728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 15 de noviembre de 2016

    Decubren un misterioso mural de 6.000 años en Jerusalén

    La Estrella Ghassuliana, descubierta en una cueva jordana en los años 30, sale brevemente del museo de Jerusalén este para ser exhibida en los centros de la Autoridad de Antigüedades de Israel de toda la ciudad.

    El propósito exacto y el simbolismo de la antigua estrella de 8 puntas siguen siendo desconocidos.

    Por primera vez desde su descubrimiento en la década de 1930, un espectacular y misterioso mural pintado en una pared de la cueva en la Jordania moderna hace unos 6.000 años –más de un milenio antes de la formación de las primeras ciudades o la invención de la escritura– se exhibe en Jerusalem con poca fanfarria.

    Pero la retirada de la Estrella Ghassuliana del almacén del Museo Rockefeller en Jerusalén Este, donde ha estado desde el mandato británico, y su posterior exhibición en las nuevas instalaciones de la Autoridad de Antigüedades de Israel, al otro lado de la ciudad, violaron la promesa de la AAI de hace unos meses de no sacar artefactos del museo.

    La magnífica pieza central era parte de una serie de pinturas rupestres descubiertas durante las excavaciones realizadas por el Instituto Bíblico Pontificio entre 1929 y 1938 y en 1959 en Teleilat el-Ghassul, un sitio justo al este del río Jordán, al norte del Mar Muerto. Sólo un puñado de pinturas murales del Cercano Oriente sobreviven de ese período, y sólo dos otros fragmentos se han encontrado en el Levante meridional.


    Las pinturas fueron realizadas en pinturas roja, marrón, amarilla, negra y blanca hechas de minerales naturales sobre barro y paredes encaladas. Aparte de la estrella, las pinturas representan figuras enmascaradas, animales y diseños geométricos.

    Los murales, gravemente dañados durante su remoción de las cuevas, son ejemplos extremadamente raros de obras de arte del período calcolítico – hace entre seis y siete mil años, antes de la invención del trabajo del bronce, y cuando la vivienda humana se limitaba a pequeños pueblos agrícolas.

    En el pequeño museo del Instituto Bíblico Pontificio en el centro de Jerusalén, el director Stephano Bittasi corrió una cortina debajo de una reproducción de la Estrella Ghassulian en un santuario interior donde se guardan algunos de los hallazgos más fascinantes de Ghassul. Dejando a un lado un paño que cubría las cajas de madera cubiertas de vidrio, reveló algunos de los fragmentos restantes de una sección del mural que contenía figuras enmascaradas, la pintura negra y ocre aún viva. El esqueleto de un bebé, con el cuello roto, enterrado en una olla de barro bajo el suelo de una casa, estaba al lado de los pedazos de mural en otra caja.

    El propósito exacto y el simbolismo de la Estrella Ghassuliana siguen siendo un misterio. El pueblo de Ghassul mantuvo una cultura básica similar a la de sus sucesores en la Edad del Bronce, cultivando aceitunas y uvas y pastoreando ovejas y cabras. Pero sabemos poco de sus prácticas cultuales. Los eruditos han sugerido varias veces que los bebés enterrados debajo del piso eran vistos como protectores del hogar, o eran víctimas del sacrificio de niños, dijo Bittasi. Sin embargo, no está claro si el pueblo calcolítico tenía un panteón de dioses, pero la suposición general entre los historiadores es que la religión durante este período se centraba en deidades de fertilidad que proporcionaban las necesidades básicas de la humanidad.

    La centralidad de la estrella de ocho puntas encontrada en la cueva de Ghassul, rodeada de figuras y animales enmascarados, sugiere que “el sol era venerado y adorado como un dios mayor”, dijo Bitassi, que sólo emerge en otras culturas mucho más tarde. Es anterior a la formación de la primera dinastía egipcia en mil años, la aparición del primer monoteísmo posible –el culto de Atón– en casi 3.000 años, y trasciende la noción de que no existían deidades abstractas en la antigüedad.

    Una reproducción moderna de la Estrella Ghassulian en el Instituto Pontificio Bíblico de Jerusalén, el 10 de noviembre de 2016. (cortesía del Instituto Pontificio Bíblico)

    Algunos estudiosos, entre ellos Andrea Polcaro de la Universidad de Perugia en Italia, sostienen que la pintura refleja “pensamiento religioso homogéneo relacionado con un culto solar importante” y sirvió como un calendario solar rudimentario.

