728x90 AdSpace

Historia y Arqueología Televisión

  • Actualidad

    lunes, 13 de noviembre de 2017

    ¿Conoce el Cuadrado SATOR?

    En este artículo le propongo una traducción inédita y completa de esta misteriosa inscripción dándole una interpretación plausible con respecto a su verdadero origen.

    INTRODUCCIÓN

    Esta inscripción latina es conocida en todo el Imperio romano desde el primer siglo de nuestra era y las más antiguas son atestiguadas en Pompeya. Este hecho es interesante: los primeros cuadrados SATOR conservados y que han sobrevivido a la erupción del Vesubio pues son anteriores al año 79 después de Jesucristo.

    Otro hecho interesante: ¡este cuadrado SATOR puede leerse en todos los sentidos sin perderlo! Porque la lengua latina lo permite, este multipalíndromo tiene el mismo significado leído de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, así como de la izquierda a la derecha y de la derecha a la izquierda; puede ser leído también en sentido contrario, en líneas como en columnas y aún en bustrófedon: SATOR-AREPO-TENET-OPERA-ROTAS o ROTAS-OPERA-TENET-AREPO-SATOR.


    Su traducción literal (y todavía provisional) es la siguiente: "El sembrador - arepo (?) - tiene con cuidado (1) las ruedas" o "Son las ruedas que con cuidado mantiene - arepo (?) - el sembrador". Es fácil comprender lo esencial de esta inscripción en su primera lectura con nociones elementales de latín. Sin embargo, el sentido y la función de este cuadrado quedaron oscuros para numerosas personas en el curso de los siglos. Pensamos que no hay que complicar esta lectura que debía justamente ser clara para los contemporáneos de estas inscripciones en el primer siglo de nuestra era. Estamos persuadidos, además, que no es necesario recurrir ni al esoterismo, ni a la investigación cabalística para coger su sentido. Estas vías de búsqueda o de enseñanza no consiguieron por otra parte convencernos por falta de argumentos lógicos (2).

    EL SEMBRADOR

    SATOR significa en latín el sembrador y aún: el plantador, el artesano, el autor, el creador, el padre (3).

    Así como el sembrador no puede llamarse AREPO, sabiendo que AREPO no puede ser un nombre propio (ver más abajo la explicación dada en la sección: SIGNIFICADO DE AREPO), nos preguntamos pues quién podría ser este famoso sembrador.

    Si haya sido una divinidad mítica, su nombre habría aparecido de manera más precisa, como Yasión, hijo de Zeus por ejemplo, el sembrador más conocido quizá de la mitología grecolatina. Habría sido necesario de mencionar una entre las centenas de divinidades grecoromanas que existían para estar seguro de saber de quién se trataba. Dejar la ligereza artística en epigrafía, según el ejemplo bien conocido por el "dios no conocido" (4), no nos incita a pensar en seguida en Yasión.
    Si buscamos más concretamente en la historia el nombre de un agricultor célebre, encontramos a Lucio Cincinato, en el siglo 5 antes de Cristo. Honrado por Catón el Viejo particularmente por sus virtudes romanas (rectitud, honestidad, integridad, frugalidad y ausencia de ambición personal, devoción y capacidad de trabajo, etc.), Cincinato supo sin embargo proteger y defender a sus conciudadanos por leyes notables y por una estrategia militar probada (5). Sin embargo, parecería poco probable que 500 años después de su existencia (¡se trata de un medio milenio!) nos refiramos a Cincinato sin nombrarle específicamente.

    Debemos pues buscar otra pista y encontrar otra explicación.
    Una de ambas inscripciones latinas descubiertas en Pompeya puede aportarnos una indicación suplementaria: se encuentra en la casa de Paquio Próculo y de su esposa. Esta inscripción rodeó de una línea sus dos TENET, lo que forma una cruz griega muy visible en su centro.


    Entonces la cruz recuerda el símbolo cristiano; deja así sugerir una inspiración y una vocación más espiritual de esta inscripción. De hecho, la traducción del cuadrado puede ser hasta más cosmológica a la luz de este descubrimiento: "El sembrador (autor, creador) - arepo (?) - tiene con cuidado las ruedas (los discos de los astros... pues el universo)".

    Esto también nos empuja a buscar más lejos en el espacio, pero no en el tiempo, ya que, como se vio, la alusión a una persona debe ser relativamente contemporánea a la fecha de creación de la inscripción para que esta alusión sea comprensible y para que se sepa a quién se refiere.
    Nos queda buscar entonces los rastros de un hombre que vivió un poco antes de la erupción de Vesubio y cuya notoriedad estaba presente en la península italiana antes del año 79 después de Jesucristo.

