728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 14 de noviembre de 2012

    Investigaciones arqueológicas confirman el lugar exacto donde fue crucificado Jesús de Nazareth

    Desde el 1 de noviembre, bajo la nave de la Iglesia Luterana del Redentor, en Jerusalén, un parque arqueológico llamado "A través de los siglos" estará abierto al público. El mismo proporciona la respuesta a una pregunta que han eludido durante mucho tiempo los investigadores: el lugar donde estaba el Gólgota, en el que Jesús fue crucificado, sepultado y resucitado, está realmente ubicado.

    Planeado y construido bajo los auspicios del Instituto Evangélico Alemán para la Arqueología de la Tierra Santa (DEI), en Jerusalén, el parque ofrece un recorrido por la historia de la ciudad santa, completado con modelos, animación en 3-D y efectos de luz.
    El director del DEI, Dieter Vieweger comenta que los hallazgos resultantes de la fase de investigación anterior a la creación del parque arqueológico apoyan la idea, generalmente aceptada, de que el sitio de la Iglesia del Santo Sepulcro es el lugar donde el Gólgota o Calvario se encontraba.
    La confusión sobre el asunto surgió en el siglo XIX, cuando los eruditos bíblicos señalaron que el lugar que Juan y otros evangelistas describen como aquel donde Jesús fue crucificado no estaba en las afueras, sino dentro de las puertas de la ciudad de Jerusalén. Esta circunstancia también iba en contra de las regulaciones judías, según las cuales las ejecuciones y entierros tenían que llevarse a cabo fuera de los muros de la ciudad.

    Luego, en 1893, los arqueólogos desenterraron un enorme muro que incluso los escépticos rápidamente aceptaron como el segundo muro de Jerusalén, según lo descrito por el historiador Flavio Josefo. El muro se creía que databa de la época del rey Herodes el Grande, y parecía validar la teoría de que el Gólgota estaba fuera de los muros que existían en la época de Herodes (la tercera muralla de la ciudad fue construido más adelante).


    Pero la cuestión se reabrió en la década de 1960, cuando la arqueóloga inglesa Kathleen Kenyon comprobó que el área rodeada por el llamado segundo muro estaba deshabitada en el momento de la crucifixión de Jesús. Esto fue seguido, en la década de 1970, de un descubrimiento aún más dramático realizado por el entonces director del DEI, Ute Wagner-Lux: el segundo muro estaba en un sitio que había sido utilizado durante mucho tiempo como cantera de piedra, lo que se ajustaba a la descripción del Gólgota. Pero lo que los que excavadores encontraron debajo fue una sección de dos metros de espesor de escombros de la ciudad destruida por el jefe militar, y más tarde emperador, Tito, en el año 70 d.C.
    Eso significaba que el muro había sido construido después de la muerte de Jesús; y posteriores hallazgos demostraron de modo concluyente que el muro no era de una muralla de la ciudad.
    Entonces, ¿qué era?


    Individuos "ateos"
    Algo que leyó en el historiador cristiano Eusebio de Cesarea, dio al actual director del DEI, Vieweger, una idea. Eusebio escribió que algunos individuos "ateos", que buscaban borrar toda memoria de la sepultura de Jesús habían erigido un templo dedicado a Afrodita en el lugar. Esto sucedió después de la revuelta de Bar Kojba, entre el 132 y 135 d.C., cuando los romanos destruyeron totalmente Jerusalén y el emperador Adriano construyó la ciudad de Aelia Capitolina en su lugar, y donde a los judios se les prohibió vivir bajo pena de muerte.
    En el centro de esta significativa gran ciudad de Adriano se había erigido un templo a Venus (Afrodita). El relato de Eusebio subraya que los romanos no sólo trataron sistemáticamente de borrar toda huella de los lugares sagrados judíos, sino también los de los "otros Judios", los cristianos.
    Pero entonces, si el muro era parte del templo de Afrodita, ¿qué es lo que llevó al emperador Constantino, casi 200 años después, a levantar la Iglesia del Santo Sepulcro en este lugar?
                                                                                                                                            

    Vieweger se refiere a una fuente cristiana que registra que, poco después de que el templo romano fue construido, Cristo fue muerto en el centro de la ciudad que Adriano construyó. Los historiadores Hans-Joachim Gehrke (izquierda) y Peter Funke (derecha) añaden un argumento histórico y religioso que apoya la creencia tradicional de la zona: "Deseando Constantino construir una iglesia en el lugar de la resurrección de Cristo, ¿habría elegido hacerlo en un importante templo romano si hubiera tenía otra alternativa?".

    Constantino era cualquier cosa menos un iconoclasta: fueron otros emperadores romanos posteriores quienes arrasaron los templos paganos. Los historiadores ven esto como una evidencia concluyente de que la memoria del Gólgota sobrevivió a lo largo de varios siglos.
    Por tanto, el Gólgota no estaba justo al lado de la muralla construida por Herodes, sino probablemente en una cantera de piedra que fue rellenada bajo Adriano para poder erigir su templo principal en la ciudad nueva. El historiador Gehrke establece que toda la información que actualmente se conoce, los datos y los escritos, apoyan la tesis de que el lugar donde Jesús fue ejecutado y enterrado es donde está ubicada la iglesia de Constantino. Eso hace que Juan y otros evangelistas estén en lo correcto: Jesús murió fuera de las puertas de la ciudad.
    Foto: El sitio tradicional del Gólgota, en la Iglesia del Santo Sepulcro. - (Bertrand Hauger)

    Fuente: worldcrunch.com | Die Welt | Berthold Seewald| 6 de noviembre de 2012
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Investigaciones arqueológicas confirman el lugar exacto donde fue crucificado Jesús de Nazareth Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP