728x90 AdSpace

  • Actualidad

    sábado, 26 de junio de 2021

    Un gran campamento romano perdido, que se remota al siglo II a. C., aparece en la sierra de Laboreiro, entre Orense y Portugal

    El recinto de Lomba do Mouro, en la sierra de Laboreiro, está situado en la frontera entre Galicia y Portugal. Manuel Gago

    Tecnología pionera ha ayudado a encontrar un campamento perdido construido y utilizado por miles de soldados romanos enviados para conquistar el noroeste de la península ibérica.

    El descubrimiento es el recinto fortificado militar romano más grande y antiguo excavado hasta ahora en Galicia y el norte de Portugal. Los cimientos del muro del recinto datan aproximadamente del siglo II a. C.

    Los expertos analizaron una sección de sedimento de los cimientos del muro utilizando una técnica de datación por luminiscencia estimulada ópticamente (OSL). Esto permitió fechar la última vez que los cristales de cuarzo estuvieron expuestos a la luz solar y cuánto tiempo estuvieron enterrados bajo las paredes.

    Detalle del sondeo 2. Foto: Era-Arqueologia. Los resultados de la datación absoluta del muro del recinto por OSL sitúan su fundación alrededor del siglo II a. C.

    El descubrimiento significa que Lomba do Mouro es el campamento romano identificado científicamente más antiguo hasta la fecha en Galicia y el norte de Portugal y puede vincular su construcción con las primeras campañas militares romanas en Gallaecia.

    El campamento de Lomba do Mouro, en la localidad de Melgaço, Portugal, (junto al río Miño y limítrofe con Galicia) fue construido por unas 10.000 tropas romanas que cruzaban el monte Laboreiro, entre los ríos Lima y Miño. Fue diseñado para ser una fortificación temporal, se usó durante un día o semanas como máximo en los meses más cálidos y se construyó rápidamente.

    El ejército cruzaba un terreno elevado por seguridad. Las fuentes escritas describen peleas durante su excursión, pero también se hicieron algunos acuerdos potenciales con la comunidad local.

    Imagen LiDAR del campamento romano de Lomba do Mouro João Fonte.

    De difícil detección

    Los campamentos temporales son difíciles de detectar porque quedan pocas pruebas arqueológicas, debido a su naturaleza no permanente y porque a menudo fueron destruidos a propósito cuando el ejército romano se fue.

    El doctor João Fonte (izquierda), de la Universidad de Exeter, miembro del equipo de investigación, señaló en un comunicado que "las fuentes escritas mencionan al ejército cruzando diferentes valles, pero hasta ahora no sabíamos exactamente dónde. Debido a la naturaleza temporal del sitio, es casi imposible de encontrar sin utilizar técnicas de detección remota, y la datación por radiocarbono no habría sido precisa porque las raíces de las plantas se introducen en la estructura".

    "Hemos encontrado numerosos campamentos militares en el Noroeste de la península ibérica en los últimos años, pero su datación es muy compleja. Al tratarse de recintos temporales, hay muy poca evidencia material u orgánica en ellos que permita una datación científicamente válida".

    Con una superficie de más de 20 hectáreas, Lomba do Mouro fue descubierta mediante técnicas de teledetección por el colectivo de investigación romanarmy.eu y fue objeto de un estudio arqueológico en septiembre de 2020. La campaña fue dirigida por el arqueólogo de la Universidad de Exeter João Fonte.

    Distribución de emplazamientos militares romanos en el noroeste de Iberia. En amarillo y numerados los sitios estudiados. En rojo, otros enclaves (cuadrado = campamento; círculo = castellum / puesto avanzado; cuadrado con cruz = fortaleza / fortaleza).

    100 años más antiguo que Penedo dos Lobos

    Hasta ahora, el campamento romano más antiguo de Galicia y norte de Portugal, excavado por el mismo equipo, era Penedo dos Lobos (Manzaneda, Ourense), donde se podían encontrar monedas que vinculaban este recinto con las campañas bélicas conocidas como Guerras Cántabras (29-19 a.C.), con la que el emperador Octavio Augusto puso fin al proceso de conquista de Hispania. Lomba do Mouro se construyó cien años antes que Penedo dos Lobos.

    As de Augusto acuñado por el legado Publio Carisio (25-22 a.C.) y recuperado en el campamento de Penedo dos Lobos.

    En 137 a. C. el cónsul romano Décimo Junio Bruto entró en Gallaecia con dos legiones, cruzando los ríos Duero y Lima y llegando al Miño. La datación de los muros, junto con las grandes dimensiones del recinto, apoyan la hipótesis de que el campamento pudo haber sido levantado por un contingente ligado a estos tiempos, aunque por el grado de incertidumbre de las fechas es difícil establecer una relación directa con el episodio de la campaña de Décimo Junio Bruto.

    Trabajos aún pendientes

    Hasta ahora, los sondeos se han realizado exclusivamente en la parte portuguesa del campamento, que tenía carácter temporal y fue erigido por el desplazamiento de un enorme contingente de unos de 10.000 soldados rumbo al noroeste de la Península. "En la parte gallega todavía no hemos podido trabjar, pero el plan futuro pasa por una colaboración transfronteriza", indica Fonte.

    Además, está pendiente examinar a fondo el campamento de Chaira da Maza, en el concejo orensano de Lobeira y a unos ocho kilómetros de distancia de Lomba do Mouro. "Podría estar relacionado con el mismo proceso histórico", concluye.

    Fuentes: elespañol.comlavozdegalicia.es | 24 de junio de 2021

    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Un gran campamento romano perdido, que se remota al siglo II a. C., aparece en la sierra de Laboreiro, entre Orense y Portugal Rating: 5 Reviewed By: Aníbal Clemente
    TOP