    Con todos estos requisitos previos, no nos queda más que considerar a un hombre que vivía en Palestina y a quien, aunque conocido, le gustaba actuar de modo discreto. Un hombre que, en los años 30, se presentó él mismo como un sembrador, sin duda de modo escondido, pero claro, en la primerísima parábola que enseñó al pueblo, la famosa parábola del sembrador (6).
    La llave de este cuadrado consiste en descifrar quién está detrás de este SATOR. Considerando que el sembrador podría ser el Cristo, entramos en un mundo nuevo y totalmente nuevo tanto para los romanos como para nosotros.

    EL PADRE

    Continuemos pues nuestra búsqueda. Hace falta recordar - y no hay que olvidarlo - que SATOR también tiene el significado de "padre", además de sus otros significados de: plantador, sembrador, artesano, autor y creador.

    También, aún sin ir muy lejos en el análisis del cuadrado, se descubre fácilmente este lazo entre el sembrador y el padre. El mismo significado por otra parte es contenido en el verbo original de la palabra SATOR (sero, sevi, satum que significa: plantar, sembrar; difundir, procrear, engendrar, originar).

    He aquí algo interesante: un sembrador es también un padre. De modo figurado, el sembrador es el padre de las plantas que originó echando sus semillas en la tierra.

    Más interesante todavía: si utilizamos las 25 letras de este cuadrado (7) y las ensamblamos de nuevo como en el juego del scrabble, encontramos la cruz griega en 2 dimensiones, pero de otra manera, más escondida esta vez.



    De este anagrama - N quedando por supuesto la letra única y central - resaltan las dos primeras palabras del Padre Nuestro, la oración enseñada por Jesús a sus discípulos, encuadrada por las vocales A y O, versiones latinas del alfa y de la omega, la primera y la última letra del alfabeto griego (8).
    De todo esto, deducimos sin dificultad que el sembrador es también el padre.

    EL SEMBRADOR ES NUESTRO PADRE

    El hecho de encontrar dos veces Padre Nuestro y los A-O en este cuadrado nos empuja a creer que esta repetición ha sido querida: no está allí para rellenar los hoyos. De hecho, nada es dejado al azar en este cuadrado (9).

    Dicho sea entre nosotros, y como prueba de testimonio también, la cruz aparece realmente dos veces en este cuadrado: una vez con cruzamiento de los dos TENET (de manera visible) y una segunda vez con cruzamiento de los dos PATER NOSTER (de modo más escondido).

    Este cuadrado demuestra pues que el sembrador es también el padre, que el padre es escondido en la persona del sembrador; este cuadrado demuestra además que el sembrador es nuestro Padre, ya que SATOR es PATER NOSTER, siendo el comienzo y el fin (A-O), la muerte y la resurrección (O-A); que un hombre es Dios; que este hecho es irrevocable (9).

    Es sorprendente de comprobar que, aunque por regla general en epigrafía es más bien el hombre quien intenta dirigirse a una divinidad, aquí es lo contrario que parece producirse: es como si Dios procuraba asociarse con los lectores de modo misterioso y profundo queriendo ser su Padre.
    Así, el Padre Nuestro es bien incluido en este cuadrado desde su creación, desde su invención, aunque su redescubrimiento o su nueva lectura ocurrió y se hizo público sólo relativamente recientemente.

    INFLUENCIA Y DATACIÓN

    Asimismo, y curiosamente también, nuestro cuadrado prefigura toda la iconografía posterior de la cruz - adornada de ambas letras griegas, como por otra parte el crismón en este mismo registro - representaciones que serán corrientes en los primeros siglos de nuestra era y sobre todo desde el siglo 4 (10).



    Además, por razones de coherencias internas de estos dos escritos, colocamos la datación del cuadrado casi contemporánea de la redacción del Apocalipsis de Juan (66-67): este cuadrado podría ser aún como un testamento del apóstol Pablo.
    En realidad, no se tiene que minimizar la presencia judía en Roma, ni el número de cristianos viviendo allí, en el primer siglo de nuestra era, hecho confirmado también por el libro de los Actos y de la Epístola a los romanos (cap. 16), además de los Anales de Tácito y del testimonio de Eusebio de Cesarea. No olvidemos tampoco el número de los cristianos martirizados por Nerón en 64 y quienes desgraciadamente se contaban por centenas... Este cuadrado ya pudo pues servir de mensaje para los cristianos entre ellos, a partir de estos tiempos difíciles para ellos mismos.

