728x90 AdSpace

  • Actualidad

    sábado, 10 de marzo de 2018

    La construcción de Stonehenge puede haber sido una forma de unir a las personas para socializar

    Vista aérea de Stonehenge.

    Se piensa que en el poblado de Durrington Walls, situado a tres kilómetros de Stonehenge residían los constructores del monumento megalítico, así como sus primeros visitantes. Muy cerca, se ha descubierto un enclave donde se celebraban banquetes ceremoniales durante el Neolítico.
    Los científicos han analizado parte de los 38.000 huesos de cerdos y ganado vacuno que se han encontrado allí y han concluido que los animales eran trasladados hasta este lugar desde el noroeste de Escocia, a kilómetros de distancia.

    De acuerdo con los especialistas, este hecho indica que en el 2500 a.C. Stonehenge era conocido en toda Bretaña como lugar de peregrinaje y celebración.

    «Atraer a un gran número de personas de diferentes procedencias para que participaran en la construcción del monumento era una herramienta muy poderosa para demostrar la fuerza de la comunidad a los foráneos», explica Susan Greaney (izquierda), historiadora de English Heritage (organismo público del Reino Unido que protege y promueve su patrimonio histórico).

    «Ser capaz de acoger y atender a toda esa gente que había viajado desde tan lejos, quizás como una especie de peregrinación, con banquetes ceremoniales, podría ser la mayor expresión de poder y de posición de la comunidad», continúa esta especialista.
    Todo ello les ha llevado a elaborar una nueva teoría en la que la construcción de Stonehenge era tan importante como «la función que iba a desempeñar una vez terminado», de acuerdo con Greaney.

    Esta teoría ha cobrado fuerza gracias a una fotografía que retrata un rito de acarreo de piedras en la isla indonesia de Nias, en 1915. La instantánea muestra a personas vestidas ceremoniosamente cargando enormes monolitos.

    Una ardua tarea que después era festejada con deleite con banquetes y bailes asociados (derecha).
    «En cuanto abandonas las preconcepciones modernas que dan por hecho que las personas del Neolítico habrían buscado la forma más eficiente de construir Stonehenge -como porqué las piedras procedían de tan lejos-, dejan de tener tanta importancia».
    "Ser capaz de dar la bienvenida y recompensar con fiestas ceremoniales a las personas que habían viajado desde lejos, tal vez como una especie de peregrinación, podría haber sido una expresión más del poder y la posición de la comunidad", explica Greaney.

    Para comprobar su teoría, English Heritage va a llevar a cabo una «experiencia arqueológica», en la que varios voluntarios van a mover y construir un círculo de piedras similar en tamaño y forma al monumento megalítico en un intento por comprender más acerca del proceso de su construcción y promover la historia del lugar Los visitantes utilizarán rodillos de madera y cuerdas para construir una réplica del monumento, y los expertos estudiarán cómo se habría utilizado la cooperación grupal.

    Fuentes: abc.es | alphr.com | 9 de marzo de 2018
    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ¿Qué comieron los trabajadores neolíticos después de un duro día en Stonehenge? Cerdo dulce y queso rico


    Los antepasados ​​de la Edad de Piedra de los británicos poseían talentos inesperados, según han descubierto los científicos. Además de su destreza en la construcción de grandes monolitos como Stonehenge, también fueron expertos en organizar fiestas de primer nivel.

    El cerdo endulzado y asado consumido con una variedad de ricos productos lácteos, incluyendo queso y mantequilla, parece haber sido un lugar común en las fiestas, según una exposición de English Heritage, Feeding Stonehenge, que se inaugurará esta semana en el centro de visitantes del círculo de piedras.

    "Han pasado más de 4.500 años desde que se construyó la parte principal de Stonehenge", dijo la arqueóloga Susan Greaney. "Pero gracias a la sofisticación de las técnicas que ahora tenemos para datar e identificar sustancias químicas, podemos deducir, a partir de los fragmentos de alimentos que quedan en las vasijas y de los huesos de animales depositados en el suelo, qué comidas se estaban consumiendo allí".

    Stonehenge fue construido en varias etapas. Sin embargo, el período más importante se produjo alrededor de 2.500 a.C., cuando se erigieron los grandes bloques sarsen que forman el anillo principal, dijo Greaney. "Análisis recientes sugieren que esta construcción se completó en un período de unos 50 años", agregó.

