728x90 AdSpace

  • Actualidad

    miércoles, 21 de marzo de 2018

    Descubren en Israel una tumba con rico ajuar, de 3.600 años de antigüedad, en la antigua ciudad cananea de Megido

    Restos esqueléticos hallados en la tumba.


    El extraordinario descubrimiento de una magnífica e intacta cámara funeraria de 3.600 años de antigüedad en la antigua ciudad-estado cananea de Megido ha asombrado a los arqueólogos, no solo por la gran cantidad de riquezas que se han encontrado en la tumba, sino también por la posible comprensión que puede brindar sobre la dinastía real que gobernó este poderoso centro antes de su conquista por Egipto a principios del siglo XV a.C.

    Ubicado a 19 millas al sur de Haifa, en lo que hoy es el norte de Israel, el antiguo sitio de Megido dominó un paso estratégico en las principales rutas militares y comerciales internacionales durante casi cinco milenios, desde 3000 a. C. hasta 1918 d. C. Con vistas al valle de Jezreel, el sitio ha sido testigo numerosas batallas decisivas que han alterado el curso de la historia, ganándose el nombre figurativo de Armagedón (de Har-Megiddo, o 'Colina de Meguido') acuñado por primera vez en el Libro de la Revelación.

    Las joyas de oro que adornaban el entierro de un hombre adulto incluyen (desde arriba) una diadema, un brazalete y un collar de torsión. FOTOGRAFÍA DE PETER LANYI, EL MUSEO DE ISRAEL, JERUSALÉN.

    En la batalla más antigua registrada en la historia del Cercano Oriente Antiguo, en Megiddo, las fuerzas del faraón egipcio Tutmosis III sitiaron la ciudad fortificada en la primera mitad del siglo XV a. C. Después de un asedio de siete meses, la ciudad se rindió y cedió ante el faraón, quien incorporó a Canaán como provincia de su imperio.

    Israel Finkelstein (izquierda) y Mario A. S. Martín (derecha), de la Universidad de Tel Aviv, y Matthew J. Adams (abajo, a la izquierda), del Instituto de Arqueología W. F. Albright, han estado llevando adelante las excavaciones en Megido desde 1994.
    En el transcurso de las temporadas de excavación, se han descubierto en el lugar una cantidad sin precedentes de monumentos, incluidos palacios, templos y muros de la ciudad correspondientes a las Edades del Bronce y del Hierro (alrededor del 3300-586 a.C.).

    Pero nada preparó a los arqueólogos para el descubrimiento inesperado de la tumba intacta que data de la última fase de la Edad del Bronce Medio, alrededor de 1700-1600 a.C., cuando el poder del Megido cananeo estaba en su apogeo y antes de que la dinastía gobernante colapsara bajo el poder de Tutmosis III.

    El hallazgo sorpresa comenzó siendo algo así como un misterio, cuando los arqueólogos observaron grietas en la superficie de un área de excavación adyacente a los palacios de la Edad del Bronce que se descubrieron en la década de 1930. La suciedad parecía estar cayendo en una cavidad o estructura invisible, recuerda Adams. Luego, en 2016, se encontraron con el culpable: un corredor subterráneo que conduce a una cámara funeraria.

    Modelo de la tumba antes de abrir. La cámara de la tumba es la estructura en la esquina superior derecha con dos grandes losas apoyándose una contra la otra. MODELO DE ADAM PRINS Y ROBERT HOMSHER

    “La tumba contenía restos de tres personas, un hombre de entre 40 y 60 años, una mujer de unos 36 años, y un niño de entre 8 y 10 años, quienes estaban adornados con elaborada joyería de oro y plata. El hombre tenía una diadema y un collar de oro, lo que sugería que pertenecía a un nivel alto de la sociedad”.

    “Estamos hablando del mausoleo de una élite familiar, por lo monumental de la estructura, los tesoros encontrados y la cercanía con los palacios reales”, dijo Finkelstein.

    Dos de los tres miembros del entierro familiar de élite representados tal como arqueólogos los descubrieron. MODELO DE ADAM PRINS Y ROBERT HOMSHER

    Los bienes funerarios apuntan a la naturaleza cosmopolita de Megido y los tesoros que cosechó debido a su ubicación entre las principales rutas comerciales del Mediterráneo oriental. Junto con las joyas, la tumba contenía vasijas de cerámica de Chipre y jarras de piedra que pudieron haber sido importadas de Egipto.

