728x90 AdSpace

  • Actualidad

    sábado, 26 de junio de 2021

    La reciente aparición de restos fósiles craneales amplían el árbol genealógico humano, pero también plantean profundos interrogantes

    Los fósiles encontrados en China e Israel que datan de hace unos 140.000 años se están sumando a las filas de homínidos que se mezclaron e hibridaron con los primeros humanos modernos.

    Los fósiles de Israel, hallados en Nesher Ramla, insinúan que un grupo de homínidos previamente desconocido, propuesto como antepasados ​​directos de los neandertales, podría haber dominado la vida en el Levante y haber vivido junto al Homo sapiens.

    Mientras tanto, los investigadores que estudian un cráneo humano antiguo extremadamente bien conservado, encontrado en Harbin, China, en la década de 1930, lo han clasificado de manera controvertida como una nueva especie, apodada Homo lagi (Hombre dragón), la cual podría ser un pariente aún más cercano de los humanos modernos que los neandertales.

    Pero ambos hallazgos han provocado ya un debate entre los científicos. Los estudios se basan en el análisis del tamaño, la forma y la estructura de los huesos fosilizados, métodos que están sujetos a juicio e interpretación individuales. Como en ocasiones suele ocurrir con los hallazgos de fósiles, no hay evidencias de ADN.

    Separar los primeros especímenes de homínidos en especies únicas, averiguar si interactuaron con otros y de qué forma lo hicieron, así como rastrear su evolución, es todo muy difícil y polémico: "Es muy complicado", dice Jeffrey Schwartz (izquierda), antropólogo y biólogo evolutivo de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania .

    Ancestro de los neandertales

    Desde el año 2000, la visión de la evolución humana durante el último medio millón de años se ha vuelto cada vez más compleja a medida que los investigadores han ampliado la lista de especies del género Homo que vivieron en el Pleistoceno medio y tardío. El árbol genealógico ahora incluye el Homo floresiensis indonesio, descubierto en 2003; los denisovanos siberianos identificados en 2010; el Homo naledi sudafricano, descrito en 2015; y el filipino Homo luzonensis, detallado en 2019.

    Estas especies se superpusieron en el tiempo con los humanos modernos (Homo sapiens), los cuales se cree que emergieron en África y se extendieron por el actual Israel y otras regiones hace unos 200.000 años, mientras que los neandertales (Homo neanderthalensis), que estaban firmemente asentados en Europa hace 300.000 años, fueron superados o subsumidos por los humanos modernos hace unos 40.000 años.

    Sin embargo, algunos fósiles de homínidos de este período de tiempo todavía no encajan perfectamente en ninguna de las categorías existentes. Ahora, los investigadores que estudian algunos de estos fósiles extraños, encontrados en Israel, creen que podrían haber identificado un nuevo grupo de homínidos. El antropólogo físico Israel Hershkovitz, de la Universidad de Tel Aviv, y sus colegas se han centrado en los fragmentos de un cráneo encontrados en Nesher Ramla, en el centro de Israel, los cuales son un hueso parietal y una mandíbula, probablemente pertenecientes al mismo individuo, que datan de hace entre 140.000 y 120.000 años.

    El equipo de investigación de Nesher Ramla (de izquierda a derecha): Israel Hershkovitz, Marion Prevost, Hila May, Rachel Sarig y Yossi Zaidner. (Foto: Universidad de Tel Aviv).

    El pensamiento convencional hasta el presente es que solo el Homo sapiens vivía en el Levante en ese momento, dice el equipo, pues la evidencia concluyente más temprana de la existencia de neandertales en la zona data de hace 70.000 años. “Lo que esperábamos encontrar era 'Homo sapiens', dice la coautora Hila May, también de la Universidad de Tel Aviv. "Pero, a primera vista, no lo fue". La mandíbula y los dientes eran parecidos a los de un neandertal, mientras que la forma del cráneo era más arcaica, una combinación inusual.

    La rareza parece coincidir con un puñado de otros fósiles encontrados en Israel, algunos de los cuales datan de hace 400.000 años, y ninguno ha sido clasificado previamente. “No hemos podido asignarlos a ningún grupo 'Homo', dice May. "Son todavia un misterio". Pero en un par de estudios publicados en Science el 24 de junio (aquí y aquí), el grupo de investigadores propone que todos estos fósiles pertenecen a la población de homínidos recién nombrada con el nombre del pueblo, Nesher Ramla, la cual podría haber dominado esta región durante cientos de miles de años. El equipo dice que los homínidos de Nesher Ramla pertenecían a una especie paraguas desconocida, en lugar de constituir una nueva especie ellos mismos.

    Sitio de excavación cerca de Nesher Ramla en el centro de Israel. Crédito: Yossi Zaidner.