    SIGNIFICADO DE AREPO

    Vengamos de allí ahora a AREPO. Esta palabra aparece sólo una vez entre todas las inscripciones y los textos latinos que existen, por eso muchos dicen que se trata de un hapax legomenon ("dicho una sola vez"). Preferiríamos afirmar que se trata de una palabra desconocida, ya que se ignora completamente su significado: sin duda esta palabra no puede ser un nuevo sustantivo, ni todavía menos un nombre propio inventado para la ocasión. Tal cual, es imposible adivinar su significado.
    Vamos a hacerlo sin embargo teniendo en cuenta todo su contexto, actitud necesaria para descifrar cualquier palabra desconocida y vamos a ver que se puede redescubrir su significado de manera muy simple, descomponiendo a AREPO (palabra desconocida) en tres palabras (conocidas o reconocibles): A-RE-EPO.

    Así, siguiendo las reglas de métrica latina que hace la elisión del E posible, como en poesía y en la retórica además, simplemente leemos: A R(E) EPO, de esto (de este cuadrado), digo (hablo).
    Así latinizamos el verbo griego eipein (decir, cantar, recitar, ordenar; que se escribe epo en el presente del indicativo), verbo muy conocido en Grecia en su uso arcaico, pero también en su uso más reciente (11); no es difícil de imaginar que no debía ser ignorado en Roma. EPO sería bien un hapax en sí, pero su significado no debía ser tan difícil de coger, siendo el griego la lengua internacional de la época (12).



    Además, para ser palíndromo, A R(E) EPO deberá leerse también, por consiguiente y a la inversa, OP(E) ERA, donde se encontrará la misma fusión de los dos E en un único. OPE ERA significa "por la fuerza soberana". Ops, opis, femenino, significa la fuerza (es un ablativo de medio) y ERA sería el segundo hapax en este caso.

    Así como decimos por ejemplo, también en francés actualmente como en latín en el primer siglo de nuestra era, "con una fuerza hercúlea", podríamos encontrar aquí una construcción idéntica donde (h)era sería el adjetivo femenino erus,a,um sacado directamente del nombre propio Hera que significa "la Soberana". ¿Quién no conocía entonces en la mitología griega las ambas divinidades más importantes, Zeus y Hera, su esposa y hermana? Así como la letra h no se pronunciaba y a menudo tampoco se escribía, la palabra ERA se deja fácilmente adivinar, según nuestra opinión, como siendo el adjetivo era "soberana".
    Propondremos pues más bien dos hapax (EPO y ERA), con una lectura clara y plausible, simple y posible, de AREPO en ambos sentidos, lo que nos hace preferir en resumidas cuentas la lectura OPE ERA en lugar de OPERA (13) y eso también por razones de lógica interna (14).

    TRADUCCIÓN DE LA INSCRIPCIÓN

    Finalmente, lo que se concibe bien se enuncia claramente, decía Albert Einstein parafraseando a Nicolas Boileau-Despréaux. Nuestra propuesta de traducción de este cuadrado simple y profundo es la siguiente: "El sembrador - de esto testifico - tiene por su fuerza soberana todo el universo" y, a la inversa, "Es todo el universo que por su fuerza soberana mantiene el sembrador - de esto yo testifico".
    Entre nosotros, esta manera que tiene el lapidario de interpelar al lector, como esta inserción en el texto "- de esto testifico -" es frecuente en epigrafía (estelas funerarias), como también lo es en la Biblia (15).


    CONCLUSIÓN

    En resumidas cuentas, este Cuadrado SATOR pudo aparecer como un símbolo secreto cristiano, un camuflaje del mensaje de la cruz, tanto en los medios politeístas o mitraicos de la época vueltos poco tolerantes en respuesta al anuncio de la verdad, así como en el mismísimo tiempo de las persecuciones contra los cristianos por razones políticas, porque éstos no aceptaban devolverle un culto al emperador.

    Sin embargo el mensaje de este cuadrado queda claro: es el del sembrador-creador crucificado, pero resucitado, porque tiene todo su poder benévolo y paternal. Este mensaje, sí es una epopeya para vivirla uno mismo y para compartirla con los demás: realmente es la buena noticia de la salvación, firme y eterna, en Jesucristo.

