El yacimiento más antiguo de Galicia podría situarse en O Porriño (Pontevedra)

Arqueólogos trabajando en el yacimiento de las Gándaras de Budiño (Pontevedra).

Un equipo de arqueología busca en O Porriño vestigios de los primeros hombres de Galicia. Los investigadores, liderazgos por los arqueólogos Eduardo Méndez-Quintas (Universidad de Vigo) y Manuel Santonja (prestigioso arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana), intervienen en el yacimiento de las Gándaras de Budiño con un objetivo principal: datar con precisión las piezas paleolíticas que esconde la zona de la laguna.

"Los yacimientos de las Gándaras de Budiño siempre fueron referentes en Galicia tras su descubrimiento por Emiliano Aguirre en el año 1961", explicó Eduardo Méndez, "En ese momento los avances científicos no permitían datar con precisión, y el estudio que se hizo determinó que tenía una antigüedad de unos 26.000 años, cuando estimamos que podrían tener una antigüedad que ronda los 300.000 años".

Méndez Quintas recuerda que el yacimiento porriñés, que se descubrió en 1961, «se excavó muy temprano y las técnicas entonces eran muy limitadas. Además, las pruebas de Carbono 14 solo permiten fechar yacimientos de hasta 50.000 años de antigüedad por lo que salían unas fechas muy recientes».

Así, en un plazo estimado de dos meses se tendrán los resultados de las analíticas realizadas a las piezas encontradas en este sondeo que determinarán si el de las Gándaras de Budiño es el yacimiento más antiguo de Galicia.

La intervención, que se extenderá hasta el domingo, continúa con los sondeos y está obteniendo resultados muy valiosos e inesperados ya que, como apunta el director del equipo, no es habitual encontrar tal densidad de piezas y a ese nivel de superficie en yacimientos ibéricos.

Fuentes: elespañol.com | lavozdegalaicia.es | 27 de julio de 2022

Hallan en Israel una moneda romana con la representación de la diosa Luna y el emperador Antonino Pío

Una rara moneda de bronce de hace 1850 años "extremadamente bien conservada" con un signo zodiacal y una imagen que representa a la diosa romana Luna fue descubierta en la costa de Israel, informó la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

La pieza con el retrato de la diosa Luna sobre el signo zodiacal de Cáncer en un lado y la cabeza del emperador romano Antonino Pío en el otro, fue hallada frente a la ciudad costera de Haifa, al norte del país.

"Se trata de la primera vez que se encuentra una pieza de este tipo en la costa de Israel", indicó el lunes Jacob Sharvit (izquierda), director de la Unidad de Arqueología Marina de la Autoridad de Antigüedades de Israel en un comunicado.

"Se hallaba en un pequeño botín"con otras piezas", contó a la AFP Sharvit, quien agregó que las circunstancias del descubrimiento indican que hubo un naufragio cerca.

“Estos hallazgos, perdidos en el mar y desaparecidos durante cientos y miles de años, se han conservado notablemente bien”, agregó Sharvit.

"Estas piezas han sido extremadamente bien conservadas, y algunas son realmente muy raras. Su hallazgo completa partes del rompecabezas histórico del pasado del país", explicó Sharvit.

Foto

La moneda de la diosa romana fue acuñada bajo el mandato de Antonino Pío (138-161 d.C.) en Alejandría, Egipto. Es parte de una serie de 13 monedas cada una con uno de los 12 signos del zodíaco más otra que contiene el zodíaco entero, según la IAA.

Además, la pieza lleva la inscripción "año ocho", correspondiente al octavo año del reinado del emperador, marcando el apogeo de la Pax Romana, un período de relativa calma en el Imperio Romano.

A diferencia de sus predecesores, Antonino Pío no fue soldado y nunca participó en ninguna batalla. "Construyó templos, teatros, magníficos mausoleos y promovió la ciencia y la filosofía", concluyó la IAA.