    La población de Nesher Ramla parece haber dominado las mismas herramientas de piedra que el Homo sapiens que vivía en la zona. Los artefactos encontrados cerca de los fósiles sugieren que estos individuos cogieron pedernales desde hasta 10 kilómetros de distancia y afilaron las herramientas líticas cuando fue necesario. El hecho de que su tecnología lítica sea similar sugiere que vivieron junto con los humanos modernos y quizás hibridaron entre ellos.

    Pero no todos los investigadores están de acuerdo con los hallazgos del equipo. Para el paleoantropólogo Philip Rightmire (izquierda), de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, "el resto craneal parece de un neandertal temprano, de apariencia bastante arcaica". Rightmire dice que no le sorprendería ver neandertales en esta región en ese momento.

    Hershkovitz y sus colegas argumentan que la población de Nesher Ramla podría haber establecido comunidades tempranas de pre-neandertales en Europa, inyectando genes arcaicos de África o Asia en una especie que convencionalmente se ha pensado que está evolucionando en Europa. “Los neandertales ya no son una historia exclusiva de Europa”, dice Hershkovitz.

    Pero Rightmire sostiene que el flujo podría haber ido en la otra dirección. "No veo ninguna razón por la que estos primeros neandertales, si eso es lo que son, no puedan haber venido de Europa", dice.

    Una reconstrucción virtual del cráneo de Harbin (Homo lagi, Hombre dragón). Crédito: Xijun Ni.

    Hombre dragón

    En China, una evaluación de un cráneo de homínido del Pleistoceno medio que fue desenterrado hace décadas también podría arrojar nueva luz sobre nuestros antepasados.

    El cráneo de Harbin es un cráneo extremadamente bien conservado que data de hace unos 140.000 años y se cree que pertenece a un hombre de 50 años. El cráneo fue excavado originalmente en 1933 antes de ser escondido del ejército japonés en un pozo, y fue donado a la Universidad GEO de Hebei, en Shijiazhuang, en 2018. El cráneo es particularmente grande y grueso, con grandes cuencas oculares cuadradas, pómulos bajos dientes grandes y una paleta ancha.

    En un trabajo publicado en The Innovation el pasado 25 de junio, el paleontólogo Qiang Ji (izquierda), de la Universidad GEO de Hebei, y sus colegas proponen que las características únicas del cráneo de Harbin son suficientes para clasificarlo como una nueva especie. Sugieren el nombre de la especie Homo longi (Hombre Dragón) inspirados en el nombre común de la provincia de Heilongjiang, Long Jiang (Río Dragón), donde se encontró el fósil.

    Sin embargo, nombrar una nueva especie a partir de la parte posterior de un solo cráneo, del que se desconoce su contexto original y viene, además, sin artefactos, es controvertido. “Creo que había más especies corriendo por Asia de las que la gente se ha permitido pensar”, dice Schwartz. Pero no hay pruebas suficientes para convencerlo de que este cráneo representa una nueva especie.

    El fósil de Harbin es uno de los extraños cráneos del género Homo del Pleistoceno Medio encontrados en China a lo largo de los años. Desde el punto de vista de Rightmire, estos cráneos probablemente representan lo que sucedió con algunos de los primeros neandertales que marcharon desde Europa a través del Medio Oriente, hacia China y Siberia, convirtiéndose finalmente en los denisovanos.

    Comparaciones entre (desde la izquierda), el Hombre de Pekín, cráneo de Maba, cráneo de Jinniushan, cráneo de Dali y el cráneo de Harbin. Crédito: Kai Geng.

    "Estos restos fósiles asiáticos probablemente pertenecen al mismo grupo que los denisovanos", dice Rightmire. "Apuesto a que eso es de lo que estamos hablando aquí". Sin embargo, Hershkovitz sostiene que algunos de estos cráneos asiáticos podrían encajar mejor en el grupo de Nesher Ramla.

    En el estudio, Qiang Ji y sus colegas dicen que, dada la similitud del cráneo de Harbin con algunos fósiles tempranos de Homo sapiens, Homo longi podría ser un pariente aún más cercano a los humanos modernos que los neandertales. Pero Schwartz cree que algunos de estos fósiles se han agrupado de forma inapropiada en la categoría de Homo sapiens . “Muchos de estos fósiles son muy, muy diferentes entre sí”, dice.

    En general, las clasificaciones de homínidos actuales tienen poco sentido, argumenta Schwartz, porque agrupan demasiada diversidad en especies como Homo sapiens . "Creo que deberíamos empezar de cero", dice. “Algunas personas no son lo suficientemente atrevidas como para decir: 'veamos todo desde el principio'”.

    Fuente: nature.com | 25 de junio de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La reciente aparición de restos fósiles craneales amplían el árbol genealógico humano, pero también plantean profundos interrogantes Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP