728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 13 de septiembre de 2016

    Descubren tumbas y restos humanos de casi 5.000 años de antigüedad en la Cueva del Randero de Pedreguer (Alicante)

    Las excavaciones de este verano en el interior de la Cova del Randero.

    Pedreguer y sus yacimientos arqueológicos son, en los últimos años, una fuente inagotable de descubrimientos de enorme calibre para ampliar conocimientos de cómo eran las tierras de la actual Marina Alta (Alicante) milenios atrás. Los últimos, correspondientes a la Cueva del Randero, se acaban de dar a conocer y se suman a los que durante el último lustro han ido saliendo a la luz en esta misma sima o en la de la Cueva del Comte.

    Los nuevos hallazgos son consecuencia de la décima campaña de excavaciones de la Cova del Randero, que finalizó el pasado viernes, y que, entre otros descubrimientos, ha sacado a la luz restos humanos y otros materiales asociados a ritos funerarios cuya antigüedad ronda los 5.000 años.
    La campaña, dirigida por Jorge A. Soler Díaz, Consuelo Roca de Togores y Olga Gomes, han contado con la participación de una veintena de personas entre profesionales del Museo Arqueológico de la Diputación de Alicante (MARQ) y estudiantes de las universidades de Alicante, Belfast, León, Pamplona y Valencia.

    Este año, los trabajos de excavación se han concentrado en la denominada sala interior, en la que la campaña de 2016 permitió descubrir una impresionante vasija intacta del cuarto milenio antes de nuestra era. Ahora, el estudio detallado de aquella pieza ha permitido concretar todavía más su datación y situar su fabricación alrededor del 4.200 a C. Además, la investigación revela que fue utilizada como contenedor de hidromiel, recipiente para la elaboración de alimentos y también como lámpara para la iluminación de la sala.

    Una de las arqueólogas muestra la vasija semienterrada en el interior de la cueva.

    Pero los hallazgos más relevantes de la campaña de 2016 en esa misma sala remiten a una época más reciente que la de la vasija, cuando la parte más profunda de la cueva dejó de usarse como espacio habitable y se convirtió en lugar de enterramiento. En este sentido, en el fondo e interior de la sala se han encontrado restos humanos y materiales que testimonian este uso funerario y que, por estudios de carbono 14, han sido datados en la primera mitad del tercer milenio antes de nuestra era (hacia el 2.700 a. C.), con lo que su antigüedad rondaría los 4.700 años.

    Entre los elementos vinculados a este hecho funerario destacan una quincena de puntas de flecha de sílex, de perfecta factura y sin ningún desgaste en las hojas, lo que revela que fueron hechas para acompañar a los difuntos, en base a la creencia de que pudieran hacerse servir en la otra vida. Se trata de elementos que formarían parte de las ofrendas que el grupo humano que habitó el valle de la Llosa en la época final del Neolítico realizaba a los personajes relevantes de la comunidad.

    Los especialistas en antropología física Consuelo Roca de Togores (MARQ) y Susana Gómez (Universidad de León) han realizado los primeros diagnósticos de los restos humanos descubiertos junto a los materiales líticos encontrados, consistentes fundamentalmente en vértebras, falanges de manos y pies, y dientes de indivíduos adultos que no superarían los 30 años. A su vez, la dentición indica una alimentación basada fundamentalmente en el consumo de carne de ovicaprinos.

    Algunos de los materiales encontrados, entre los que destacan vértebras humanas y puntas de flecha.

    Paralelamente, los trabajos de excavación se han desarrollado también en la conocida como sala de entrada, donde la colaboración de la doctora Elisa Doménech Faus, especialista en el Paleolítico, ha permitido la realización de un sondeo para reconocer el uso de la cavidad por parte de los grupos de cazadores y recolectores que hacían uso del valle de la Llosa, para los que se ha previsto una cronología magdaleniana.

    Un millar de elementos encontrados

    La campaña ha tenido lugar en el marco del programa de excavaciones ordinarias que promueve anualmente el MARQ, con la colaboración del Ayuntamiento de Pedreguer, que ha facilitado la infraestructura necesaria para la continuidad de este proyecto. Los trabajos del equipo de arqueólogos y especialistas han podido clasificar un millar de elementos, entre restos humanos, de fauna, cerámica y sílex, a la vez que la técnica de la fotogrametría georeferenciada ha permitido documentar tridimensionalmente el avance de un proceso de excavación en el que han colaborado también los operarios de los servicios municipales.

    Fuente: La Marina Plaza
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Descubren tumbas y restos humanos de casi 5.000 años de antigüedad en la Cueva del Randero de Pedreguer (Alicante) Rating: 5 Reviewed By: Historia y Arqueología
    TOP