    El interés, como la particularidad muy grande de este cuadrado, es que ha sido escrito en latín y que el mensaje del evangelio se haya propagado en esta nueva lengua - en forma de resumen y de quiz a descubrir - bien antes de la primera traducción latina fiable de la Biblia, la Vulgata, que parecerá completa solamente algunos siglos más tarde, después de 405 en realidad (16). No olvidemos, que en 57 todavía, el apóstol Pablo escribía a los romanos... en griego.

    La prueba suplementaria que este cuadrado tiene un origen cristiano indiscutible es justamente toda la polémica, sobre todo posterior, proviniendo de medios (esotéricos particularmente) que no aceptaron su mensaje. Pero de por su origen, de por su originalidad, como de por su función y de por su implicación tan estrecha con el Libro de los libros, estamos persuadido que este cuadrado no es mágico, ni esotérico, ni cabalístico, tampoco druídico; es más que esto: es un mensaje de vida.
    Por fin, habría todavía mucho más que decir sobre eso. Sin embargo, concluiremos por lo esencial: según nosotros, este cuadrado transmite por primera vez en la historia de la humanidad el mensaje del evangelio escrito en latín y además, bajo una forma muy condensada, incluyendo además todo el equipaje cultural griego y hebraico de la época. Es el único mensaje de la buena noticia - en latín - que conozcamos, surgiendo - directamente y por primera vez - de la parte occidental del Imperio romano, al principio de la segunda mitad del primer siglo de nuestra era.

    Simplemente,

    Olivier Perret van Hooff


    NOTAS Y REFERENCIAS

    1. Opera puede ser el nominativo o el acusativo plural de opus, operis, neutro: las obras. Preferimos el ablativo de opera, ae, femenino: el trabajo, la actividad, el cuidado; lo que puede traducirse aquí por un adverbio de modo: con cuidado.

    2. Estas vías de búsquedas que son, entre otras cosas, el esoterismo y la cábala no pudieron hasta ahora y a nuestro conocimiento: a) dar una traducción de esta inscripción, sin ir hasta exigir que esta sea fácil de leer y fácil de comprender; b) explicar el significado de AREPO; c) explicar el significado de su inverso OPERA siguiendo para OPERA el mismo razonamiento que para comprender AREPO; d) saber crear por lo menos otra frase en latín utilizando las mismas letras del cuadrado, pero sin olvidar que esta inscripción cuenta un cruzamiento interno con la letra N; y que se trata ni siquiera de crear 5 palabras de 5 letras, sino que que éstos deben también sobreponerse y formar por su lectura vertical una de las 5 palabras que el cuadrado ya contiene horizontalmente en su medio, al ejemplo del TENET; e) dar una explicación simple de la razón de esta inscripción, sin ir hasta exigir transmitirnos un mensaje que sea a la vez simple y profundo; f) y respetar las particularidades de esta inscripción latina en sus lazos con el griego y el hebreo.
    Solamente mencionar en este orden de idea y de vía de pensamiento, por ejemplo, el artículo de Paul Veyne, Le carré Sator ou beaucoup de bruit pour rien (À la mémoire de Georges Ville) in: Bulletin de l'Association Guillaume Budé: Lettres d'humanité nº27, diciembre de 1.968, p. 427-460 in: https://www.rechercheisidore.fr/search/resource/?uri=doi:10.3406/bude.1968.3477, consultado el 15.06.2017.

    3. Ver el diccionario Gaffiot indicado en la bibliografía.
    4. Hechos 17: 23.

    5. No pudimos realizar aquí un estudio exhaustivo de todos los sembradores y agricultores, ficticios o no, apareciendo en la epigrafía romana. Esto podría ser un sujeto de tesis para quien se interesaría por eso...

    6. La parábola del sembrador: Mt. 13:3-8,18-23.

    7. Si se quiere respetar las reglas de composición de las palabras del juego del scrabble, debemos hacer que este cuadrado contenga - por lo menos - 26 letras y no 25, porque la N de TENET debe ser doblado ya que sirve de cruzamiento de dos palabras. (Pensamos para nuestra parte que este cuadrado puede contener hasta 28 letras en realidad: ver nuestra nota 14).

    8. Recordemos también las palabras de Jesús: "Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último... (Ap. 1:8,11; 21:6; 22:13)", "Yo y el Padre uno somos (Jn. 10:30,38)" y "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí (Jn. 14:6)". Esto todavía nos hace pensar a Isaías 44:6 "Así dice YHVH Rey de Israel, y su Redentor, YHVH de los ejércitos: Yo soy el primero, y soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios."