    Los arqueólogos se sorprendieron al descubrir la tumba, repleta de ofrendas funerarias y restos humanos, sin interrupción durante unos 3.600 años. FOTOGRAFÍA DE ROBERT S. HOMSHER.

    Además de la colección de artefactos valiosos procedentes de zonas del antiguo Cercano Oriente, los investigadores también esperan obtener nuevos conocimientos importantes a partir de los restos físicos de los individuos mismos.

    Mientras excavaban la tumba funeraria, los arqueólogos se dieron cuenta de que, además de los tres entierros individuales, otros restos humanos habían sido enterrados en un momento anterior.

    Melissa Cradic (izquierda), miembro del equipo de excavación y experta en antiguos ritos funerarios en la región, explica que se habían producido dos fases de actividad ritual en la tumba. La primera fase involucró el entierro de al menos seis personas en un corto espacio de tiempo. Durante la segunda fase, estos restos fueron empujados a la parte posterior de la tumba en un revoltijo de huesos. Al mismo tiempo, los tres individuos recién fallecidos fueron colocados en el frente de la cámara.
    Cradic señala que algunos tipos de joyas encontradas en los tres individuos intactos, como tobilleras de bronce y alfileres de metal, son idénticos a los artefactos encontrados en la pila de restos de la parte posterior de la cámara de la tumba, lo que sugiere una estrecha relación social entre estos dos grupos de personas que fueron enterrados juntos.

    Decenas de placas incisas de marfil descubiertas en la tumba cubrieron una caja de madera que ya no existe. FOTOGRAFÍA DE PETER LANYI, EL MUSEO DE ISRAEL, JERUSALÉN.

    "Sin embargo, los últimos tres fueron probablemente de especial importancia en función de la gran cantidad y la riqueza excepcional de sus ajuares", señala Cradic, "así como por el hecho de que sus cuerpos no fueron perturbados después del entierro".

    Además, la evidencia física de un posible trastorno genético óseo o sanguíneo en los restos de varios individuos de ambas fases de la tumba sugiere que pueden estar relacionados, según la bioarqueóloga Rachel Kalisher (derecha), la cual está analizando los huesos.

    Tesoro genético


    Actualmente se está llevando a cabo un amplio estudio de ADN en muchos de los individuos desenterrados en Megiddo, los de la tumba "real", así como los de entierros menos elaborados de otras áreas domésticas del lugar.

    Los resultados del ADN antiguo podrían revelar por primera vez si los habitantes "comunes" de la ciudad-Estado canaanita tenían el mismo origen que la élite, señala Finkelstein.
    Los investigadores están particularmente intrigados sobre el origen de la clase dominante de Megido desde que la correspondencia diplomática con Egipto en el siglo XIV a.C. -después de la conquista de Tutmosis III- revelara que el rey de Megido en ese momento no tenía un nombre semítico (tradicionalmente cananeo), sino un nombre hurrita: Birydia.

    Detalle del collar de torsión de oro de 3.600 años que tenía puesto el ocupante masculino adulto de la tumba de élite revela un gracioso pájaro acuático. FOTOGRAFÍA DE PETER LANYI, EL MUSEO DE ISRAEL, JERUSALÉN.

    Los eruditos han sostenido durante mucho tiempo la creencia de que los hurritas eran un pueblo itinerante de las montañas, el cual surgió en la región en algún momento entre el IV y el III milenio a.C., y que finalmente se establecieron y adoptaron la escritura cuneiforme. Sin embargo, las nuevas excavaciones en las ciudades de Hurrian han revelado una cultura avanzada, con un lenguaje y un sistema de creencias distintivos que pueden haber jugado un papel clave en la configuración de las primeras ciudades y estados del Cercano Oriente. Los próximos resultados de ADN de los restos óseos hallados en Megiddo pueden revelar por primera vez el papel jugado por los hurritas en la conducción de las ciudades estado cananeas, así como cambiar nuestra percepción de la población de Canaán.

    “Estos estudios tienen el potencial de revolucionar lo que sabemos acerca de la población de Canaán, antes del surgimiento del mundo de la Biblia”, concluye Finkelstein.

    Fuentes: National Geographic | 13 de marzo de 2018
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Descubren en Israel una tumba con rico ajuar, de 3.600 años de antigüedad, en la antigua ciudad cananea de Megido Rating: 5 Reviewed By: Crónica Nacional
    TOP