Fuente: el-mexicano.com.mx | 26 de julio de 2022

Descubren huellas humanas, de hace posiblemente unos 12.000 años, en el desierto de Utah

Las huellas descubiertas en un sitio arqueológico están marcadas con una bandera en el campo de pruebas y entrenamiento de la Fuerza Aérea en Utah (EE.UU).

Huellas humanas que se cree que datan del final de la última Edad de Hielo han sido descubiertas en las salinas del Campo de Pruebas y Entrenamiento de la Fuerza Aérea en Utah (UTTR) por el investigador de Thomas Urban (izquierda), de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Cornell y del Laboratorio Cornell Tree Ring.

Urban, y su colega Daron Duke (derecha), del Grupo de Investigación Antropológica del Far Western, conducían hacia un sitio arqueológico en UTTR cuando Urban detectó lo que parecían ser "huellas fantasmas", huellas que aparecen repentinamente por un corto tiempo, cuando las condiciones de humedad son las adecuadas, y luego desaparecen otra vez.

Deteniéndose para mirar, Urban identificó de inmediato lo que para él era una vista familiar: huellas humanas descalzas, similares a las que investigó en el Parque Nacional White Sands, incluidas las huellas humanas más antiguas conocidas en las Américas.

"Fue un hallazgo verdaderamente fortuito", dijo Urban.

Daron Duke muestra a los visitantes las huellas descubiertas en el campo de pruebas y entrenamiento dela Fuerza Aérea de Utah el pasado 18 de julio.

Los investigadores regresaron al sitio al día siguiente y comenzaron a documentar las huellas, con Urban realizando un estudio de radar de penetración en el suelo de una de las dos huellas visibles. Dado que anteriormente perfeccionó la aplicación de métodos geofísicos, incluido el radar, para obtener imágenes de huellas en White Sands, Urban pudo identificar rápidamente lo que estaba oculto.

“Al igual como fue el hallazgo realizado en White Sands, las huellas fantasma visibles eran solo parte de la historia”, dice Urban. “Detectamos muchas más huellas invisibles con el radar”.

Duke excavó un subconjunto de las huellas, confirmando que correspondían a humanos descalzos y que había huellas adicionales todavía no vistas. En total, se documentaron 88 huellas, tanto de adultos como de niños, que ofrecen información sobre la vida familiar en la época del Pleistoceno.

Una huella marcada con una bandera en el campo de entrenamiento de la Fuerza Aérea de Utah. (crédito: fotografía de US Air Power por R. Nial Bradshaw)

“Con base en las excavaciones de varias huellas, hemos encontrado evidencia de adultos con niños de entre 5 y 12 años de edad”, dice Duke en un comunicado de prensa de la Fuerza Aérea. "Parece que las personas caminaban entre aguas poco profundas, mientras la arena rellenaba rápidamente las huellas dejadas detrás de ellos, tal como se podría experimentar en una playa, pero debajo de la arena había una capa de lodo que mantuvo la huella intacta después del relleno de agua".

"Dado que no ha habido condiciones de humedales en al menos 10.000 años, las cuales podrían haber producido tales rastros de huellas en esta área remota del desierto del Gran Lago Salado, es probable que estas huellas tengan más de 12.000 años", afirma Duke.

Daron Duke dando explicaciones del hallazgo a los visitantes del hallazgo.

Por ahora se están realizando investigaciones adicionales para confirmar el descubrimiento. “Hemos encontrado mucho más de lo que esperábamos”, declara Anya Kitterman (izquierda), Gerente de Recursos Culturales de la Fuerza Aérea para el área, en un comunicado.

Urban estaba trabajando a solicitud de Duke, quien previamente había encontrado dos hogares al aire libre en la UTTR que datan del final de la Edad de Hielo. En uno de estos sitios con hogar, Duke encontró la evidencia más temprana del uso humano del tabaco. Esos hogares estaban a unos 800 metros de las huellas recién descubiertas.

El lugar tiene un significado más amplio, según Urban. “Durante bastante tiempo nos hemos preguntado si existían otros sitios como White Sands, y si el radar de penetración terrestre sería efectivo para obtener imágenes de huellas en lugares distintos a White Sands, ya que era una aplicación muy novedosa de la tecnología”, dijo. "La respuesta ahora a ambas preguntas es sí.'"