    9. Así como en la Biblia, la cifra 2 representa el testimonio (ver por ejemplo las 2 tablas de la ley, los 2 evangelios: el antiguo y el nuevo, los 2 testigos del Apocalipsis, etc.), la repetición (de un sueño o de una palabra) indica también la firme resolución por parte de su autor (ver los sueños de Faraón y la aparición de la mano delante de Belsasar, por ejemplo, donde el anuncio divino es firme y se cumple: Gn. 41:32, 45:6-7; Dn. 5:25-30).

    10. Reproducimos a continuación una imagen del artículo tirado de D. Mariano Andrés Puente, Catedrático de Latín, El crismón: Historia y Evolución, p. 119 in http://www.aspur.org/docs/el%20crismon.pdf, consultado el 15.06.2.017.

    11. Ver el diccionario Bailly indicado en la bibliografía.

    12. Epo que se hace EPO estaría hoy como si dijera por ejemplo, sacando del inglés, la lengua internacional de nuestra época: "yo blogueo". Usted comprende fácilmente que esto signifique: escribo un comentario en mi blog...

    13. Lectio difficilior potior: preferimos la versión o la lección más difícil, como lo quiere el principio de la crítica de los textos en filología.

    14. SATOR-AREEPO-TENNET-OPEERA-ROTAS: 28 letras en total. EE-NN-EE son 3 grupos de 2 letras que fusionan cada uno en una única, 3 en 1, esto nos hace pensar también al Dios triuno: Padre, Hijo y Espíritu Santo, Cristo siendo la persona más visible de la Trinidad, el Padre y el Espíritu Santo, en cuanto a ellos, siendo más discretos y más profundos en la experiencia personal del cristiano. Cristo estaría así en el centro como la N del cuadrado (Ap. 5:6 Y vi en medio del trono a un cordero que era allí como inmolado).

    No obstante si se quiere quedarse en nuestras 26 letras, acordarse también que el valor del nombre de Dios, el famoso Tetragrámaton YHVH, hace 26 en hebreo.

    15. Ver particularmente Mt. 24:15; Mr, 13:14; Lc. 21:20; He.10:7; Ap. 13:18; 22:20). De hecho, podemos comprender esta inserción de varias maneras: o sea el lapidario quien nos habla (o Dios que se dirige directamente a sus lectores), o sea aún el lector, quien después de haber leído y haber comprendido el sentido del mensaje, lo afirma y lo proclama a su vez por haberlo hecho suyo.

    16. Incluso el INRI (Iesus Nazarenus, Rex Iudaeorum: Jesús de Nazareth, rey de Judíos), otra inscripción famosa en iconografía, es más tardío también.

    Bibliografía escogida:

    Concerniendo sobre todo al origen de este cuadrado, además del corpus de las inscripciones latinas (CIL), los diccionarios F. Gaffiot (latín-francés, Librería Hachette, Paris, 1.934) / A. Bailly (griego-francés, Librería Hachette, Paris, 1.960) y las ilustraciones sacadas de la Wikipedia entre otras cosas, consultamos algunos artículos y publicaciones muy interesantes:
          Charles Cartigny, Le carré magique, testament de Saint-Paul, Diffusion Picard, Paris, 1.984 .
          Nicolas Vinel, Le judaïsme caché du carré SATOR de Pompéi, in "Revue de l'histoire des religions", Ed. Armand Colin, Paris, 2/2.006 varia p.173-194.
          Jean Subiran, L'élision dans la poésie latine, Paris, C. Klincksieck, 1.966.
          Felix Grosser, Ein neuer Vorschlag zur Deutung der Sator-Formel, Archiv für Religionwissenschaft, XXIV 1926, pp. 165-169.
          Jean-Marie Mathieu, Le carré SATOR, le Pater Noster et la Croix, Le Cep nº44, julio de 2.008 (Centre d'Etudes et de Prospectives sur la science: www.le-cep.org) in http://www.contrelitterature.com/archive/2008/09/19/le-carre-sator-le-pater-noster-et-la-croix.html, consultado el 25.03.2.017.
          Leonor E. Molero Alcaraz,Comentario filológico de un epígrafe latino (CLE 960), in "http://institucional.us.es/revistas/philologia/4_2/art_12.pdf" consultado el 28.02.2.017.
    La Santa Biblia, Reina Valera de 1960, Sociedades Bíblicas Unidas, Corea 2.002.
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: ¿Conoce el Cuadrado SATOR? Rating: 5 Reviewed By: Crónica Nacional
    TOP