728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 5 de agosto de 2018

    Por fin sabemos cómo sonaba la antigua música griega

    Detalle de una copa ática. Muchacho tocando el aulós. 460 a. C. Museo del Louvre. Wikipedia.

    Por
    En 1932 el musicólogo Wilfrid Perrett informó a un público de la Real Asociación Musical de Londres sobre las palabras de un profesor de griego anónimo con inclinaciones musicales: "Nadie ha llegado a la cabeza o a la cola de la antigua música griega, y nadie lo hará nunca. 'De esa manera miente la locura' (Shakespeare, 'El rey Lear')".

    De hecho, la antigua música griega ha planteado desde hace mucho tiempo un enigma enloquecedor. Ahora bien, la música era omnipresente en la Grecia clásica, con la mayoría de la poesía de alrededor del 750 a.C. al 350 a.C. -las canciones de Homero, Safo y otros- compuesta y ejecutada como música cantada, y a veces acompañada de danza. Los textos literarios proporcionan abundantes y específicos detalles sobre las notas, escalas, efectos e instrumentos utilizados. La lira era una característica común junto con los populares aulós, dos pipas de doble lengüeta tocadas simultáneamente por un solo intérprete para que sonaran como dos oboes poderosos tocados en concierto.

    A pesar de esta gran cantidad de información, el sentido y el sonido de la antigua música griega han resultado increíblemente elusivos. Esto se debe a que los términos y nociones que se encuentran en las fuentes antiguas (modo, enarmonía, diesis, etc.) son complicadas y poco familiares. Y si bien la música anotada existe y puede interpretarse de manera fiable, es escasa y fragmentaria. Lo que podía reconstruirse en la práctica a menudo sonaba bastante extraño y desagradable (véase vídeo abajo), por lo que la antigua música griega se consideraba por muchos como un arte perdido.


    Pero investigaciones recientes han revertido de manera emocionante esta sombría evaluación. Un proyecto para investigar la antigua música griega, en el que he estado trabajando desde 2013, ha generado asombrosas ideas sobre cómo los antiguos griegos hacían música. Mi investigación incluso me ha llevado a poder representarla (véase vídeo abajo) y con suerte, en el futuro, veremos muchas más reconstrucciones de este tipo.


    Nuevos enfoques

    La situación ha cambiado en gran parte porque en los últimos años algunos aulós, muy bien conservados, han sido reconstruidos por técnicos expertos como Robin Howell e investigadores asociados al European Music Archeology Project. Interpretados por flautistas altamente calificados como Barnaby Brown y Callum Armstrong, proporcionan una guía fiel sobre el rango del tono de la música antigua, así como sobre los tonos, timbres y afinaciones propios de los instrumentos.
    La clave de la canción antigua eran sus ritmos, y los ritmos de la antigua música griega pueden derivarse de los metros de la poesía. Estos se basaban estrictamente en la duración de las sílabas de las palabras, que crean patrones de elementos largos y cortos. Si bien no hay indicaciones del 'tempo' para las canciones antiguas, a menudo está claro si un metro debe cantarse rápido o lento (hasta la invención de cronómetros mecánicos, el 'tempo', en cualquier caso, no fue fijo, y estaba destinado a variar entre actuaciones). Establecer un 'tempo' apropiado es esencial para que la música suene bien.

    Apolo toca la lira. Wikimedia Commons

    ¿Y los tonos, la melodía y la armonía? Esto es lo que la mayoría de la gente quiere decir cuando afirman que la antigua música griega antigua se ha perdido. Miles de palabras sobre la teoría de la melodía y la armonía sobreviven en las escrituras de autores antiguos como Platón, Aristóteles, Aristóxeno, Ptolomeo y Arístides Quintiliano; y unas pocas partituras fragmentarias con notación musical antigua salieron a la luz en Florencia a fines del siglo XVI. Pero esta evidencia de la música de aquellos tiempos no proporciona un sentido real a las riquezas melódicas y armónicas que aprendemos de las fuentes literarias.

    Más documentos con anotaciones antiguas en papiro o piedra han salido a la luz intermitentemente desde 1581, y en la actualidad existen alrededor de 60 fragmentos. Cuidadosamente compilados, transcritos e interpretados, por eruditos como Martin West y Egert Pöhlmann, nos dan una mejor oportunidad de entender cómo sonaba tal música.

    Fragmento musical del "Orestes" de Eurípides. Wikimedia Commons

    Interpretación de la antigua música griega

    El primer documento musical sustancial, hallado en 1892, conserva parte de un coro del drama trágico de Eurípides "Orestes", del 408 a.C. Su interpretación hace tiempo que plantea problemas, debido principalmente al uso de intervalos de un cuarto de tono, los cuales parecen sugerir una sensibilidad melódica extraña. La música occidental funciona con tonos enteros y semitonos; cualquier intervalo más pequeño nos suena como si una nota se estuviera reproduciendo o cantando fuera de tono.
    Pero mi análisis del fragmento de "Orestes", publicado a principios de este año, dio lugar a ideas sorprendentes. Primero, demostré que los elementos de la partitura indican claramente el 'color de las palabras': la imitación del significado de las palabras por la forma de la línea melódica. En este sentido, hallamos una cadencia decreciente ajustada a la palabra "lamento" y un gran intervalo ascendente que acompaña a la palabra "saltar".
    En segundo lugar, mostré que si los cuartos de tono funcionaban como "notas de paso", la composición era de hecho tonal (enfocada en un tono al que la melodía regularmente revierte). Esto no debería ser muy sorprendente, ya que semejante tonalidad existe en todos los documentos de la música antigua de siglos posteriores, incluyendo los "Himnos Délficos" a gran escala conservados en piedra.

    Con estas premisas a la vista, en 2016 reconstruí la música del papiro de "Orestes" para su realización coral con acompañamiento de aulós, estableciendo un ritmo rápido según lo indicado por el medidor y el contenido de las palabras del coro. Este pasaje del "Orestes" fue interpretado por un coro y un intéprete de aulós en el Ashmolean Museum, Oxford, en julio de 2017, junto con otras partituras antiguas reconstruidas.

    Me queda por descubrir, en los próximos años, unas pocas docenas de partituras antiguas, muchas extremadamente fragmentarias, y representar un drama antiguo completo con música históricamente informada en un teatro antiguo como el de Epidauro.
    Mientras tanto, se puede sacar una conclusión emocionante. La tradición occidental de la música clásica a menudo se dice que comienza con la canción gregoriana del siglo IX. Pero la reconstrucción y representación de la antigua música griega han demostrado que la misma debe ser reconocida como la raíz de la tradición musical europea.

    Fuente: laconversation.com | 31 de julio de 2018
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    1 comentarios:

    1. Es ridículo. El primer video está distorsionado para que el segundo suene mucho mejor. Ya hay interpretaciones de música griega antigua bastante buenas

      ResponderEliminar

    Item Reviewed: Por fin sabemos cómo sonaba la antigua música griega Rating: 5 Reviewed By: El Diario de Aníbal
    TOP