728x90 AdSpace

  • Actualidad

    martes, 9 de febrero de 2021

    Así fue hallada la tumba medieval más lujosa de Europa: la historia real de la película de Netflix "La excavación"

    Este extraordinario yelmo se enterró con su dueño anglosajón, un guerrero de élite o posiblemente un rey, en Sutton Hoo a principios del año 600 d.C. FOTOGRAFÍA DE MUSEO BRITÁNICO

    En 1926, el coronel del Ejército británico Frank Pretty y su esposa Edith compraron una casa en la localidad de Sutton Hoo, en la región de Suffolk (Inglaterra). La operación incluía un amplio terreno aledaño que presentaba 18 túmulos, unas misteriosas y pequeñas colinas, probablemente obras humanas. Cuando el militar murió en 1934, la mujer, que había viajado a Egipto y visto a su padre excavar un monasterio cisterciense de joven, solicitó al cercano Museo de Ipswich una investigación arqueológica para esclarecer qué se escondía debajo de la tierra.

    Los trabajos le fueron encomendados a un arqueólogo aficionado de nombre Basil Brown (izquierda), el hijo de un granjero que había dejado la escuela a los 13 años, y los comenzó en junio de 1938. La zanja que abrió en el túmulo número uno le permitió identificar varios artefactos que se remontaban a una Edad Media temprana y unos remaches de hierro característicos de las embarcaciones. El verano siguiente se confirmó que aquello era un barco funerario anglosajón del siglo VII. "Es el descubrimiento de mi vida", escribió en su diario. Y uno de los más importantes de la humanidad: el tesoro de Sutton Hoo, la tumba altomedieval más rica de Europa.

    Basil Brown en primer plano y el Tte. Cmdt. J.K.D. Hutchison en una supuesta imagen "fantasmal" del barco enterrado que se develó durante las excavaciones en el sitio de Sutton Hoo en 1939. El efecto "fantasma" fue el resultado de la arena descolorida por la materia orgánica que se había podrido.

    La gestación y la primera fase de este espectacular hallazgo, registrado en el contexto del inminente estallido de la II Guerra Mundial, protagonizan la nueva película de Netflix, La excavación, dirigida por Simon Stone. La cinta es un drama que va más allá del acontecimiento arqueológico, pero que constituye una suerte de homenaje a la labor y al empeño de Edith Pretty y Basil Brown, interpretados por Carey Mulligan y Ralph Fiennes respectivamente. La curiosidad de ambos prendió una historia que hoy en día se expone y ocupa un lugar privilegiado en el British Museum de Londres.

    Fotograma de la película 'The dig' (La excavación) en la que se muestra a la terrateniente Edith Pretty (interpretada por Carey Mulligan) y Basil Brown (Ralph Fiennes).

    Pero no fue una misión exclusiva de Brown. Cuando las noticias de que un aficionado estaba descubriendo un yacimiento que podría ser único llegaron al Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge, rápidamente se formó un grupo de profesionales con algunos de los mejores arqueólogos del momento. La excavación científica, dirigida por Charles Phillips, arrancó en julio de 1939. A lo largo de 17 días se desenterró una serie de piezas excepcionales: monedas y broches de oro macizo, un refinadísimo yelmo decorado con diversas figuras, armas —un escudo, una espada, una daga y un hacha—, un cetro, un portaestandarte, calderos y copas de bronce y hasta una lira. El relato de la "Edad Oscura" se tambaleaba.

    Diversos elementos hallados en Sutton Hoo.

    "Todos los objetos brillaban a la luz del sol como el día en que fueron enterrados", anotó en su diario Basil Brown. El conjunto incluía elementos de diversas procedencias europeas y del Mediterráneo bizantino, y los expertos determinaron que se trataba de un riquísimo ajuar fúnebre, situado dentro de una cámara funeraria que se levantó en medio de una nave de 27 metros de largo por 4,5m de ancho. Aunque el cuerpo no aparecía, las dimensiones de la tumba y la complejidad del ritual evidenciaban que estuvo destinado a una persona muy poderosa del siglo VII. Los especialistas creen que podría ser la de Raedwald, rey de East Anglia, uno de los reyes de la Inglaterra meridional fallecido hacia el año 625.

    Los arqueólogos excavando el barco funerario de Sutton Hoo a finales de la década de 1930. The Trustees of the British Museum.

