728x90 AdSpace

  • Actualidad

    domingo, 23 de agosto de 2020

    Una excavación aporta nuevos datos sobre el origen de la Ribeira Sacra

    La segunda campaña arqueológica efectuada en la parroquia de Vilachá de Salvadur, en el municipio de A Pobra do Brollón (Lugo), ha finalizado este jueves con unos resultados que ofrecen nuevos datos sobre el origen de la Ribeira Sacra.

    Las excavaciones se desarrollaron durante tres semanas, con el objetivo de esclarecer el yacimiento de Os Conventos, situado en un espolón del Val do Frade, en la ribera del Sil.
    La intervención se pudo desarrollar gracias a la financiación de la Consellería de Cultura e Turismo, a través de la Dirección Xeral de Patrimonio, y en colaboración con el Ayuntamiento de A Pobra do Brollón y la asociación vecinal de Vilachá de Salvadur, en el marco del proyecto Adegas da Memoria.

    Las dos grandes preguntas de la excavación eran, por una parte, saber si había más enterramientos en el lugar, además del encontrado en la anterior campaña en mayo de 2019, y, por otro lado, entender mejor los límites y estructura del yacimiento, donde supuestamente se construyó el monasterio de San Martiño de Piñeira.

    La piedra con la inscripción, a la derecha, se halla en la esquina de un antiguo muro. ADEGAS DA MEMORIA.

    Carácter sagrado de Os Conventos

    Según relataron los arqueólogos responsables, la intervención “comenzó con muy buen pie” al encontrar en los trabajos de limpieza previos a la excavación un “hallazgo espectacular”: una piedra inscrita en latín vulgar del período altomedieval.

    Tras haber consultado con expertos en epigrafía, la hipótesis más secundada es que se trata de “una piedra funeraria” que luce la expresión “famulus di”, que significa “servidor de dios”, una fórmula prototípica de enterramiento.
    La piedra, reutilizada en un muro perimetral del yacimiento, encajaría a la perfección con la hipótesis del equipo, que sitúa el origen de Os Conventos en “un primitivo eremitorio en torno al siglo X”, que daría paso posteriormente al monasterio de San Martiño de Piñeira.


    Crismón de Quiroga. El arqueólogo alemán Helmut Schlunk dató la pieza entre los años 420 a 450 d. C. y es junto a la tapa del sarcófago de Temes (Carballedo) la representación más antigua conocida del cristianismo en Galicia.

    Otro hallazgo importante para la constatación del carácter sagrado de este espacio desde sus inicios fue una pequeña loseta grabada con un crismón, un monograma con las dos primeras letras de la palabra Cristo en griego.

    "Estas losetas con crismones fueron típicamente usadas en la meseta norte en la época visigoda, por lo que el hallazgo remite a los primeros momentos de Os Conventos".


    Los restos humanos —un cráneo y dos tibias— aparecieron en una cavidad excavada en la roca. Los investigadores supusieron que podría datar de la Edad del Bronce, ya que este tipo de enterramiento no coincide con las prácticas funerarias más habituales en la Edad Media.

    Del siglo X también datan los huesos humanos encontrados en la campaña anterior, a un lado del cual se encontró este año “lo que parece ser un sarcófago excavado en la roca”.
    También cerca de esta zona, el equipo descubrió una pequeña estructura con un depósito intencional compuesto por huesos de animal, cerámica, cuarzo y también carbón, lo que permitirá su datación por Carbono 14.

    Trabajos de excavación en la zona de Os Conventos, en la Ribeira Sacra - CEDIDA.

    Según apuntó el director de las excavaciones, Xurxo Ayán (izquierda), “por el contexto arqueológico podemos deducir que estos hallazgos nos llevan directamente a los orígenes de Os Conventos, a un período oscuro altomedieval en el que aún se mezclan costumbres cristianas con rituales paganos”.

    De centro religioso a centro vinícola

    La documentación histórica también recoge la ocupación posterior del monasterio de San Martiño de Piñeira por la Orden del Císter, momento en el que el lugar pasa a ser una “granja” para la producción vinícola.

    La excavación confirma esta ocupación con el desenterramiento de “un gran volumen de cerámica que data de los siglos XII y XIII”, además de “restos metálicos como una punta de lanza, cuchillos y llaves”.

    “Son indicios de un sistema feudal en el que Os Conventos tenía el control del valle vinícola para beneficio económico del Císter, con el consecuente conflicto social”, detalló Ayán.
    Restos de cerámica medieval hallados.

    Además de los materiales desenterrados, a nivel arquitectónico el equipo localizó la entrada de la edificación original, facilitando así la comprensión de la estructura original del monasterio.
    "La excavación de la entrada reveló una enorme acumulación intencional de piedras procedentes de un derrumbamiento y que se relaciona con usos agrícolas posteriores”.
    En medio del material constructivo aparecieron objetos como “bisagras o clavos que indican el desmantelamiento de un gran edificio”.


    Ortofoto de Os Conventos con los espacios escavados.

    “El espolón en el que está Os Conventos era de gran atractivo, tanto que motivó su ocupación y reocupación múltiples veces”, indicó Ayán.

    “Aquí hubo un ingente trabajo para crear una superficie llana que permitiera construir sobre la roca, un trabajo que se respetó en la Edad Moderna, conservando así un yacimiento que habla de los orígenes y evolución de la vida en la Ribeira Sacra”, concluyó el arqueólogo.

    Vista del paisaje de la Ribeira Sacra desde el municipio lucense de Sober, donde pueden apreciarse los viñedos en las laderas escalonadas del cañón. Wikipedia.

    Fuente: cope.es | 21 de agosto de 2020

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Una excavación aporta nuevos datos sobre el origen de la Ribeira Sacra Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP