728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 27 de febrero de 2019

    Ibiza es diferente, genéticamente

    Yacimiento fenicio de Sa Caleta, en Ibiza.

    "Ibiza es diferente". Eso es lo que pensaban los cientos de abanderados del movimiento 'hippie' que visitaron la isla pitiusa durante los años 60, fascinados por su clima y su naturaleza inexplorada. Lo que no imaginaban era que lo que hacía más única a la isla eran sus habitantes.

    Ahora, un estudio dirigido por Francesc Calafell (izquierda), investigador principal del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) -un centro mixto de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- revela que los genes de los nativos de Ibiza son realmente diferentes. Sí, la isla es única.

    El trabajo, publicado en el European Journal of Human Genetics con la colaboración de investigadores de la Universidad Americana del Líbano y la Universidad de Otago, expone que los actuales ibicencos provienen de los invasores catalanes que repoblaron la isla a partir del siglo XIII.
    El resultado parece estar en conflicto con la historia de la isla, la cual fue invadida y habitada por muchos pueblos previamente, desde los fenicios y cartagineses hasta los romanos y árabes. En un trabajo anterior, dirigido por Pierre Zalloua (derecha) con la colaboración de Francesc Calafell y Benjamí Costa, director del Museo Arqueológico de Ibiza, los investigadores ya habían observado que los pobladores originales, los fenicios, no parecían tener mucho en común con los actuales ibicencos, si bien no habían localizado la fuente de su herencia genética.

    "La hambruna que siguió al ataque franco-otomano en 1536, junto con la epidemia de peste bubónica de 1652, supusieron una gran crisis demográfica para la isla; esto podría explicar la actual ausencia de rasgos genéticos antiguos en los isleños, así como su diferenciación, ya que la población actual desciende de un número reducido de supervivientes que sufrieron estas calamidades", comenta Simone Biagini (izquierda), estudiante de doctorado en el grupo de Francesc Calafell y primer autor del estudio.

    Para descubrir el origen de los genes ibicencos, los científicos han determinado la información genética de 163 voluntarios de 3 regiones de España (Cataluña, Valencia e Islas Baleares) y han utilizado 69 muestras españolas publicadas anteriormente. Para evaluar la conexión con el genoma fenicio se han utilizado muestras de ADN antiguo de la necrópolis fenicia de Puig des Molins, en Ibiza, y 257 muestras de ADN moderno de Oriente Medio y el norte de África.
    "Si bien era previsible que no hubiera un vínculo genético con los fenicios, la singularidad genética de los ibicencos actuales resulta muy sorprendente", dice Benjamí Costa (derecha), quien ha colaborado en el análisis genético de muestras fenicias antiguas.

    La información sobre la población ibicenca aportada por el estudio de Calafell, también profesor de la UPF, podría arrojar luz sobre otros escenarios donde se ha dado una segregación geográfica similar. Sin embargo, no todas las islas mediterráneas presentan el mismo patrón: mientras que Ibiza y Cerdeña son poblaciones claramente diferenciadas, los pueblos de Mallorca, Menorca y Sicilia son mucho más similares a los habitantes del continente.

    La investigación ha sido financiada por la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarollo Regional (FEDER), la Agència de Gestió d’Ajuts Universitaris i de la Recerca (Generalitat de Catalunya) y la Unidad de Excelencia María de Maeztu.

    Fuente: Universidad Pompeu Fabra | 21 de febrero de 2019
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Ibiza es diferente, genéticamente Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP