar y mejorar nuestra comprensión de los antiguos homínidos en África.

En un artículo publicado recientemente en Ichnos, una revista internacional que trata de huellas fósiles, proporcionamos las dataciones recientes de siete icnitas de homínidos que hemos identificado en los últimos cinco años en la costa sur de El Cabo, en Sudáfrica. Los lugares donde se hallaron forman parte ahora del "grupo sudafricano" de nueve sitios.

Descubrimos que la antigüedad de los sitios variaba: el más reciente data de hace unos 71.000 años. Y el más antiguo, que data de hace 153.000 años, es uno de los hallazgos más notables registrados en este estudio: es la huella más antigua hasta ahora atribuida a nuestra especie, el Homo sapiens.

Las nuevas dataciones corroboran el registro arqueológico. Junto con otras evidencias halladas en el área y el período de tiempo considerado, además del desarrollo de herramientas de piedra sofisticadas, arte, joyería y recolección de mariscos, se confirma que la costa sur de El Cabo fue un área en la que los primeros humanos anatómicamente modernos sobrevivieron, evolucionaron y prosperaron antes de extenderse desde África a otros continentes.

Sitios muy diferentes

Existen diferencias significativas entre los grupos de sitios con huellas de África Oriental y Sudáfrica. Los situados en África Oriental son mucho más antiguos: Laetoli, el más antiguo, tiene 3,66 millones de años y el más joven tiene 0,7 millones de años. Las huellas no fueron hechas por el Homo sapiens, sino por especies anteriores como los australopithecus, el Homo heidelbergensis y el Homo erectus. En su mayor parte, las superficies en las que se encuentran las huellas de África Oriental han tenido que ser excavadas y expuestas laboriosa y meticulosamente.

Los sitios sudafricanos en la costa de El Cabo, por el contrario, son sustancialmente más jóvenes. Todos han sido atribuidos al Homo sapiens, y las huellas tienden a estar completamente expuestas cuando se descubren en rocas conocidas como eolianitas, que son las versiones cementadas de antiguas dunas.

Por lo tanto, generalmente no se considera llevar a cabo una excavación, y, debido a la exposición de los sitios a los elementos y a la naturaleza relativamente gruesa de la arena de las dunas, generalmente no están tan bien conservados como los enclaves de huellas de África Oriental. No obstante, también son vulnerables a la erosión, por lo que a menudo hay que trabajar rápido para registrar y analizarlos antes de que sean destruidos por el océano y el viento.

Si bien esto limita su potencial para realizar una interpretación detallada, se pueden datar los depósitos. Ahí es donde entra la luminiscencia estimulada ópticamente.

Un método iluminador

Un desafío clave al estudiar el registro paleolítico (huellas, fósiles o cualquier otro tipo de sedimento antiguo) es determinar la antigüedad de los materiales.

Sin esto, es difícil evaluar el significado más amplio de un hallazgo o interpretar los cambios climáticos que crean el registro geológico. En el caso de las eolianitas de la costa sur de El Cabo, el método de datación elegido suele ser la luminiscencia estimulada ópticamente.

Este método de datación muestra cuánto tiempo hace que un grano de arena estuvo expuesto a la luz solar; en otras palabras, cuánto tiempo ha estado enterrada esa sección de sedimento. Dada la forma en que se formaron las huellas (impresiones hechas en arena húmeda, seguidas de su entierro con arena nueva), es un buen método, ya que podemos estar razonablemente seguros de que el "reloj" de datación comenzó aproximadamente al mismo tiempo que la huella fue creada.

La costa sur de El Cabo es un gran lugar para aplicar luminiscencia estimulada ópticamente. En primer lugar, los sedimentos son ricos en granos de cuarzo, los cuales producen mucha luminiscencia. En segundo lugar, la abundante luz solar, las amplias playas, y el fácil transporte de arena por el viento formando dunas costeras, significa que cualquier señal de luminiscencia preexistente se elimina por completo antes de que concluya el evento de entierro de interés, lo que permite estimaciones de antigüedad fiables. Este método ha sustentado gran parte de la datación de hallazgos previos en el área.

El rango de fechas general de nuestros hallazgos para las icnitas de homínidos, entre 153.000 y 71.000 años de antigüedad, es consistente con las dataciones de estudios realizados anteriormente de depósitos geológicos similares en la región.

La huella de 153.000 años de antigüedad se encontró en el Parque Nacional Garden Route, al oeste de la ciudad costera de Knysna, en la costa sur de El Cabo. Los dos sitios sudafricanos fechados anteriormente, Nahoon y Langebaan, arrojaron dataciones de aproximadamente 124.000 años y 117.000 años, respectivamente.

Mayor comprensión

El trabajo de nuestro equipo de investigación, con sede en el Centro Africano de Paleociencia Costera de la Universidad Nelson Mandela de Sudáfrica, no ha terminado. Sospechamos que hay más icnitas de homínidos esperando a ser descubiertas en la costa sur de El Cabo y en otras partes de dicha costa. La búsqueda también debe extenderse a depósitos más antiguos en la región, con dataciones que van desde hace 400.000 años hasta hace más de 2 millones de años.

Dentro de una década, esperamos que la lista de icnitas de homínidos antiguos sea mucho más larga de lo que es en la actualidad, y que los científicos puedan aprender mucho más sobre nuestros ancestros antiguos y los paisajes que ocuparon.

Por Charles Helm (izquierda)

Investigador asociado al Centro Africano de Paleociencia Costera, Universidad Nelson Mandela.

Y

Senior Lecturer, University of Leicester

Fuentes: theconversation.com | scielo.org.za | 23 de mayo de 2023

Aníbal Clemente

Historia y Arqueología. Divulgando la Historia desde 1998. Bienvenidos a la Cultura.

2 comentarios:

  1. De hecho, hay muchos hechos bien investigados de la historia actual del desarrollo de la civilización humana. Me gusto mucho este tema de investigacion

    ResponderEliminar