El equipo de investigación realizando trabajos de prospección en la zona del hallazgo.

Si bien el enclave de Utah no es tan antiguo, y puede que no sea tan extenso como White Sands, Urban dijo que puede haber mucho más por encontrar.

Fuentes: Cornell University | afmc.af.mil | ksl.com | 26 de julio de 2022

Excavaciones en la iglesia del Santo Sepulcro revelan restos de la época de Constantino

Iglesia del Santo Sepulcro.

Un equipo de arqueólogos italianos que lleva a cabo excavaciones en la iglesia del Santo Sepulcro ha llegado al suelo de la cantera de la época de Jesús y estudia un túnel, justo junto a la tumba de Cristo, al parecer creado para ayudar a evacuar el agua en la basílica de Constantino en el 326 d.C.

Donde hoy está el Santo Sepulcro de Jerusalén, en la época de Jesús hubo una antigua cantera de piedra que había dejado de usarse y en aquellos días se estaba empleando para excavar nuevos sepulcros. Las costumbres judías ordenaban enterrar a los muertos en cuevas excavadas en la roca, y, posteriormente, recoger los huesos y almacenarlos en urnas o cajas de piedra en esos sepulcros.

Pocos años antes de la crucifixión de Jesús, la cantera ya había dejado de usarse, como se ha dicho. La misma era de roca manejable y razonablemente blanda, ideal para excavar, y estaba al lado de la ciudad. Además, tenía mucho espacio para excavar nuevos sepulcros (como el de José de Arimatea) al haberse dejado la labor de extracción de piedra.

Diagrama de la iglesia del Santo Sepulcro que muestra los lugares tradicionales del Calvario y el sepulcro de Jesús.

La cantera de la crucifixión: la parte conocida, y ahora otra nueva

En la parte alta de la cantera se habrían colocado las cruces de la crucifixión: es la capilla del Gólgota, que visitan los peregrinos subiendo unos pocos escalones a la derecha de la entrada. Pero gran parte de la cantera y sus tumbas estaban mucho más abajo, como comprueban los peregrinos que que al entrar tienen que que ir más a la derecha (a oriente) y bajar escaleras y más escaleras.

Los arqueólogos ya habían detectado hace años en esas capillas profundas (armenias y coptas) la piedra de la antigua cantera en al menos 3 puntos:

la piedra de cantera (de la época de Jesús) en lo más bajo de la capilla armenia de San Vartán. Son dos cavidades accesibles con una escalera estrecha, excavadas en 1970 y 1971 bajo la dirección del hoy obispo armenio Guregh Kapikian.

– también se ven partes de la antigua cantera desde la capilla copta.

– y la llamada «Cisterna de Santa Elena», donde Santa Elena, madre del emperador Constantino, guiada por sueños, encontró restos de la cruz de Cristo, en lo profundo de la iglesia actual, la cual también formaba parte de la cantera.

Todos estos espacios están en la «zona baja», al este del templo. Pero ahora los arqueólogos italianos de la Universidad La Sapieza de Roma están trabajando en la zona oeste (más cercana al Edículo con la tumba de Cristo), donde han levantando los suelos y descubierto el suelo original de la cantera en la época de Jesús, al tiempo que los materiales de relleno que se usaron en el siglo IV para nivelarlo todo, cuando se construyó la basílica de Constantino. “Las operaciones de construcción de Constantino tenían como requisito principal salvar el desnivel existente, a fin de crear un plan unitario y homogéneo para construir las estructuras de la iglesia y sus anexos”, dijo Romana Stasolla (izquierda).

Los patriarcas armenio y griego de Jerusalén y el Custodio franciscano en las excavaciones del Santo Sepulcro - foto Custodia Tierra Santa.