    La campaña de excavaciones terminó el 25 de agosto. Una semana después el Reino Unido declaró la guerra a Alemania tras la invasión nazi de Polonia. "Se cubre la excavación y se suspenden las investigaciones. No hay tiempo para la arqueología; otras son las prioridades", narra el arqueólogo Andrea Augenti en su libro De Lucy a Medina Azahara: 10 grandes descubrimientos arqueológicos (Alianza). "En 1942 Sutton Hoo es confiscado por el Estado y utilizado como campo de entrenamiento de los tanques del Ejército británico. A fuerza de pasar por encima de los túmulos, tanto en primera como marcha atrás, los tanques Sherman redujeron notablemente su altura".

    Otros elementos hallados en Suton Hoo: tapa de un bolso, una gran hebilla, dos cierres de hombro, y un cinturón de oro.

    Historia compleja

    Los trabajos en el yacimiento se retomaron entre 1965 y 1971, conducidos por el académico y arqueólogo Rupert Bruce-Mitford (derecha). Su labor fue esencial, excavando el barco en su totalidad y restaurando muchas de las piezas que habían salido a la luz en 1939. También resolvió el enigma del paradero del cuerpo del monarca anglosajón: la elevada tasa de acidez del terreno destruyó el cadáver —llegó a esa conclusión tras conocer el caso de un asesino en serie que disolvía a sus víctimas en un baño de ácido para no dejar rastro—. También fue el autor de un monumental volumen en el que se recogió toda la información arrojada por el yacimiento y con centenares de ilustraciones.

    “Es el descubrimiento de mi vida”, escribiría Basil Brown en su diario. Se habían encontrado otros barcos funerarios en Europa, pero ninguno de este tamaño.

    El proyecto de estudio de Sutton Hoo se retomó en los años 80 y 90 y su dirección fue adjudicada a Martin Carver (izquierda), profesor de Arqueología de la Universidad de York. Tras analizar el resto del sitio con nuevas herramientas tecnológicas, se descubrió una cronología de ocupación que iba desde el Neolítico hasta más allá del siglo VIII: asentamiento agrícola en la Edad del Bronce, abandono y reutilización durante la ocupación romana de Britania y reconversión en cementerio nobiliario a finales del siglo VI, con enterramientos similares a los que se registran en Escandinavia durante época vikinga.

    Carver, asimismo, logró desentrañar el significado de la exclusiva necrópolis, dedicada a una élite anglosajona: los lujosos objetos y la rica decoración de las tumbas manifiestan una reafirmación de poder de los soberanos paganos de East Anglia —reinaron menos de un siglo— frente a una amenaza. ¿Cuál? La expansión de una nueva ideología decidida a revertir el sistema y los valores sociales: el cristianismo.

    Tras enterrar los restos funerarios formaban estos característicos montículos llamados túmulos. Getty Images.

    “Es una gran explosión de actividad. Imagino que estos montículos deben haber sido muy demostrativos. Los entierros son extravagantes y muy ricamente amueblados. Son declaraciones contundentes sobre el deseo de continuar con este régimen en particular, esta dinastía, y de alguna manera hay signos de ansiedad por lo que viene del otro lado del Canal”, dice Carver. “En otras palabras, una unión cristiana más obvia, una especie de recreación del Imperio Romano, del que realmente no quieren formar parte. Por eso creo que es por eso que la inversión es tan grande. La gente está llamando a sus dioses, si quieres, para que los protejan", agrega Carver en una reciente conversación con la revista History Extra.

    Una representación de cómo pudo de ser el funeral del rey anglo sajón en el barco que después se enterró. Getty Images.

    El barco funerario recreado en Sutton Hoo con los distintos elementos encontrados.

    No obstante, el uso del cementerio de Sutton Hoo no se extinguió con la erradicación del paganismo. En algunos túmulos se identificaron los restos de individuos que habían sufrido una muerte violenta, como la horca o la decapitación. Se trataba de condenados ajusticiados en patíbulos de madera, según determinaron los arqueólogos tras hallar restos de las trazas. El yacimiento, sede de sepulturas de reyes de la Alta Edad Media, se había convertido en escenario de ejecuciones capitales. La compleja y fascinante historia de un yacimiento único.

    Fuentes: elespañol.com | wikiwand.com | eleconomista.net | 29 de enero de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Así fue hallada la tumba medieval más lujosa de Europa: la historia real de la película de Netflix "La excavación" Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP