728x90 AdSpace

  • Actualidad

    sábado, 17 de septiembre de 2016

    La Dinastía Bárcida en la Península ibérica por Aitor Manuel Vacas Carrillo

    Resultado de imagen de Los barquidas en la península ibérica
    Aníbal Barca


            Mucho se ha escrito ya sobre el papel que los Barca y púnicos tuvieron en la Hispania del S.II a. C. y su influencia en los métodos de producción agrícola, ganadero y sobre todo económico. Debemos tener presente, en un primer momento, la necesidad imperiosa que se tenía tras la pérdida de la primera guerra púnica, que fue un impasse en la consecución del dominio del mediterráneo occidental. De este modo, la humillante acuerdo de paz no hizo sino, establecer las primeras hojas de ruta hacia la conquista de Hispania por púnicos, en la búsqueda de nuevas riquezas. Como bien es sabido, Amílcar Barca desembarca en Gadir en el 237 a. C. con su hijo, todavía niño y con su yerno Asdrúbal. Desde el inicio de la presencia cartaginesa en Hispania, se dio cuenta de una gran empresa de conquista de lo que hoy es Andalucía. No obstante, la guerra que estaba presente en todos los ámbitos de los Barca se compaginó en ocasiones con una proyección política como observamos en el casamiento, por ejemplo, de Asdrúbal con la hija de un reyezuelo indígena. Esta gran presión batalleadora de los Barca, tuvo repercusión y los indígenas, ajenos al desenlace de todo, intentaban contrarrestar. Los Fenicios en un primer momento, optaron por establecer política con los cartagineses, pero pronto observarían como fue un error el querer conseguir un pacto con aquellos que peleaban por los mismos recursos y se estableció una corriente de resistencia.

          A la muerte de Amílcar en el 228 a. C. en Illici, ciudad de Helike según Diodoro (XXV, 10, 3-4) que correspondería con la actual ciudad de Elche, sus tres hijos (Asdrúbal, Magón y Aníbal) y Asdrúbal el bello prosiguieron con la expansión púnica por la Península ibérica. De Amílcar Barca, destacamos la consolidación del territorio de la cuenca baja del Guadalquivir, sometiendo a indígenas como los turdetanos y  la fundación de la ciudad  Ákra Leuké en su versión Griega según Diodoro de Sicilia y que puede identificarse como Carmo, actualmente la ciudad de Carmona,  

    Asdrúbal el bello
        Asdrúbal optó por una política más elaborada y establecía un programa de integración de las élites locales, que como bien he dicho anteriormente, integraba el matrimonio suyo con la hija de un rey local íbero, de cual nombre no se sabe nada. Destacamos de Asdrúbal, su éxitos militares y su conocimiento del territorio hispano, pero su obra a destacar por defecto, es la fundación de la Ciudad de Qart Hadasht (Cartagena) o Cartago nova a la postre tras la conquista romana. Esta ciudad se convirtió en la capitalidad hispánica del control púnico en el occidente mediterráneo  y desde aquí, sabemos se proyecto toda la política de los cartagineses, no solo ya en la Península ibérica, sino en el marco de la Segunda Guerra Púnica. La importancia de esta ciudad, viene dada por su estratégica posición en el territorio. Es ciudad portuaria y se hallaba en un enclave óptimo para las relaciones con Cartago, Baleares y la zona mediterráneo occidental. Poseía cuencas minero-metalíferas importantes y sus campos eran propicios para la agricultura. 


          Los romanos no perdían detalle de la expansión púnica sobre Hispania y como método de información utilizaban la alianza con pueblos no sometidos en el Levante español, como fue el caso de Sagunto, el casus belli de todo lo que a continuación tras el Tratado del Ebro del 226 a.C. acontece. De este Tratado, que abordaremos insustancialmente, extraemos la imperiosa necesidad que tenían los romanos para poner freno al avance cartaginés.  De este modo, tras la primera guerra púnica, Hispania se estaba convirtiendo de alguna manera en otra Sicilia, pero de mayor tamaño. Se estableció el límite del Ebro como separación o corredor que no podían atravesar de manera belicosa. Al otro lado, tenemos ciudades de especial relevancia como Masalia y más particularmente Rhode y Emporion, ciudades Griegas amigas de los romanos y que en el Transcurso de la Guerra de estos contra púnicos, cobrará importancia estratégica. Asdrúbal morirá asesinado en el 221 a. C. a manos de la venganza de un esclavo. Tras él, Aníbal toma el poder en Hispania y los acontecimientos toman un otro cariz. Sitia la ciudad de Sagunto, que resulta ser igual de penosa para sitiados como para los sitiadores. Tras su conquista, una nueva embajada romana, le comunica que están en guerra con Roma y antes de que pudieran iniciar la estrategia sobre Hispania, Aníbal ya había cruzado los Alpes y se encontraba en terreno italiano. Posteriormente, se desarrolla la guerra con resultado por todos conocidos.
         