Los arqueólogos muestran la excavación a los clérigos

Este proyecto arqueológico empezó en marzo de 2022 y acabará en un par de años. Las autoridades religiosas del Santo Sepulcro fueron invitadas a visitar las excavaciones el 11 de julio. Les guiaron los doctores Beatrice Brancazi y Stefano De Togni, de La Sapienza de Roma, que trabajan bajo la dirección de Francesca Romana Stasolla, asistidos por Giorgia Maria Annoscia y Massimiliano David.

Romana Stasolla declaró, en una nota difundida por la Custodia Franciscana, que "se han encontrado las capas de roca de la cantera en la nave norte de la basílica" (los peregrinos entran por el lado opuesto, el sur), en los llamados Arcos de la Virgen, y en la rotonda noroeste. Es decir, la zona más lejana a las partes de cantera que ya se conocían.

La excavación se hace por partes, siguiendo el sentido de las agujas del reloj, sin dificultar el paso de peregrinos por la iglesia, y de una forma sistemática que no se había hecho nunca. Los arqueólogos han encontrado varias cosas que llaman su atención:

restos de las catas y fosas que ya excavaron en los años 60 el arqueólogo y franciscano Virginio Corbo;


capas de roca de cantera de distintas alturas, con cortes «profundos, desiguales»;


capas de suelo de relleno con mucha cerámica con la que nivelaron los suelos en la época de Constantino, un material que permitía drenar la humedad;


teselas y fragmentos de mosaicos que debían estar en el suelo junto a los cimientos del muro norte del complejo de Constantino.

Además, los arqueólogos, en su restauración del Templo hace pocos años, descubrieron un túnel que desciende 2,8 metros junto al edículo (es decir, junto a la tumba de Cristo), y luego se dirige en horizontal hacia el norte. Los investigadores lo están excavando y analizando. Piensan que su función era permitir evacuar las aguas, pero aún lo están analizando con detalle.

Fragmentos de suelo y mosaico de la época de Constantino, recién hallados.

Sobre la cantera, el templo pagano, y luego el cristiano

Constantino, que despenalizó el cristianismo y permitió su crecimiento en el Imperio, empezó a construir aquí en el 326 d.C. Sin embargo, en este lugar los romanos, por orden del emperador Adriano, habían construido en el 135 d.C. un templo dedicado a Júpiter Capitolino, pues en ese año habían arrasado la ciudad y habían fundado una ciudad nueva, completamente romana, llamada Aelia Capitolina. Como sabían que el lugar tenía un valor «religioso» para gente de la zona (cristianos que recordaban el lugar del Calvario y entierro), lo ocuparon con un templo pagano. Así marcaron el lugar en el que luego Constantino dedicó a Cristo.

Las excavaciones actuales -y restauraciones del suelo- se hacen con el acuerdo e interés de las tres entidades religiosas que desde el Status Quo de 1852 custodian el lugar: la Custodia Franciscana (católica latina), el Patriarcado Griego Ortodoxo y el Patriarcado Armenio.

Respecto al procesamiento de los materiales descubiertos en la excavación se lleva a cabo en tiempo real entre Jerusalén y Roma, al tiempo que los datos procesados ​​durante la excavación se ingresan en una base de datos creada para el proyecto que está vinculada a diferentes fuentes históricas y de archivo con control remoto y apoyo de miembros del equipo en Roma.

Fuentes: fundaciontierrasanta.es | jpost.com| 19 de julio de 2022

Comunidades indígenas utilizaron el mar Caribe como vía de intercambio de productos

Indígenas caribeños fabricando cerámica conocida en inglés como 'Palmetto Ware'. Ilustración de Merald Clark.

Con unas 7000 islas y cayos y una historia de habitación humana de 7000 años, el Mar Caribe es prácticamente sinónimo de viajes marítimos. La misma palabra "canoa" se deriva del término "kana:wa", utilizado por los indígenas arahuacos del Caribe para describir sus embarcaciones.

Sin señales de tráfico claras que indiquen hacia dónde viajaban los isleños nativos, la tarea de reconstruir antiguas rutas comerciales se basa en pistas sutiles encerradas en el registro arqueológico. En este sentido, investigadores del Museo de Historia Natural de Florida recurrieron recientemente a la cerámica para descifrar la historia de navegación del Caribe mediante el análisis de la composición de 96 fragmentos de arcilla cocida en 11 islas.