    Los científicos también han datado la ocupación de la aldea neolítica de Durrington Walls, que se encuentra a unos 3 km al noreste de Stonehenge, en un período de 50 años, lo que también ocurrió hace alrededor de 2.500 a.C.

    "A partir de esto, hemos llegado a la conclusión de que Durrington Walls era el lugar donde vivían los constructores de Stonehenge y donde hacían celebraciones relacionadas con el gran edificio que estaban construyendo", dijo Greaney.

    La cuestión es: ¿qué sostuvo a estos trabajadores durante la titánica tarea que habían emprendido? ¿Qué alimentos consumieron? "Cuando cavamos en Durrington Walls encontramos fosas y basureros llenos de pedazos de cerámica y huesos de animales que quedaban de las fiestas", dice un investigador de Stonehenge, el profesor Oliver Craig (izquierda), de la Universidad de York. "Estos restos han proporcionado una inmensa cantidad de información".

    A partir de los fragmentos de cerámicas hallados, los científicos pudieron identificar las grasas, las ceras y los aceites de los alimentos cocinados en estos recipientes. Estas grasas, que se filtraron en la cerámica y se recolectaron en sus poros, ahora se pueden analizar mediante una técnica conocida como análisis de lípidos.

    "Encontramos que las vasijas u ollas más grandes contenían principalmente carne de cerdo", relata Craig. "Sin embargo, las ollas más pequeñas, que se encontraron en diferentes partes del enclave de Durrington Walls, contenían productos lácteos. Creemos que estos alimentos a base de leche tenían un significado especial. Pueden haber estado asociados con la pureza o la fertilidad, por ejemplo, y se consumieron en un área especial".

    Sin embargo, la presencia de productos lácteos plantea un rompecabezas. La evidencia genética indica que los británicos en este momento eran intolerantes a la lactosa. Beber leche les habría producido molestias gástricas. Aún así, los productos lácteos parecen haber tenido un uso generalizado.

    Esto ha llevado a Craig y otros científicos a argumentar que la leche de vaca no se habría consumido directamente, sino que se habría convertido en queso y yogur, lo que no habría desencadenado reacciones de intolerancia a la lactosa. En otras palabras, las personas que se reunían para estos festivales habrían estado comiendo platos ricos en proteínas de mantequilla y queso y otros productos lácteos procesados.

    En cuanto a la carne que se consumió, de lejos el animal más popular fue el cerdo. "Hay fragmentos de esqueletos de cerdos, datados en este período, en todas partes", subraya Greaney. "Y cuando miras los dientes de estos animales, es notorio que hay fuertes signos de caries, lo que sugiere que estaban siendo engordados con dietas bastante dulces, posiblemente con miel. Por tanto, el cerdo endulzado con miel bien podría haber estado en el menú en estas fiestas".

    Todas las señales apuntan al hecho de que las edificaciones de Stonehenge y Durrington estaban asociadas con algunas celebraciones muy fastuosas. Por ejemplo, en la mayoría de otros sitios arqueológicos, donde los huesos de animales se han dejado después de ser comidos, muy poco se deja sin consumir. Esto no fue el caso en Durrington Walls, donde chuletas a medio comer se dejaron descartadas en muchos lugares. "Esta pudo haber sido la primera cultura despreocupada del país", dice Greaney.

    Este punto fue respaldado por Craig. "La gente estaba matando animales, encerrándolos y comiéndoselos a gran escala", dijo. "Debió haber sido todo un espectáculo".

    Sin embargo, esta alta ingesta proteica de carne y quesos probablemente no era típica de las comidas promedio de la Edad de Piedra, agregó. "Creo que la gente en esos días también habría estado comiendo verduras y frutas, pero no aquí. Carne de cerdo, ternera y queso, eso fue un festín especial, y eso es lo que se consumió en Stonehenge".

    Ahora bien, la identidad de cualquier bebida que se consumió sigue siendo un misterio. "La gente siempre me pregunta: ¿nuestros antepasados ​​consumían vino, cerveza u otro tipo de bebida alcohólica?", recuerda Craig. "La respuesta es que no lo sabemos. Bien podrían haberlo sido, pero todavía no tenemos las técnicas o la evidencia para decir qué podría ser esa bebida. Eso queda para futuras investigaciones".

    Fuente: theguradian.com | 15 de octubre de 2017
    • Comentarios de la Web
    • Comentarios de Facebook

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: La construcción de Stonehenge puede haber sido una forma de unir a las personas para socializar Rating: 5 Reviewed By: EDN
    TOP