         El paso de cartaginenses por Hispania a dejado huella y claras evidencias de un avance significativo tanto en la concentración de ciudades, la fundación de nuevas como bien he destacado anteriormente Carmona (Ákra Leuké) o Qart Hadasht, pero también en el ámbito agrícola y monetal. Magón, hermano de Aníbal escribió profusamente sobre la agricultura, hecho meramente muy notable y que llevó a la práctica en Hispania y que muchos de sus objetos de agricultura fueron adquiridos por romanos. De hecho, sus tratados e ideas fueron latinizadas por expresa obligación del Senado romano y es mentado por autores romanos, siendo recomendado por el mismo Columela. De este modo, su aportación en el ámbito agrícola es notable. 
       
          La monetización cartaginesa en la península ibérica se puso en marcha, tras la dominación bárquida y esto  se debe entre otras razones al pago de las tropas que con la conquista de nuevas ciudades y la fundación de otras, se fueron configurando nuevas cecas y entre ellas por ejemplo, Malaka, Seks, Baria, Abdera, Acinipo y un largo etcétera. El sustrato monetal púnico. en la península ibérica fue importante y de ello tenemos vestigios como las acuñaciones de monedas  de plata con el perfiles en el anverso (Tanit) y animales en el Reverso (Caballo y Elefante).

    Moneda de Plata hispano-Cartaginesa



    Calco hispano-Cartaginés


                                       
         Para finalizar, quiero también indicar la arquitectura púnica en hispania como un hecho de relevancia en la construcción de murallas, fortificaciones y calles. La excepcionalidad de la construcción es un dato más que probado. Por ejemplo, tomaremos las ciudades de Tossal de Manises y Qart Hadasht como referente. Sus murallas, pudieron llegar hasta cerca de los 8 metros de altura y estaba compuesta por dos murallas paralelas y cerradas. El Interior estaba compartimentado dos pisos, uno inferior y otro superior y que sería como la siguiente reconstrucción de la muralla púnica del Tossal de Manisses.
    Reconstrucción  Muralla en Tossal de Manises

       La muralla cartaginesa de Qart Hadasht llegaría a los 10 metros de altura y estaba compartimentada en tres alturas o pisos, las dos primeras de casamatas y la última y superior a modo de paseo de ronda de la guardia. Como bien es sabido, tras la muerte a los Escipiones en la Ulterior, Publio Cornelio Escipión el Africano (por dar fin a la guerra en África) asalta la ciudad de Qart Hadasht, en un golpe de efecto que dará al traste con todas la pretensiones púnicas. Las tropas cartaginesas, a días de la capital, dejaron desguarnecidas las defensas, que Publio Cornelio supo aprovechar. Obtuvo un gran botín, aparte de dar un duro golpe psicológico a la contienda. Para ganarse el apoyo de las tribus indígenas, optó por la idea de liberar a los presos y enviarlos con sus familias, ganándose el apoyo de muchos de ellos. También supo hacer un sabio uso del dinero, de manera que las  negociaciones o la sumisión de muchas tribus era cada vez más difícil.  De este modo, en la derrota cartaginesa de Zama en el 202 a. C. los cartagineses pidieron la paz. Tras el paso de los púnicos por la península ibérica, cabe destacar su gran aportación en todos los ámbitos destacados anteriormente, y que actualmente, se la da el adjetivo de <<neopúnico>>, con todos los matices que se le quiera dar.


          
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: La Dinastía Bárcida en la Península ibérica por Aitor Manuel Vacas Carrillo Rating: 5 Reviewed By: Aitor M. Vacas Carrillo
    TOP