Los isleños indígenas del Caribe desarrollaron estilos de cerámica elaborados y ornamentados que variaron a lo largo del tiempo y entre culturas. Crédito: Lindsay Bloch.

El estudio, publicado en el Journal of Archaeological Science: Reports, es el más amplio de su tipo realizado hasta ahora en las Antillas Mayores y marca la primera vez que se analizan artefactos de cerámica de las Islas Lucayas, Bahamas, más las Islas Turcas y Caicos, para determinar su composición elemental y origen.

"Nuestros métodos marcan una gran mejora con respecto a otros estudios que en su mayoría observan un solo sitio o una sola isla, donde es posible que veas diferencias, pero no sepas lo que significa, dado que estás viendo los resultados de forma aislada", dijo la coautora Lindsay Bloch (izquierda), miembro del Laboratorio de Tecnología Cerámica del Museo de Florida.

La gente ha vivido en las islas del Caribe de forma intermitente durante más de 7.000 años, migrando en oleadas desde América Central y del Sur. Ya en el año 800 a. C., nuevos grupos llegaron desde Venezuela y establecieron una red comercial entre las islas, la cual utilizaron para intercambiar alimentos, herramientas y joyas. Pero los artefactos más comunes que han sobrevivido hasta el presente son las vasijas de cerámica en las que se transportaban estos objetos.

"La mayoría de los materiales no se conservan bien en el Caribe debido al ambiente cálido y húmedo, pero la cerámica es duradera, por lo que termina siendo una de las cosas más comunes que encontramos", dijo la autora principal Emily Kracht (derecha), asistente de colecciones en el Laboratorio de Tecnología Cerámica del Museo de Florida.

Durante los siguientes milenios, diferentes culturas caribeñas desarrollaron estilos y técnicas únicos para construir su cerámica. De este modo, algunos artefactos son simples y sin adornos, mientras que otros están muy decorados, con un entramado de líneas incisas, puntos, crestas elevadas y bordes acampanados.

Muchos estudios se han basado casi por completo en las similitudes de estilo para distinguir entre diferentes culturas e inferir sus movimientos. Pero, como explica Bloch, este método a menudo ha dejado más preguntas que respuestas y excluye material con información potencialmente valiosa.

La cerámica del Caribe es relativamente duradera y, a menudo, son los artefactos más comunes desenterrados de los sitios arqueológicos. Crédito: foto del Museo de Florida por Kristen Grace.

"La gran mayoría de la cerámica que encontramos en cualquier parte del mundo no estará decorada. Serán cosas que se usan para cocinar o almacenar, que generalmente son sencillas y a menudo se ignoran porque se las considera genéricas", dijo.

En consecuencia, en lugar de estudiar las minucias de los diferentes estilos, los investigadores se centraron en estudiar de qué estaba hecha la cerámica. A través de un láser que graba líneas microscópicas en las muestras, los investigadores determinaron las cantidades e identidades exactas de cada elemento en la arcilla utilizada para hacer la cerámica. Su análisis final incluyó más de siete décadas de colecciones arqueológicas de cerámica que abarcan más de 1000 años de historia indígena del Caribe.

"Una de las ventajas del análisis elemental es que buscamos explícitamente las diferencias, lo que nos permite ver dónde se hizo una vasija y compararla con el lugar donde terminó", afirma Bloch.

Los investigadores extraen pequeños fragmentos de vasijas de cerámica y los incrustan en resina antes de analizar su composición elemental. Foto de Lindsay Bloch

Tales comparaciones detalladas son posibles debido a la complejidad de la geología subyacente del Caribe. Las islas más grandes del archipiélago probablemente comenzaron como una antigua meseta submarina en el Océano Pacífico. Después de la ruptura del supercontinente Pangea, la placa del Caribe se desplazó hacia el este en una ráfaga de erupciones volcánicas que elevaron la meseta sobre el nivel del mar antes de alcanzar finalmente su posición actual en el Atlántico.

Millones de años de meteorización redujeron estos afloramientos volcánicos a arcillas de grano fino con diferentes concentraciones de elementos como cobre, níquel, cromo y antimonio. Estas diferencias significan que incluso el tiesto de cerámica caribeño más pequeño lleva la firma elemental de la región en la que se hizo.

Los resultados del análisis comparativo de los investigadores no son los que cabría esperar simplemente mirando un mapa. Inicialmente, las islas Lucayas se usaron solo temporalmente para recolectar recursos, y las personas que viajaron a ellas habrían zarpado desde las islas más grandes del el sur, las cuales albergaban centros de población permanentes.

Ubicación de las islas Lucayas asociadas con vasijas de los tres grupos compositivos procedentes de La Española.

En principio, puede parecer que Cuba es el escenario perfecto para estas operaciones, ya que es, con mucho, la isla más grande del Caribe y la más cercana a las Bahamas. Si bien la gente hizo el viaje a través de aguas abiertas desde Cuba, los resultados del estudio indican que el centro cultural del Caribe se centró en la costa noroeste de la isla La Española (que acoge en la actualidad a dos Estados soberanos, la República Dominicana y Haití), desde donde la gente importó y exportó bienes durante cientos de años.

"Al menos parte de la cerámica se habría utilizado para transportar mercancías a estas islas, y la gente podría llevar de regreso una variedad de recursos marinos", dijo Bloch.

La población indígena finalmente estableció asentamientos permanentes en las Bahamas y las Islas Turcas y Caicos, y se les conoció colectivamente como los lucayanos o Gente de las Islas. Comenzaron a hacer su propia cerámica a partir de suelos arcillosos depositados por las columnas de polvo africanas arrastradas desde el desierto del Sahara, pero los resultados no fueron tan buenos como los de la cerámica de La Española, literalmente. La cerámica de las islas Lucayas, llamada en inglés 'Palmetto Ware', suele ser gruesa y blanda y se desmorona con el tiempo, debido a la mala calidad del suelo granulado del Sahara. Así, hasta la llegada de los españoles, La Española siguió siendo el principal socio comercial y exportador de cerámica a las islas Lucayas.

Foto: Fragmento de un cuenco de cerámica 'Palmetto Ware' que muestra sus características distintivas: rojo, gruesa y sólida, con fragmentos de caracola quemada.

"Sabíamos que los lucayanos estaban emparentados con la gente de La Española, y este estudio muestra su relación duradera durante cientos de años a través de la cerámica", dijo Kracht.

Fuente: floridamuseum.ufl.edu | 22 de junio de 2022

Descubren una segunda urna fenicia en el yacimiento del Cortijo de Acebedo de Mijas (Málaga)

Urna fenicia hallada en Mijas. / SUR

Nuevo hallazgo en la necrópolis del Cortijo de Acebedo en Mijas (Málaga): una urna fenicia. Este descubrimiento se suma a la pieza similar ya encontrada el pasado mes de abril y datada en el siglo VII a.C., cuyo estudio indica que pudo ser usada como ajuar o contenedor de algún líquido ceremonial.

El alcalde de Mijas, Josele González, y la concejala de Patrimonio Histórico, Laura Moreno, explicaron los últimos descubrimientos de la necrópolis en el marco de la segunda fase de su investigación. «Desde Acebedo se está realizando una labor encomiable y muy necesaria para seguir conociendo nuestra historia, es uno de los pocos ejemplos de la provincia de Málaga con estas características que haya sido excavada bajo una intervención arqueológica en el marco de un proyecto general de investigación».

En esta segunda fase del proyecto de investigación se ha estudiado la necrópolis fenicia fechada entre el siglo VII y VI a. C. Concretamente, se han documentado varias tumbas con restos que indican la realización de un ritual funerario de cremación primaria, es decir, que se produce en el mismo lugar de la fosa o tumba. Esta recoge los huesos cremados junto con algunos objetos que conforman su ajuar y otros elementos y que arrojan pinceladas de cómo fue el proceso de ofrenda al difunto.

Foto: Análisis de la primera urna fenicia hallada.

Entre las distintas tumbas documentadas se ha hallado una olla de cerámica a mano, un cuchillo afalcatado, así como una serie de elementos como cuencos y platos que muestran ese ritual de ofrenda al difunto, según destacó Desiré Piñero, co-directora del proyecto de investigación, que remarcó el hallazgo de esta segunda urna fenicia 'Cruz del Negro', que recibe ese nombre por el yacimiento de Carmona (Sevilla) donde se localizaron este tipo de piezas por primera vez a finales del siglo XIX.

En la primera fase del proyecto de investigación ya fue hallada una urna 'Cruz del Negro' que data del siglo VII a.C. Tras la realización de un TAC y su posterior micro-excavación, la pieza arrojó unos resultados preliminares «sorprendentes» para los investigadores, al no hallarse los restos del difunto dentro de ella como solía ser habitual en este tipo de recipientes.

Desiré Piñero explica los pormenores del hallazgo al alcalde Mijas, Josele González, y la concejala de Patrimonio Histórico, Laura Moreno.

«Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones, la nueva urna fenicia encontrada en esta segunda fase de investigación podría respaldar la teoría de que este tipo de recipientes también se usaron como ajuar o contenedor de algún líquido que formase parte de alguna ceremonia o ritual funerario, una línea de investigación hasta ahora sin documentar», según explicaron.

La concejala de Patrimonio indicó que actualmente están trabajando siete personas en el estudio del Cortijo de Acebedo, más el jefe del departamento. «También tenemos la colaboración de una restauradora y de la técnica de archivo. Es importantísimo que dentro del Ayuntamiento pongamos todos los medios humanos y económicos para que este proyecto siga dando pasos hacia ese futuro Centro de Interpretación que nos ponga en el mapa en Andalucía», recalcó.

Fuente: diariosur.es | 22 de julio de 2022

La exposición ‘Las Edades de la Mujeres Iberas’ de la UJA viaja al Museo Arqueológico de Elche

Foto

La Exposición ‘Las Edades de las Mujeres Iberas’ se ha incorporado a los actos de celebración del 125 aniversario del hallazgo de la Dama de Elche y puede visitarse hasta el 6 de noviembre en el Museo Arqueológico y de Historia de Elche ‘Alejandro Ramos Folqués’ (MAHE).

Foto

La muestra, organizada por el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén junto con la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) del Vicerrectorado de Comunicación y Proyección Institucional de la UJA, está comisionada por las investigadoras Carmen Rísquez, Carmen Rueda, Ana B. Herranz, Francisca Hornos y Antonia García. Éstas señalan el interés que despierta, en el contexto de celebración del 125 aniversario del hallazgo del busto de Elche, incorporar esta exposición monográfica, que propone un recorrido por el ciclo de vida de las mujeres de la sociedad ibera, poniendo en valor sus múltiples actividades y su representatividad en ámbitos sociales de carácter público, tanto en las necrópolis como en los lugares de culto.

Foto

“En esta sede es imprescindible la propia Dama de Elche, como un referente artístico y arqueológico, símbolo de lo genuinamente ibero, que se ha convertido en una pieza fundamental en el estudio de las élites sociales iberas y de los modelos de poder en femenino. Por ello, en esta exposición tendrá un espacio propio de aproximación a la historia de este excepcional hallazgo y del contexto general en el que se inscribe, la Alcudia de Elche, así como a su propia imagen, significado y valor en el seno de la sociedad que la creó”, señalan desde su organización.

Foto

Asimismo, bajo la coordinación del director del MAHE, Miguel F. Pérez Blasco, la exposición se acompaña de cultura material del propio Museo, junto a una colección interesante de piezas procedentes del Museo Arqueológico de Murcia, entre las que se cuenta con referentes de nuestra provincia, como son los exvotos en bronce iberos del santuario giennense de la Cueva de la Lobera en Castellar.

Este proyecto cuenta con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Fuente: diariodigital.ujaen.es | 7 de julio de 2022