    Después del descubrimiento de los primeros murales en la década de 1930, los arqueólogos jesuitas del PBI los sacaron de Ghassul. Una sección descubierta durante excavaciones posteriores en los años 70 terminó en el museo nacional de Jordania en Amman, y algunos fragmentos llegaron al Instituto Bíblico Pontificio. Pero la estrella acabó en un almacén en el Rockefeller.

    El Museo Rockefeller abrió al público en 1938 y albergó el Departamento de Antigüedades del Mandato Británico y el primer museo arqueológico importante del país. Los artefactos de todo el territorio británico -que incluye lo que hoy es Israel, Jordania y los territorios palestinos- fueron recogidos y almacenados allí. Jordania asumió el control cuando ocupó Jerusalén del este entre 1948 y 1967, después Israel ganó control durante la guerra de los Seis Días de junio de 1967. En medio siglo, el edificio ha sido gestionado conjuntamente por el Museo de Israel y la AAI, que lo convirtió en sede de la organización.

    Una reproducción moderna de un mural de Teleilat el-Ghassul en el Pontificio Instituto Bíblico de Jerusalén, el 10 de noviembre de 2016. (cortesía del Instituto Pontificio Bíblico)

    Desde 1967, los gobiernos israelíes han mantenido un statu quo no oficial en el Rockefeller no añadiendo ni retirando la colección de reliquias de la instalación (con ciertas excepciones, incluida la transferencia de algunos pergaminos antiguos a un laboratorio moderno ubicado en el campus del Museo de Israel). Una petición reciente de Emek Shaveh, una ONG que se opone a la politización de la arqueología, se opuso a la transferencia de la biblioteca de Rockefeller a la nueva sede de la AAI en Jerusalén occidental.

    El argumento contra la medida de la AAI es que la transferencia de artefactos de Jerusalén Este a Jerusalén Occidental constituye una violación del Protocolo de La Haya de 1954 sobre la Protección de los Bienes Culturales de “impedir la exportación de bienes culturales de un territorio ocupado por éste durante un conflicto armado”.

    El Tribunal Supremo de Justicia rechazó la petición y decidió que la AAI podía transferir la biblioteca a su nueva sede porque el Rockefeller carece de las instalaciones adecuadas para conservar los frágiles libros de la colección y que ello está en consonancia con la Convención de La Haya.

    Al mismo tiempo, la AAI insistió en que no transferiría ningún hallazgo arqueológico del Rockefeller a la nueva instalación de la AAI.

    El Museo Rockefeller en Jerusalén

    “Las reliquias arqueológicas existentes en el Museo Rockefeller permanecerán como parte de la estructura histórica, y no hay intención de transferirlas al campus arqueológico”, dijo la AAI en un comunicado entonces.

    “¿Por qué tiene que haber oposición?”, Dijo Hava Katz, directora de tesoros nacionales de la AAI, mientras recorríamos la nueva instalación. “En el 67 cuando tomamos el Rockefeller …, el estado nos dio el edificio, y todo lo que estaba allí –de acuerdo con la ley jordana– nos lo pasó a nosotros, a Israel. [Los jordanos] también nos permitieron recibir la propiedad de los elementos que estaban dentro”.

    El derecho internacional, sin embargo, considera el Museo Rockefeller de propiedad jordana soberana, y la comunidad internacional no reconoce la anexión de Israel de Jerusalén Este en 1980.

    El Rockefeller se estableció como un refugio seguro para los artefactos, para reunir a judíos y árabes, una “isla alejada del conflicto”, dijo por teléfono el profesor Raphael Greenberg, de la Universidad de Tel Aviv. El edificio de piedra caliza tiene signos grabados en la roca en árabe, hebreo e inglés. Aparte de las cuestiones legales potenciales de retirar la estrella y otras antigüedades del museo, Greenberg dijo, el tema más amplio es también el simbolismo implicado en el desmantelamiento de la colección: la situación entre judíos y árabes “no suscita esperanzas”.

    En cuanto al regreso de la estrella al Rockefeller, Katz explicó que “las pinturas al fresco son como material orgánico y metales, cosas sensibles. No los exponemos por mucho tiempo, para que no se deterioren más allá de la reparación. A menos que haya una exposición futura sobre artefactos Chalcolíticos, la estrella permanecerá en un almacén donde se pueda conservar".

    Fuente: radiojai.com.ar |The Times of Israel| 13 de noviembre de 2016
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Decubren un misterioso mural de 6.000 años en Jerusalén Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP